La factura de la luz es hoy 40 euros más cara que hace 15 años

La factura de la luz del usuario medio es, a día de hoy, 40 euros más cara que la de hace 15 años. Este dato aún resulta más preocupante si se tiene en cuenta que, el pasado septiembre, el recibo encadenó su sexta subida mensual consecutiva, alcanzando su precio más alto del año
Asimismo, según datos obtenidos del simulador de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), ese mismo mes de septiembre, el coste del recibo fue un 21,3 % más caro que tan solo un año antes, pese a que se trata de un suministro considerado esencial.

A pesar de estar pagando precios tan elevados por un servicio fundamental para la calidad de vida de todos los ciudadanos, lo cierto es que la factura del último mes no ha sido la más alta de la historia, sino la tercera en ocupar dicho "honor". Las dos más caras se produjeron a finales de 2012 y comienzos de 2013.

El sector eléctrico se ha convertido en uno de los más denunciados por los consumidores

Facua-Consumidores en Acción denuncia que el recibo de la luz del usuario medio acumula un encarecimiento del 92,2% con respecto a 15 años atrás, por lo que reclama al Gobierno que emprenda de inmediato medidas realmente eficaces para abaratar la factura. 
La bajada de los impuestos a la luz y el establecimiento de una tarifa totalmente regulada, a la que puedan acogerse la mayoría de familias, son las principales reivindicaciones de la asociación, según explicó su portavoz nacional, Rubén Sánchez, al medio digital canario AtlánticoHoy.

"Las perspectivas con respecto a la evolución del recibo de la luz ahora mismo son bastante negativas", asegura el experto, quien señala como principal causante de los aumentos constantes del precio a "la especulación que se produce en el mercado mayorista eléctrico". 
"Hay factores que pueden justificar, en determinados momentos, alguna subida, pero desde Facua creemos que buena parte tiene que ver, sobre todo, con estas altas dosis de especulación que se permiten", señala Sánchez.
El portavoz de Facua advierte, además, que en los próximos meses nos vamos a encontrar cada vez con más dificultades para pagar el recibo de la luz porque "aunque no siguiera subiendo, va a subir el consumo.

"Hemos pasado un mes en el que tampoco ha habido temperaturas altísimas, pero cuando llegue noviembre o diciembre en muchos lugares las bajas temperaturas obligarán a usar más calefacción, a tener más horas encendidas las luces, y se va a notar un incremento, sean cuáles sean las tarifas", asegura.

El sector más denunciado
Lo cierto es que el sector eléctrico, según nos confirma Rubén Sánchez, se ha convertido en uno de los más denunciados por los consumidores. "Más allá de errores o irregularidades en la facturación, hay muchos casos de fraudes en la contratación: personas que dan de alta en tarifas de mercado libre con mentiras, haciéndoles creer que van a bajar el recibo y, por lo general, lo que provoca el mercado libre es una subida en el precio", mantiene el experto.

"Algunas compañías inflan el precio de la energía y, sobre éste, ofrecen grandes descuentos. Muchas veces, acabas pagando más, incluso después de los fabulosos descuentos. Porque veas un descuento en tu factura, no es indicativo de una buena oferta", advierte.
A diferencia de lo que puede ocurrir en otros sectores como las telecomunicaciones, donde los consumidores tienen más información sobre lo que abonan por llamada, minuto de conversación, tarifas planas, etc., "en la factura de la luz la gente anda bastante perdida", reconoce el portavoz. En consecuencia, la mitad de las familias que se han marchado al mercado libre creyendo que es más barato "demuestran que los consumidores no tienen claro lo que están pagando, ni tampoco los precios que se pagan por potencia contratada y consumo en Kw/hora", subraya Sánchez. 

Image

Evolución media de la factura eléctrica | AH

Según un análisis realizado por Facua sobre decenas de miles de facturas de viviendas ocupadas indica que el usuario medio consume 366 kWh mensuales y tiene una potencia contratada de 4,4 kW. Tomando como referencia las tarifas semirreguladas vigentes en los meses de agosto, la factura ha pasado de los 43,47 euros de 2003 a 55,31 euros entre julio y diciembre de 2008;74,81 euros en agosto y septiembre 2013 y 83,55 euros en septiembre de 2018.

La subida es incuestionable.

Como muestra, los siguientes datos:
  • El análisis de Facua pone de manifiesto que la parte fija de la factura se ha incrementado en quince años en un 152,8%. 
  • El precio de cada kW de potencia contratada ha pasado, redondeando a dos decimales, de los 1,73 euros/kW/mes (1,42 más impuestos) de todo 2003 a 1,99 euros (1,63 más impuestos) entre julio y diciembre de 2008. Asimismo, avanza desde los 3,78 euros (2,97 más impuestos) en agosto y septiembre de 2013 a los 4,36 euros (3,43 más impuestos) vigentes desde enero de 2017 hasta la actualidad.
     
  • En cuanto a la parte variable del recibo, el precio del kWh de energía consumida se ha encarecido en un 79,4% desde agosto de 2003. Ésta ha sido su evolución, siempre redondeando a dos decimales: 9,80 céntimos en 2003, 13,17 céntimos entre julio y diciembre de 2008, 15,90 céntimos en agosto y septiembre de 2013 y 17,58 céntimos en septiembre de 2018.

