El San Fernando, nuevo líder de Tercera División

Pasan las jornada y la categoría de Tercera División continúa apasionante en el grupo canario. La parte alta de tabla sigue comprimiéndose. Siendo muchos los equipos que optan a entrar en los playoff de ascenso a Segunda División B. Por arriba, el San Fernando se ha aprovechado del descanso del Tenerife B, para quitarle el primer puesto.
 

El Ibarra, el otro gran beneficiado de la jornada tras ganarle a Las Palmas C

El San Fernando recupera el liderato del grupo canario de la Tercera División en un partido en el que a la escuadra de Tino Déniz se le escaparon los tres puntos en la recta final merced al postrero tanto de Juanjo. El goleador Aday se encargó de poner a los de Maspalomas por delante en el marcador a poco de comenzar al transformar una pena máxima. El empate le sirve a la escuadra del Virgen de las Nieves para mantenerse fuera de las posiciones de descenso.  

De oro. Así podrían definirse los puntos que ha conseguido el Ibarra en tierras grancanarias. Los tinerfeños se alzaron con la victoria después de imponerse, por la mínima, a Las Palmas C. En un duelo disputado, se hizo valer el solitario gol anotado por Jesua, en el minuto 66 de partido. El cual mete de lleno a los visitantes en la lucha por alcanzar los playoff.  

Importantes. Así podrían definirse los puntos que ha conseguido el Santa Brígida ante el Mensajero. Los locales, conscientes de que una victoria les metía de lleno en la lucha por los playoff, no fallaron a su cita. No se lo puso nada fácil el conjunto palmero, que incluso se llegó a adelantar en el marcador, gracias a un penalti transformado por Yeray. Sin embargo, el conjunto de Israel Quintana remontó y se terminó llevando el triunfo.  

El Unión Sur Yaiza se alzó con los tres puntos en su compromiso frente a Los Llanos. Los conejeros lograron imponerse, tras un duelo disputado y marcado por la máxima igualdad, gracias al solitario tanto de Miguel Yunes. Éste llegó en los instantes finales y cuando parecía que el reparto de puntos era una obviedad.