Enrique Camacho: "No se puede ver el espectáculo del próximo domingo con los ojos con los que vemos una gala de la Reina"

Tubigú

Enrique Camacho vuelve al carnaval en la dirección artística en este raro 2021. Pero él ya empezó en el carnaval como ayudante de dirección con Jaime Azpilicueta en 2005. Hubo un periodo en que se alejó un poco, pero siempre mantuvo cierta vinculación. Fue en el año 2015 cuando volvió para realizar la Gala infantil, final de murgas y el concurso de comparsas.

Ya en el 2016, le proponen dirigir la Gala adulta, algo que no dudó en aceptar, hasta el 2019. No obstante, su vinculación con esta singular fiesta para los tinerfeños es tal que le viene desde pequeño cuando intentó integrarse como componente la murga infantil El Cabito, y otros intentos en diferentes grupos en la categoría adulta. Pero la falta de tiempo no propició el poder comprometerse.

Este año retorna al carnaval tras un año ausencia ¿Quizás un mal año para volver?

No, es el año que tocó y también es un año muy ilusionante. Porque al fin y al cabo, de alguna forma es parir algo desde cero en lugar de darle la continuidad habitual y eso a nivel creativo nos da muchísimas más oportunidades. Lógicamente estas oportunidades en muchos aspectos se ven condicionadas a todas las circunstancias actuales y eso es lo que ha hecho que el proyecto sea más difícil. Bueno ya de por sí el proyecto era más difícil, pero eso lo ha complicado mucho más.

¿Cómo definiría el nuevo concepto de Gala para la Guardiana del cetro?

Es un espectáculo televisivo, no es una gala que tenga mucho que ver con la Gala de elección de la Reina del carnaval, bien es cierto que puede ser una gala en la que podemos sacar buenas ideas y reordenar un poco el formato de la gala. Es un espectáculo de carnaval, pero no es un Gala como la que estamos acostumbrados a ver, no tiene nada que ver. Vamos a ver actuaciones conjuntas, pero dentro de un contexto muy extraño para nosotros; que es el de distanciamiento, que es el de mascarillas, que es el de muchas cosas que no estamos acostumbrados a ver y disfrutar.

Enrique Camacho, junto a Alfonso Cabello | CEDIDA

Entonces quién se siente a ver la Gala por la televisión el próximo domingo la Gala, ¿no verá una gala de la Reina, sino otro espectáculo distinto?

Sí, hombre, yo creo que es importante; las comparaciones imagino que siempre van a estar ahí porque es lo que toca. Pero es verdad que no se puede ver el espectáculo del día siete con los ojos con los que vemos una gala de la Reina: hay muchísimos condicionantes a nivel de escena que no tienen nada que ver con el espectáculo habitual. Y además, es un espectáculo que se crea para dar una nota de carnaval, en muchos aspectos, insisto, vamos a ver actuaciones de carnaval que mantienen el espíritu. A mí me pasa que algunas las veo frías, porque me falta gente, pero al final cuando comprendes el contexto en el que estamos, lo que ves es una actuación hecha desde el corazón por parte de los componentes y eso es el gran valor que tiene. Las grabaciones que estamos haciendo, sinceramente, son muy emocionantes porque son reencuentros, son momentos, que en muchas ocasiones pensamos que no íbamos a poder vivir. Ha sido muy emocionante trabajarlas, creo que en algunos casos se van a presentar los grupos de una manera distinta a como se han presentado hasta el momento sin perder su esencia y eso va a permitir también llegar a nuevos públicos como puede ser el caso de las rondallas. Y bueno, también vamos a tener la posibilidad de ver cosas que habitualmente no se ven en una Gala de la reina, como puede ser la participación de las orquestas a través de varias voces representativas de los escenarios de la noche, reviviendo esas noches de carnaval.

Este 2021, ¿es un buen año para innovar?

Es un buen año para experimentar y para dar pequeños pasitos adelante. Siempre soy partidario de ir probando cosas, funcionen o no funcionen y gusten o no gusten; porque si al final funciona algo pero no gusta, se quita. Pero si es importante que vayamos probando cosas para poder dar pasitos en adelante. Uno de ellos, por ejemplo, puede ser la votación popular que este año era necesaria, que, como bien saben, siempre he sido partidario de incorporarla. Vamos a ver qué tal funciona: ya hemos avanzado mucho a este respecto y a lo mejor es una fórmula que puede tener muchas bondades para generar mayor enganche al desarrollo de los programas,este año y de cara al futuro.

