Procesado por estafar vendiendo falsas curas de células madre

El Juzgado número 2 de Arucas (Gran Canaria) considera que existen indicios para juzgar por estafa e intrusismo a un fisioterapeuta detenido en 2011 por vender falsos tratamientos con células madre a pacientes con problemas neurogenerativos con la promesa de que volverían a caminar.

En un auto hecho público este miércoles, el juez encargado del caso pone fin a más de ocho años de instrucción y declara formalmente procesados a Santiago S. y a su esposa, Florencia G., a la que considera no solo conocedora, sino partícipe del plan fraudulento que se llevaba a cabo en la clínica de ambos en Firgas.

jUZGADO DE aRUCAS

Juzgado de Arucas

A la espera de que se celebre el juicio, el instructor estima que existen pruebas para mantener que Santiago S. se aprovechó de la reputación de una empresa estadounidense a la que decía representar y, sobre todo, de "la desesperación" de familia con menores en silla de ruedas o dependientes de un andador para "ejecutar un plan con el que lucrarse de manera ilícita", vendiendo falsos tratamientos.

El acusado, dice el juez, llegó a cobrar 55.800 euros a algunos pacientes haciéndoles creer que iban a recibir un tratamiento puntero con células madre supervisado desde EEUU por la empresa Bioscitex, supuestamente capaz de revertir la lesión neuronal que les impedía caminar, cuando todo lo que hacía con ellos era darles masajes y ponerles inyecciones de hormonas del crecimiento (en este último caso, sin título médico alguno que le habilitase para ello).