El histórico acceso a las categorías nacionales

La historia señala que el Tenerife accedió a las categorías nacionales el 31 de mayo de 1953. Una visión más detallada obliga a convenir que ya puso los cimientos de ese ascenso al inicio de aquel curso 52-53, cuando bajo la presidencia de Imeldo Bello dotó de césped el Heliodoro, recuperó jugadores tinerfeños con experiencia en el fútbol profesional, contrató a un técnico que conociera la Segunda División como Carlos Muñiz (Córdoba), trajo a los tinerfeños Óscar y Perla –que militaban en el Plus Ultra, filial del Madrid– y recuperó a Servando, que había brillado como mediocentro en el Celta, en Primera División.

Además, logró que Luis Benítez de Lugo, presidente del Atlético Madrid de ascendencia canaria, cediera al extremo Paquillo, al interior Julito y al todocampista Domingo Méndez, que volvía a casa tras marcar diez goles en 16 partidos ligueros con aquel 'Atleti' de Helenio Herrera. A cambio, traspasó al equipo rojiblanco a Santiago Villar... que meses después regresó a la Isla. Por el camino, como preparación, el conjunto blanquiazul disputó una docena de amistosos ante los equipos que jugaban en el Insular contra Las Palmas –en Segunda División– y luego visitaban el Heliodoro para rentabilizar el viaje.

La conquista del Torneo de las Bodas de Oro del Real Club Náutico – tras ganar (3-1) en la cita decisiva al Norte, con tantos de Antonio (2) y Servando– culminó la espera previa al Torneo de Promoción, “en el que podrán participar los clubes que dispongan de campo a su nombre y cuyo vencedor se medirá al clasificado en el doce lugar del grupo Sur de la Segunda División en eliminatoria de ascenso”. Tras el acuerdo con el Hesperides para ceder el campo de La Manzanilla a la UD Tenerife –con jugadores de Hespérides, Real Unión y UD Las Palmas–, a la cita también acudieron el CD Tenerife (Heliodoro) y el Norte (El Peñón).

El 'torneo promocional' se abrió con un triunfo (1-0) del CD Tenerife ante la UD Tenerife, en el que Muñiz ya presentó un 'once' que se aprenderían los niños de la época: Cuco; Chicho, Isidoro, Perla; Villar, Servando; Óscar, Julito, Antonio, Méndez y Paquillo. Como ambos Tenerifes ganaron al Norte, la cita de la segunda vuelta en La Manzanilla resultó decisiva. Y aunque la UD se reforzó con el mítico Paco Roig, el CD Tenerife se impuso (1-3) con tantos de Paquillo, Julito y Antonio, logrando plaza en la eliminatoria de ascenso contra el Orihuela, “clasificado en el doce lugar del grupo Sur de la Segunda División”.

Image

Imagen del gol de juanito al Orihuela

Un club tan 'singular' como el Tenerife cambió de presidente una semana antes del viaje a la ciudad alicantina y Domingo Pisaca relevó a Imeldo Bello. Eso sí, la plantilla no se distrajo y en la ida sobrevivió a la encerrona sufrida en Los Arcos (95x55 metros). Paquillo fue agredido y la expedición blanquiazul salió escoltada por la Guardia Civil después de que el presidente local decretara un 'apagón informativo' al cortar la transmisión radiofónica con una patada al cableado. Un gol de Antonio a la media hora adelantó al Tenerife, pero dos tantos de Calabuig en la reanudación dio la victoria (2-1) al Orihuela.

Conocidas las circunstancias de la batalla, los blanquiazules fueron recibidos como héroes en Los Rodeos y el domingo siguiente recibieron el calor de 15.000 personas que abarrotaron el Heliodoro. Con arbitraje del internacional Ramón Azón y su 'once de gala', el Tenerife igualó la eliminatoria con un gol de Paquillo en la primera parte y Julito llevó el delirio a la grada con dos tantos en la reanudación. Y aunque Óscar sufrió una doble fractura de su brazo derecho, continuó en el campo para no dejar a su equipo en inferioridad. Y para celebrar el primer ascenso de la historia blanquiazul, el que le llevó a las categorías nacionales.