Enrique Camacho en la presentación del carnaval virtual del 2021 | CEDIDA

Las fantasías este año no tendrán ruedas, ¿el futuro pasa por este formato?

Bueno, es una decisión que le corresponde más a los diseñadores que a mí, lógicamente desde mi punto de vista, creo que lo que estamos de año, es de un paréntesis en lo que tiene que ser. Por tanto, no creo que tengan que derivar las cosas a dar pasos hacia atrás, todo lo contrario. Las ruedas aportan unas cosas y deslucen otras, pero no sé eso es una decisión que tienen que tomar la organización o el colectivo de diseñadores. Personalmente me parece que cuando algo funciona no hay que tocarlo y este año la circunstancia de las no ruedas es para, de alguna forma, controlar un poco que los trajes no se conviertan en la cosa parecida a los trajes de Reina, porque también queríamos huir un poco de esos estereotipos para que se entienda que la guardianas no son candidatas a Reina. Ya fueron las reinas y este año que está participando, no son candidatas a nada. Se va a elegir tres guardianes, pero no hay competición realmente.

No sé si ha tenido la posibilidad de poder ver alguna de las fantasías ¿o está como nosotros ansiosos por ver algo?

Sí bueno, ya las hemos visto en bocetos y hasta ahí te puedo leer (se ríe). La creatividad de los diseñadores, como siempre, está presente y la verdad es que vamos a tener fantasías muy ricas, muy ricas. En ese sentido, creo que que entendiendo que no es un traje de reina, que vamos a tener un muy buenas propuestas sobre el escenario.

¿Qué ha sido lo más complicado de crear este espectáculo?

Sobre todo el poco tiempo que hemos tenido porque cuando más o menos se tenía encausado el proyecto se empeoró la situación y hubo un momento en el que se dudó mucho sobre la posibilidad de poder hacerlo. Afortunadamente, se diseñó un plan de contingencias que además ha sido mucho más exigente que lo que las propias medidas establecían y vimos que se podía hacer.

Date cuenta que normalmente yo tengo hecho un guion hecho en verano, estamos hablando de muchos meses de postproducción. Hemos realizado en un mes y medio el trabajo de casi siete meses. La verdad es que se hace muy difícil porque trato de ser una persona muy ordenada trabajando: ha habido muchos momentos de mucho desorden, de mucha improvisación propiciado por la falta. Afortunadamente todos los equipos se han puesto manos a la obra, todos los grupos del carnaval también, ha habido mucha comprensión, cuando cambiamos la convocatoria. Dentro de ese pequeño caos, siempre ha habido un cierto orden, pero la mayor dificultad ha sido no tener el tiempo suficiente para poder organizar y plantear las cosas como realmente nos gusta.

Enrique Camacho en el Teatro Guimerá, grabando para el 2021 | CEDIDA

¿Qué han aportado tanto las orquestas como Carlos Rivera, siendo la estrella invitada al espectáculo?

Bueno, la estrella de la Gala no es Carlos Rivera. Él forma parte del espectáculo y viene a convertirse en un carnavalero más, porque ha adaptado una de sus canciones para el carnaval de Santa Cruz. La estrella son todos los carnavaleros, porque el gran valor del carnaval está ahí. Nos visita una estrella y por supuesto eso contribuye. Pero el espectáculo del carnaval se sostiene por quien hace brillar el carnaval durante todo el año, y lógicamente cuando viene una estrella internacional que además decide y acepta involucrarse en la fiesta, pues para mí esa persona también se transforma en un carnavalero. Así que el brillo de esa noche va a estar repartido entre todos los artistas que se suben al escenario, entre los que se encuentra Carlos Rivera, las murgas, las agrupaciones musicales, los cantantes, las orquestas, los presentadores, humoristas,...

¿Qué ha echado en falta en este no carnaval?

Tiempo, (se ríe) tiempo y también conexión, porque al no tener tiempo no hemos podido hablar con tranquilidad, no hemos podido trabajar con los grupos con tranquilidad o tener la conexión habitual con ellos. El tiempo y la conexión ha sido lo más complejo de este año.

Desde de su punto de vista, ¿cree que volveremos a la normalidad en el 2022?

Desde mi punto de vista, creo que no está viendo en general en el sector del mundo del espectáculo, es que 2022 va a ser un año condicionado. Por tanto, vamos a ver cómo se van desarrollando los acontecimientos, pero todo parece indicar, que se podrá celebrar algo, pero bajo unas condiciones que nos obligarán a no poder hablar aún de un carnaval como lo tuvimos el año pasado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...