El Govern se defiende del recurso del Gobierno ante el Constitucional

El Govern ha acordado personarse ante el Tribunal Constitucional para defenderse de la "indecencia" que, a su juicio, supone el recurso promovido por el Gobierno contra el reglamento del Parlament, debido a que éste hace "saltar por los aires la máxima de que todos somos iguales ante la ley". 

El TC ha suspedido la reforma del reglamento del Parlament tras admitir un recurso de inconstitucionalidad del Gobierno central, que ha criticado el conseller de Presidencia y portavoz, Jordi Turull, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Govern.

Ha destacado que la lectura única la tienen otros parlamentos autonómicos y el Congreso de los Diputados, por lo que "el recurso hace saltar por los aires eso de que todos somos iguales ante la ley".

El portavoz ha criticado, asimismo, al Tribunal Constitucional por ser el "brazo ejecutor" del Gobierno central y ha ironizado con que "podría tener su sede perfectamente en la Moncloa o compartir el Consejo de Ministros".

En este contexto, el Consell Executiu ha acordado personarse en el proceso con un recurso de súplica contra la providencia de ayer del TC para pedir que se levante la suspensión y, si no fuera estimada dicha pretensión, formularía las alegaciones pertinentes en defensa de la constitucionalidad del nuevo reglamento del Parlament.

"Consideramos que este recurso del Gobierno del Estado es una indecencia desde el punto de vista jurídico y político y viene a decir que en Cataluña no somos iguales ante la ley, como los otros ciudadanos", ha afirmado Turull, que ha denunciado también una "persecución preventiva e ideológica".

Turull ha señalado que el Govern y JxSí en el Parlament van "a la una", así que ha garantizado el apoyo a la senda que escoja el grupo parlamentario para tramitar la ley de referéndum, incluso si prosigue como proposición de ley por vía de lectura única, precepto que está suspendido.

El conseller de Presidencia ha resaltado que existen "muchas fórmulas" para aprobar la proposición de ley desde el Parlament, sin necesidad de que el Govern la convierta en proyecto de ley -para lo que sí está avalada la lectura única-, aunque ha subrayado: "No se puede descartar nada".