En la Lista Negra...

AdminsitradoresFincasSC

Ahora sí. Alemania incluyó ayer a Canarias en su lista negra por el incesante aumento de nuevos contagios de las últimas semanas. Ni endureciendo medidas lo hemos conseguido. Enhorabuena a todos los irresponsables. Espero que hayan disfrutado de sus fiestas y reuniones, que ahora pagaremos los demás. Nos acaban de quitar el oxígeno que teníamos. Solo queda pelear por no asfixiarnos.

Y dar las gracias a los “cabezas cuadradas” porque hasta finales de agosto, han sido casi el único gran país emisor que mantenía a Canarias fuera de sus recomendaciones de no viajar a España. Era nuestra carta de presentación, que acabamos de tirar por la taza del váter. Reino Unido y Alemania, nuestros dos principales mercados ya nos han señalado. Desgraciadamente decisivo, ha sido que en las islas de Gran Canaria, Lanzarote y El Hierro ya tienen un índice de positivos superior a 100, por cada 100.000 habitantes.

Hay cifras que las frías y analíticas mentes de los técnicos alemanes no han podido comerse, está claro. ¿Qué decirles...? ¿qué es un palo más para el sector turístico, que tenía depositadas las esperanzas en los meses de invierno? ¿Qué podríamos estar de camino al abismo de los peores días de la crisis pandémica? Es la oscuridad.

Son verdades tan obvias, como dolorosas. Y luego tiene uno que tragarse (como he leído estos días) a algún Director General del Gobierno Canario, hablando de aprovechar esta coyuntura de caída libre de cara al año 2030 y diversificar nuestro modelo productivo. A buenas horas...venga ya hombre, vaya a explicarle su teoría de la cosa medioambiental y el cambio de modelo al “currito” que, entre sueldo y propinas, gana mil euros al mes poniendo copas en los hoteles. O a las camareras de piso que se parten el lomo...

Váyase a tomar por donde cargan los camiones, hombre, y cómprese un libro, por ejemplo “los cuentos de Heidi y Pedro”. Por ahí podía empezar a leer. Solo espero que este duro viaje en las costillas, al menos sirva (me da que no) para que tomemos conciencia de la delicada situación que se nos avecina, ya que uno de cada dos puestos de trabajo depende directa o indirectamente del Turismo. Yo apago la luz y me voy a tapar. Menos mal que cada mañana vuelve a salir el sol...

El duende del fuego