El presidente de EE.UU. Donald Trump | EFE

El futuro del trumpismo: un Partido Republicano a la sombra de Trump

Tubigú

La derrota de Donald Trump en las elecciones de noviembre empieza a calar en las filas republicanas, pero el trumpismo promete seguir atado al partido que lo acogió en 2016, que ahora se plantea hasta qué punto debe seguir a la sombra de los dogmas y caprichos del presidente saliente de EE.UU.

Cuando el líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, reconoció este martes la victoria de Joe Biden, pareció que algo se rompía en el peculiar matrimonio entre las figuras tradicionales del partido y el líder populista que redefinió hace cuatro años las prioridades de la formación conservadora.

Al fin y al cabo, McConnell acababa de rendirse a la realidad, mientras Trump seguía insistiendo en que había "tremendas pruebas de un fraude electoral", algo que han rechazado decenas de jueces.

No obstante, la suya es más que nada una ruptura en las formas, pues el desafío de Trump al resultado electoral es sobre todo una campaña de relaciones públicas, con la que el mandatario saliente intenta pulir su marca de enemigo del poder establecido antes de dejar la Casa Blanca.

"NADA VA A CAMBIAR"

Más allá de las implicaciones que pueda tener ese desacuerdo en las elecciones especiales del próximo 5 de enero en Georgia -que decidirán si los republicanos mantienen su control del Senado-, nadie en Washington espera un divorcio inminente entre el trumpismo y los conservadores que ocupan puestos de poder en todo el país.

"Nada va a cambiar para los republicanos una vez que Trump deje el poder", aseguró a Efe Allan Lichtman, profesor de Historia en la American University y autor de un libro sobre el movimiento conservador en Estados Unidos.

Para Lichtman, no es que Trump haya revolucionado el Partido Republicano, sino que ha "reforzado sus peores elementos", como el desdén por los hechos o la "negación del cambio climático".

El movimiento ultraconservador Tea Party, que comenzó a infiltrar el partido hace más de una década, ya articuló algunos de los elementos reaccionarios que acabarían constituyendo la base del trumpismo, según Rachel Blum, profesora de políticas en la Universidad de Oklahoma y autora de un libro sobre ese fenómeno.

"El cambio en el Partido Republicano hacia una política basada en combatir lo que perciben como una amenaza a su estatus (por parte de los inmigrantes y la globalización) no empezó con Trump, y no terminará con Trump", aseguró Blum a Efe.

El trumpismo, el cual se halla caracterizado a grandes rasgos por el proteccionismo en lo económico y el conservadurismo en lo social, encontró inicialmente una fuerte resistencia entre los republicanos más moderados o defensores del libre comercio, pero el partido acabó abrazando casi por completo los postulados de Trump.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...