Lanzarote para el futuro vino marciano: Curiosidades Gastronómicas

Tuvigú

Plantar viñedos en el Planeta Rojo pudiera parecer de ciencia ficción y además invita a recordar escenas de la película ‘Marte’, protagonizada por Matt Damon. Puede parecer una locura pero llevamos tiempo investigando para precisar las condiciones de introducción de la vitivinicultura en el planeta rojo: de antemano el modelo de La Geria de Lanzarote parece el ideal.

Son palabras de Jesús Martínez Frías, doctor en Ciencias Geológicas, muy esclarecedoras acerca del sistema de plantación más oportuno y eficaz para la obtención de uvas y vinificación en la futura colonización del planeta marciano, más cercana de lo que parece.

Este científico, auténtica eminencia en modelos de simulación de dicho planeta para determinar localizaciones análogas en la Tierra, caso de Lanzarote, Ciudad Real o Riotinto en España, llama la atención acerca de la habitabilidad para los futuros colonizadores, para él una realidad científica que se basará en buena parte en la agricultura y, por tanto, la gastronomía.

Quizá brindando con ese hipotético vino marciano, bien merezca la pena plasmar las afirmaciones del también entrenador de astronautas aseverando que desde hace años la migración del ser humano al Espacio está abriendo todas las disciplinas hacia este nuevo contexto (en lo bueno y lo malo), generando un verdadero cambio de paradigma.

Por cierto y hablando de astronautas, éstos disfrutan ya de unos aportes dietéticos casi como en la tierra: nutrición rica basada en cereales, pan, frutos secos, sopas… Casi todo procesado y empaquetado desde la Tierra, claro, y ceñido a programas de tecnología de la alimentación.
Nos viene a la cabeza la hazaña de Mark Watney, que interpreta Matt Damon en el citado filme “Marte” y cómo este “náufrago” espacial sobrevive gracias a… unas patatas. Martínez Frías insiste en que esto no va a resultar tan lejano.

Es que el vino, dentro de la gastronomía, es milagro desde tiempos inmemoriales, obra del ímpetu de la naturaleza y de la dedicación del hombre. Si en cada caso, territorio y climatología van a imponer sus condiciones al viñedo, ese paisaje bellamente horadado constituye un particular paradigma de plástica paisajística y esfuerzo en cada hoyo en el que se multiplica la variedad de la malvasía volcánica, conformando ese enigmático “paisaje lunar” de La Geria.

¡Ahí está la “semejanza”! Con sus matices, claro, entre Lanzarote y Marte, afirma Martínez Frías. Y, de ahí, una forma de cultivo tan peculiar basada en esas excavaciones protegidas para esa posibilidad no tan remota de saborear un vino de añada marciano, armonizando con un guiso de verduras de variedades y especias de allí. Por qué no.

¿Ciencia ficción? No sólo el vino sino otros productos que nutrirán la particular gastronomía de los futuros colonizadores espaciales. En 2013 nacen proyectos de la NASA, con Perú como punta de lanza, en el cultivo de la patata, tomate, guisantes… Ciertamente vuelve a parecer de película de Hollywood pero se están fabricando esos “simuladores” de los suelos marcianos o lunares a través de los materiales minerales de Canarias o de Campos de Calatrava, en Ciudad Real.

En unas décadas, quién sabe, brindaremos pues con malvasía volcánica de… Marte. Con el correspondiente picoteo marciano, por supuesto. ¡Alcen sus copas!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

CajaSiete Banner Noviembre