Tenerife aspira a depurar el 80% de las aguas residuales en 2020

En el año 2020 se verterán al mar totalmente depuradas las aguas residuales del 80 por ciento de la población de la isla, una vez que se mejoren las infraestructuras

La isla de Tenerife, que genera al año unos 63,48 millones de metros cúbicos de aguas residuales para una población de casi un millón de personas entre residentes y turistas, recoge unos 38,4 millones en sistemas colectivos, de los cuales se someten a tratamiento y depuración 24,6 millones, es decir, el 38,8% del total. 

El 39,5% de las aguas generadas, unos 25 millones de metros cúbicos, se vierten al subsuelo a través de sistemas de depuración comunitarios o fosas sépticas y pozos domésticos y solamente el 58,8% de la población de la isla tiene acceso a redes de recolección, ha informado en rueda de prensa el presidente del Cabildo, Carlos Alonso. 

Según las previsiones de la corporación insular, en el año 2020 se verterán al mar totalmente depuradas las aguas residuales del 80 por ciento de la población de la isla, una vez que se mejoren las infraestructuras de depuración de Arona, Valle Guerra, La Orotava y Santa Cruz de Tenerife. 

Alonso, que ha firmado un convenio de abastecimiento de agua con doce ayuntamientos, ha detallado que entre febrero y marzo de 2018 se mejorarán las infraestructuras de Arona, Valle Guerra y La Orotava, municipios que así podrán depurar el cien por cien del agua que vierten al mar. 

En el año 2020 se incorporará Santa Cruz de Tenerife, ha añadido Alonso. 

Entre 2018 y 2020, el Cabildo destinará más de 80 millones para cumplir con la normativa europea en materia de tratamiento de aguas en los núcleos urbanos. 

En concreto, el plan de cooperación municipal recoge 48 millones para redes de saneamiento, sistemas auxiliares de bombeo y redes pluviales. 

De la financiación total del plan, la corporación insular aporta 38,1 millones y los ayuntamientos 9,8 millones, ha indicado Alonso. 

A la inversión del plan de cooperación se suman 33 millones que aporta el Cabildo en tres años para la ejecución de cuatro nuevas depuradoras en Güímar, Isla Baja, La Guancha-San Juan de la Rambla y Roques de Fasnia. 

A estas instalaciones hay que sumar las estaciones depuradoras de Oeste, Arona Este-San Miguel, Abona y Comarca de Acentejo, cuyos proyectos están en fase final de redacción por el Gobierno español y cuya inversión total es de unos 137 millones. 


Los ayuntamientos, como responsables del alcantarillado y tratamiento de aguas residuales, han encomendado al Cabildo la gestión de tres sistemas comarcales de saneamiento y depuración, entre ellos, el sistema Adeje-Arona, el sistema Noreste y el sistema de Valle de La Orotava. 

Las depuradoras de Adeje-Arona y Noreste están en fase de ampliación desde 2013 para aumentar el caudal de agua depurada y son de interés general del Estado, aunque su mantenimiento y operación está regulada por un convenio entre el Gobierno de Canarias y el Cabildo de Tenerife. 

Asimismo, la corporación insular ha firmado un convenio con 12 ayuntamientos para mejorar su servicios de abastecimiento y saneamiento con el fin de evitar que las pérdidas de agua alcancen los 3 millones de euros al año en estas 12 zonas de Tenerife. 

El consejero con Delegación Especial en Aguas del Cabildo tinerfeño, Manuel Martínez, ha explicado que esta colaboración, que supondrá una inversión de 1.236.000 euros, se justifica ante el desequilibrio entre la producción y facturación de agua que se registra en estos 12 municipios, con el consiguiente perjuicio económico y de recursos. 

Municipios
Los municipios que se beneficiarán de este convenio, en base al que el cabildo se compromete a prestar apoyo técnico para la mejora en los servicios municipales de abasto y saneamiento, son Buenavista, El Tanque, La Guancha, Los Silos, Garachico, San Juan de la Rambla, Santa Úrsula, La Victoria, La Matanza, El Rosario, Fasnia y Vilaflor. 

Manuel Martínez ha señalado que el fin es que el rendimiento de la red de saneamiento alcance el 80% para así recuperar los 3 millones de euros al año de pérdidas. 

El alcalde del Rosario, Escolástico Gil, ha asegura que para su municipio es "muy duro" la deficiencia que hay en los servicios de abastecimiento y saneamiento, por lo que es necesario buscar soluciones como la firma de este convenio con el Cabildo. 

 Fepeco pide mejoras “sin demora” en el saneamiento de aguas residuales

El presidente de la Federación Provincial de Entidades de la Construcción (Fepeco), Oscar Izquierdo, manifiesta que “no se pueden demorar más” las obras de potabilización, desaladoras, plantas de depuración de aguas residuales y de alcantarillado para recoger y trasladar, de manera segura, las aguas residuales, pluviales o industriales desde el lugar en que se generan hasta donde se vierten o tratan.  

El presidente de la patronal destaca que “el proceso de urbanización en Tenerife ha incrementado el flujo de aguas residuales en distintas zonas de la isla, especialmente en las zonas turísticas, desbordando la capacidad actual de los emisarios”. A lo que hay que sumar que “un porcentaje importante de los servicios de saneamiento en zonas urbanas no están conectados a sistemas de alcantarillado o funcionan de manera muy precaria”. 

A su juicio, el saneamiento y depuración de las aguas requieren una actuación coordinada de las distintas administraciones con responsabilidades en la materia. 

 “Hace años era un problema de falta de financiación. Ahora y gracias al importante acuerdo presupuestario del Gobierno de Canarias con el Central, el Cabildo y los ayuntamientos deberían acometer todas las obras de equipamiento hidráulico, porque es una demanda ciudadana y una necesidad estratégica, postergando, si es necesario, algunas obras previstas que no son imprescindibles”, solicita.