El reto de Baltar: reducir dos tercios los empleados con contrato eventual o de sustitución

El consejero de Sanidad, José Manuel Baltar, ha abogado por hacer un gran esfuerzo en dotar de mayor estabilidad a las plantillas del Servicio Canario de la Salud (SCS), porque en estos momentos están compuestas en un 59,95 % % de los casos por empleados interinos o temporales. 

En la conferencia que ha ofrecido durante la mañana del lunes 22 de enero en el foro que organizan los diarios "La Provincia" y "La Opinión de Tenerife", Baltar ha señalado que la sanidad canaria tiene que afrontar "de forma insoslayable" el problema de la temporalidad de su personal.

El consejero ha precisado que de los 26.000 trabajadores que, de media, forman parte de la plantilla del SCS, "muchos más de 6.000" tienen contratos eventuales o sujetos a sustituciones, el 25,95 %.

Esa proporción, ha añadido, se dispara hasta rozar el 60 % de toda la plantilla si al cómputo se suma al personal interino, sin plaza fija en el centro sanitario donde desempeña su trabajo. 

Baltar se ha comprometido ha trabajar frente a ese problema por dos vías: "intentar que todos los trabajadores eventuales en puestos que son semipermanentes" se conviertan en interinos y favorecer que un mayor número de estos últimos consigan una plaza fija.


Y ha puesto cifras a su objetivo: reducir de 6.000 a 2.000 los empleados con contrato eventual o de sustitución en el SCS, lo que implicaría bajar de un 25,95 % de la plantilla a alrededor del 8 %.

Asimismo, ha abogado por recuperar la carrera profesional en las retribuciones del personal de la sanidad pública, tras años en los que fue suprimida debido a los recortes de la crisis económica.

El consejero ha expresado, además, su confianza en poder constituir el Instituto Canario de Investigaciones Sanitarias, en el que "sumar los esfuerzos de todos" los centros hospitalarios y universitarios de las islas, "sin quitar protagonismos a nadie". 

Baltar sostiene que con un centro de investigación unificado, Canarias podría optar a financiación de programas de ayudas a la investigación sanitaria que ahora le están "vetados" porque sus investigadores se presentan a ellas "en grupúsculos".

Y también, ha remarcado, ello podría ayudar a Canarias a plantear "opas" (ofertas de compra, en el argot bursátil) a equipos o profesionales sanitarios destacados en la investigación radicados en otros lugares para que se trasladaran a trabajar en las islas.