Reivindicaciones al Gobierno

La asociación ha trasladado al Gobierno central un documento con las valoraciones y propuestas de Facua sobre el suministro eléctrico, garantía de acceso a los consumidores domésticos y lucha contra la pobreza energética.

En este sentido, la organización denuncia que la "liberalización del sector iniciada en la etapa de José María Aznar ha sido una auténtica estafa a los consumidores" y reclama medidas que pongan freno a las prácticas que lleva a cabo "un oligopolio que no sólo no quiere competir, sino que especula con unas tarifas que están infladas artificialmente".
  

La principal medida propuesta por Facua es la creación de una tarifa regulada para todas las familias que no superen los 10 kW de potencia contratada y determinados límites de consumo. El análisis realizado por el equipo jurídico de la asociación pone de manifiesto que con el debido desarrollo normativo, esta fórmula no implicaría contradicciones con la legislación comunitaria. 
"Los desproporcionados precios de la luz, la ausencia de competencia en el sector y la situación económica de las familias españolas justifican el establecimiento de una tarifa fijada por el Gobierno para proteger a los consumidores", exponen.

¿Qué se paga en el recibo de la luz? 
ImageConceptos de una factura de luz, compañía Naturgy con contrato Online Luz (precios del julio 2018 | AH

Según Watiofy, al margen de tarifa que tengamos, el recibo de la luz incluye tres conceptos: 

  • Importe fijo, basado en la potencia contratada. Es el Término de Potencia.  
  • Importe variable, que depende del consumo. Es el Término de Consumo o Energía. 
  • Impuestos y otros. A los importes anteriores habría que añadir impuestos, el alquiler de los contadores eléctricos y, en algunos casos, los servicios.
Término de Potencia
Tiene un coste fijo anual en función del número de kW de potencia contratada. Puede variar en cada factura dependiendo de los días del periodo de facturación. Pero no depende del consumo que hagas. La potencia que debes contratar está en función de las características de tu instalación eléctrica y del uso de los aparatos eléctricos que tengas en tu hogar o local.

Término de Energía

El Término de Energía es un coste variable, es el coste por el consumo eléctrico realizado durante el período de facturación. Por tanto, representa el coste real a pagar por la electricidad consumida por nuestra vivienda.
En el caso de tarifas con discriminación horaria, tendremos dos facturaciones por consumo de energía, la que se corresponde por el consumo en periodo punta o día y la que corresponde al consumo en periodo valle o noche. En ocasiones nos pueden facturar dos consumos con diferentes precios, esto ocurre cuando en el periodo de facturación ha coincidido un cambio de precio. 
Image

Impuestos:
Los impuestos que se aplican en el recibo de la luz son dos: 

  • Impuesto sobre la electricidad: que forma parte del grupo de impuestos especiales, como el alcohol, el tabaco u otros, fue creado con el fin de garantizar un consumo responsable de los recursos limitados que ofrece el medio natural.

  • Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) o, en el caso de Canarias, el Impuesto General Indirecto Canario (IGIC): En Canarias se aplica el IGIC (Impuesto General Indirecto Canario) reducido del 3% para la facturación de los Términos de Potencia y Energía y del 7% para el resto de los componentes de la factura, como el alquiler del contador o los servicios asociados. 
La parte más importante. Presta especial atención en el término de consumo al precio del kWh que viene especificado como €/kWh o c€/kWh
  • Precio Potencia: Lo que pagas por la potencia contratada. Se calcula multiplicando la potencia por los días de facturación y por el precio diario de esa potencia, normalmente indicado como €/kW día, aunque también puede venir en €/kW mes. 
  • Descuento de potencia contratada: Para contratos con potencias superiores a 15 kW se hace un descuento del 15% si no has llegado a demandar más del 85% de la potencia contratada en ningún momento. 
  • Exceso por potencia contratada: Para contratos con potencias superiores a 15 kW se cobra un exceso de potencia si has sobrepasado el 105 % de contratada.
  • Consumo: Lo que pagas por la energía que has consumido, en uno o varias periodos. Se calcula multiplicando tu consumo de energía durante el periodo de facturación por el precio de la energía €/kWh. Si tienes diferencia horaria de dos, tres o seis periodos pagas la electricidad a diferentes precios. 
  • Alquiler de equipos de medida: El precio mensual que pagas por el alquiler de tu equipo. 
  • Otros conceptos: Si tienes algún otro concepto por debajo del impuesto de la electricidad es un servicio extra que no tiene que ver con la electricidad. Presta atención a este importe, porque hay constancia de clientes pagando servicios extras que  ignoran haber contratado.
  • ¿Qué significa la lectura real y estimada en mi factura? La lectura real es la que marca tu contador en el periodo que se indica en la factura. Es decir, el acumulado de energía que ha registrado tu contador entendiendo que esta lectura es real. Por otro lado, lectura estimada implica que es posible que uno de cada dos meses tu lectura sea aproximada si tienes una vivienda. En este caso, se calcula en función de tu consumo durante ese mismo periodo del año anterior, siguiendo el método de cálculo indicado por el Ministerio. No obstante, cualquier desviación se corrige al mes siguiente, ya que se alternan meses de lectura real con estimada. Aunque notarás que algunas compañías NO cobran estimados.