Los niños de seis años recuperan la vacuna contra la difteria, tos ferina y tétanos en Canarias

La vacuna DTaP contra la difteria, el tétanos y la tos ferina correspondiente a la población infantil de seis años ya está nuevamente disponible en la Sanidad canaria desde el pasado viernes.

¿Quiénes pueden recibirla? 
En caso de duda, la cartilla vacunal o el propio pediatra te informarán del estado vacunal de tu hijo/a. Esta dosis en concreto está reorientada principalmente a los nacidos entre el 1 de marzo de 2008 y el 1 de septiembre de 2009, quienes ya pueden ser vacunados en sus centros de salud habituales. 

El experto universitario en vacunas y médico adjunto del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario de Nuestra Señora de Candelaria (Hunsc), Luis Ortigosa, ha explicado a Atlántico Hoy los motivos de la pausa en su administración y el porqué se ha retomado ahora.

La difteria, el tétanos y la tos ferina son enfermedades graves provocadas por bacterias. La difteria y la tos ferina se transmiten de una persona a otra, mientras que el tétanos entra en nosotros a través de cortes o heridas.

  • La difteria puede causar problemas respiratorios, parálisis, insuficiencia cardíaca e incluso la muerte. 
  • El tétanos provoca una contracción dolorosa de los músculos, por lo general, en todo el cuerpo. Puede causar la muerte en dos de cada 10 casos. 
  • La tos ferina (tos convulsa) ofrece accesos de tos intensos que pueden durar semanas y dificultar el comer, dormir o respirar. Puede generar neumonía, convulsiones e incluso llegar a producir la muerte.

¿Por qué no tenemos vacunas para todos? 
La de DTaP tuvo que ser suspendida de forma temporal por problemas de desabastecimiento mundial en la fabricación de los componentes de la vacuna. Ante estos hechos, el Ministerio de Sanidad junto a las comunidades autónomas, acordaron repartir las dosis disponibles entre la población de forma que se diese prioridad frente a la tos ferina a las mujeres embarazadas

El objetivo de esta medida era proteger a los recién nacidos contra estas enfermedades, ya que pueden ser muy graves (incluso mortales) en niños sin vacunar.

Esta decisión obligó al retraso temporal de la dosis de recuerdo de la vacuna dTpa propia de los niños de seis años, que es la que ahora se recupera.

¿Es perjudicial no haberla recibido? 
Ortigosa lo niega rotundamente. Como solo sirve para reforzar a las anteriores cuatro, el experto insiste en que no hay aumento de riesgo por este retraso.

Image

Más desabastecimientos
Otra vacuna de la que tampoco se ha contado con suficientes dosis es la de la meningitis meningocócica B, una infección bacteriana grave. Al respecto, Ortigosa explica que la que actualmente se incluye en el calendario de Canarias es la que inmuniza contra la C. La razón es que, hasta el momento, existe un único fabricante de la misma, por lo que la oferta es escasa.
 
“Vacunar es importante, pero actualmente no hay grandes casos como para ello, por lo que no hay que alarmarse pues la vacunación contra esta infeccfión no es prioritaria”, ha insistido. 

Por este motivo, Sanidad recomienda que sean exclusivamente los niños menores de dos años los que la reciban, al ser el único perfil en el que sus efectos podrían ser más graves.


“Necesitamos dar información clara y veraz sobre la importancia de las vacunas como herramientas de salud pública e individual, a la vez que recordar que anualmente salvan millones de vidas a nivel mundial”.

Calendario
En Canarias, el calendario de vacunación se cumple “muy bien”, según mantiene el doctor Ortigosa, quien hace hincapié en que la cantidad de niños vacunados para su edad alcanza aproximadamente el 95% del total.

Según sus datos, de las 13 vacunas que se aplican habitualmente en la actualidad, la población pediátrica y adolescente está cubierta de forma óptima, lo que demuestra que los movimientos contrarios a la vacunación “no han logrado gran incidencia entre la población de Canarias ni del resto del Estado, pues los datos indican que la población se encuentra muy bien vacunada, siguen las indicaciones médicas y confían en la opinión sanitaria”, asegura.

Además, recalca que los motivos en los que se basan estos movimientos “no están en absoluto basados en evidencias científicas, sino en meras creencias u opiniones”.

Un poco de historia: la viruela

Las vacunas son la “herramienta de seguridad pública y colectiva más importante" después de la potabilización del agua. Cerca de tres millones de personas en el mundo han salvado su vida gracias a las vacunas”, insiste Ortigosa.   

Para ser conscientes de su importancia, tan solo es necesario recordar el caso de la viruela, que hace siglos mataba a cientos de miles de personas en el mundo. 

En 1803, la primera gran expedición de la historia para erradicar una enfermedad salió de La Coruña, pasó por Canarias (donde vacunó a numerosos ciudadanos en Tenerife) y prosiguió hasta Sudamérica y Filipinas. Salvó a un incontable número de personas de una muerte casi segura. Y lo más importante: la enfermedad se logró erradicar.

La siguiente en seguir el mismo camino será la poliomielitis, una enfermedad infecciosa producida por un virus que ataca la médula espinal y provoca atrofia muscular y parálisis. La primera vacuna se logró en 1953 en Estados Unidos.

Image