Rajoy pregunta a Puigdemont si declaró la independencia de Cataluña y prepara el artículo 155

El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado hoy, como paso previo a la posibilidad de activar el artículo 155 de la Constitución, el envío de un requerimiento al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para que confirme si ayer proclamó la independencia de Cataluña.

En una declaración institucional en el Palacio de la Moncloa tras la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros que ha aprobado ese requerimiento, Rajoy ha explicado que, con esta iniciativa, el Gobierno pretende ofrecer "claridad y seguridad" tras la "confusión" generada ayer por el presidente de la Generalitat en el pleno del Parlament.

Puigdemont, en esa comparecencia, dijo que asumía el "mandato del pueblo" para que "Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república" y, acto seguido, propuso "suspender los efectos de la declaración de independencia" para abrir la puerta al diálogo.

Lo que pretende ahora el Gobierno es que aclare si, con esas palabras, hubo una declaración unilateral de independencia.

Rajoy no ha informado del plazo de respuesta que el Gobierno da al presidente de la Generalitat, un periodo de tiempo que, según fuentes del Ejecutivo, desvelará esta tarde en su comparecencia ante el Congreso para informar de la situación en Cataluña.

El requerimiento formal ya ha sido redactado por el Gobierno y es la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, la encargada de realizar las diligencias para enviarlo a la Generalitat.

No se trata de una activación del artículo 155 de la Constitución, sino, según ha precisado Rajoy, de un "paso previo" a cualquiera de las medidas que pueda adoptar al amparo de ese apartado del texto constitucional.

"El Consejo de Ministros -ha explicado- ha acordado esta mañana requerir formalmente al Govern de la Generalitat para que confirme si ha declarado la independencia de Cataluña, al margen de la deliberada confusión creada sobre su entrada en vigor", ha señalado Rajoy.

Según él, Puigdemont tiene la oportunidad en su respuesta de atender al "clamor" y las peticiones que "desde tantos ámbitos se le han hecho llegar para recuperar la convivencia armónica y la seguridad" en Cataluña.

La contestación de Puigdemont "marcará el futuro de los acontecimientos en los próximos días", ha subrayado Rajoy, porque "si manifiesta su voluntad de respetar la legalidad y restablecer la normalidad, se pondría fin a un periodo de inestabilidad, tensiones y quiebra de la convivencia".

A su juicio, eso es lo que todos quieren y esperan y lo que se le ha venido reclamando con insistencia.

"Es urgente poner fin a la situación que se está viviendo en Cataluña, es preciso que vuelvan la tranquilidad, la seguridad y el sosiego y que lo hagan a la mayor brevedad posible", ha añadido.

Antes de prometer que seguirá actuando "con prudencia y responsabilidad" y teniendo siempre presente el interés general, Rajoy ha garantizado que su intención es ofrecer "certezas" a los españoles, especialmente a los catalanes.
Rajoy y Sánchez pactan una reforma laboral
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha asegurado hoy que anoche acordó con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, abrir en seis meses la reforma constitucional una vez que se cierre la comisión parlamentaria que estudia la modificación del sistema territorial.
En rueda de prensa tras la reunión de la Ejecutiva Federal del PSOE, Sánchez ha explicado que su acuerdo con Rajoy incluye que la comisión parlamentaria sobre el modelo autonómico propuesta por los socialistas en el Congreso se ponga en marcha cuanto antes y que tenga una duración de seis meses.
Y que, después, se abra el debate para la reforma de la Constitución, ha añadido Sánchez, quien ha confirmado que respaldará a Rajoy a responder "constitucionalmente" al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Tras recordar que el PSOE "ayudó a levantar" la Constitución del 78, el líder socialista ha asegurado que "somos un partido sinónimo de la Constitución", lo que significa que "siempre va a estar con el estado social de derecho" ante cualquier amenaza.
Ha insistido en que el PSOE se sitúa en la respuesta "mesurada y proporcional" que ayude a resolver la crisis catalana, que tiene su origen en el intento de quiebra de los independentistas.
Ha reiterado que para los socialistas "la mejor manera de defender la Constitución es su reforma, modernización y actualización. Hay elementos de convivencia territorial que tienen que ser actualizados".
Tras señalar que en los últimos días ha hablado muchas veces con Rajoy, la mayoría en privado, ha dicho que han "compartido muchas reflexiones y ha llegado la hora de reforma de la Constitución".

En este sentido ha anunciado que ha llegado a un acuerdo con Rajoy para que la comisión de evaluación sobre el modelo autonómico dure seis meses y que se ponga en marcha "inmediatamente".
Ha agregado que una vez concluya ésta se abrirá el debate de la reforma constitucional en la Comisión Constitucional del Congreso.
Aunque ha dicho que este asunto no tiene que ver con Cataluña y Puigdemont, Sánchez ha advertido a "aquellos que plantean el derecho a decidir o el derecho de autodeterminación" de que ésta es una cuestión que exige de reforma constitucional.
Ha precisado que el PSOE está dispuesto a reformar la Constitución para hablar de cómo Cataluña se queda en España y no cómo se va de España.
Esta es "una diferencia enorme, no solo con los independentistas sino también con Unidos-Podemos", ha agregado Sánchez, quien ha confiado en que en este debate puedan ser persuadidos.