Festival del Herbalife Gran Canaria

Image

El Herbalife Gran Canaria obtuvo una incontestable victoria ante el Unicaja Málaga (76-55), en un encuentro en el que los jugadores que dirige Luis Casimiro realizaron una de las mejores actuaciones en la presente temporada y arrebataron la quinta plaza y el average a su rival.
 

Seeley fue el máximo anotador insular, con un total de 16 puntos

El conjunto grancanario estableció un parcial de 9-0 de salida, aprovechando su intensidad defensiva y la empanada mental de los jugadores de Joan Plaza, quienes sin embargo lograron ajustar el electrónico en los siguientes minutos, hasta situarse un solo punto abajo tras canasta de Jean-Charles (12-11). 

En los últimos compases de este primer parcial, un inspirado Pasecniks logró cuatro puntos consecutivos y elevó la renta insular hasta el 16-11 con el que concluyó el mismo. 

En el segundo cuarto se acentuó el mal partido de Unicaja, que veía cómo poco a poco los jugadores de Casimiro, con Balvin muy entonado en ataque, abrían brecha (27-15) y obligaban a Plaza a parar el choque. 

De poco sirvió el tiempo muerto, pues seguidamente Herbalife consiguió un parcial de 6-0 para irse a los vestuarios con un cómodo 33-17, frente a un Unicaja que realizaba un juego muy alejado del que le había situado a una sola plaza de ser cabeza de serie en los play off por el título liguero. 

El encuentro adquirió un ritmo mucho más vibrante tras el paso por vestuarios, y Unicaja anotó en los primeros instantes los mismos seis puntos que había conseguido en todo el cuarto anterior. 

Poco más tarde, los de Plaza rebajaban su desventaja (46-36) después de un parcial de 0-6 con tres canastas consecutivas de Dani Díez, y Casimiro pedía tiempo muerto para reordenar las ideas de su equipo, que cerraba este cuarto con 14 arriba (52-38) y con una cerrada ovación de su afición al gran partido que protagonizaba Luke Fischer. 

Herbalife comenzó el último periodo con la meta de lograr el triunfo y ganar el basket average particular con Unicaja, y el Gran Canaria Arena se convertía en una fiesta después de que los locales consiguiesen un parcial de 12-0, con dos triples de Rabaseda incluidos. 

Los jugadores de Plaza, tan decepcionados como desquiciados, vieron marcharse a su rival de 27 puntos después de una falta antideportiva de McCallum a Radicevic (70-43), y concluyeron el choque con el mal sabor de boca que les dejó un partido que se saldó con un justo y holgadísimo triunfo de los isleños.