Tu madre te ha engañado: El "corte de digestión" no existe

Mi deber como farmacéutico es informarte sobre aspectos importantes de tu salud y siento decirte que el único corte que conozco es el corte de la luz, el corte inglés y el corte de pelo. 

Hace ya algunos meses que ha terminado el verano, pero tú sabes que vivir en Canarias es como vivir en un verano sin fin, o que incluso has comido en casa y tienes que ducharte y seguramente habrás oído en muchas ocasiones el decir “tienes que esperar 3 horas para bañarte porque estás haciendo la digestión..”. También seguramente habrás dado de comer a tu hijo y estas esperando estas horas para ducharle…
Bueno pues siento decirte, que este artículo tu madre no lo debe leer porque vas a descubrir que ella te ha estado mintiendo durante toda tu vida.
¿Es importante esperar esas horas para irnos a bañar? Pues tengo que decirte que rotundamente NO. ¿Qué pasa si comemos y nos vamos a bañar? ¿Nos pasa algo? ¿Nos vamos a morir? Bueno, poder pasar, puede, porque existe un riesgo, pero no es nada habitual y se llama síndrome de hidrocución.
Debes saber que el corte de digestión como tal, en el sentido de que tu estómago se para o se bloquea por meterte en el agua y que hay un corte del proceso digestivo, pues no existe.
Debes saber que cuando comes, comienza un proceso de digestión que consume energía y donde hay un aporte importante de sangre al sistema digestivo. Si tu comes y te bañas o te pones a hacer ejercicio, el aporte de sangre al sistema digestivo es menor, porque tus músculos están trabajando y necesitan aporte de sangre. La derivación de sangre al estómago en estos casos es menor y la digestión se ve algo más lenta, lo que si puede generar náuseas y vómitos. Pero como ves, la digestión no se corta, sino que, por procesos sanguíneos derivados de tus acciones, tu digestión se puede ver enlentecida y eso puede generarte unos síntomas.
También dependerá de lo que comas, no es lo mismo, un trozito de melón fresquito que un escaldón de gofio con papas y costillas.
Parece ser que el corte de digestión es un mito muy español creado por conspiración de las madres de Canarias (véase sobre todo la mía) y, de hecho, los cortes de digestión no se publican en ningún sitio, ni en revistas ni aparecen como recomendaciones de seguridad. Las recomendaciones de medicina no mencionan este problema.
Lo que sí es grave es este síndrome de hidrocución que es un conjunto de síntomas causados por un shock termodiferencial, es decir, por una diferencia brusca de temperatura. Este síndrome no se produce por la digestión, sino que está relacionado por el cambio brusco de la temperatura. Este cambio brusco provoca que los vasos sanguíneos se estrechen provocando que llegue menos sangre al cerebro y te pueda provocar un desmayo. Hay incluso una disminución de la frecuencia cardiaca por lo que conocemos como reflejo de inmersión. Puedes notar palidez, visión borrosa, mareo, pulso bajo, tensión baja, e incluso parada cardiorrespiratoria, etc.
Ocurre sobre todo cuando estamos mucho tiempo al sol, o muy sudados de hacer deporte y entras de golpe al agua muy fría de la playa o de la ducha. Parece ser que hay un riesgo importante cuando hay una modificación de la temperatura de al menos 5-6 grados.
Pero tranquilidad, es muy difícil que esto pase, aunque debes tomar precauciones. Estos problemas de hidrocución ocurren más en las playas, porque el agua está más fría que en las piscinas y que en la ducha. Y, sobre todo, el peligro está porque la persona no toca el suelo y se puede ahogar. Ten cuidado con el síndrome de hidrocución si entras rápidamente al agua fría, si realizas ejercicio intenso, si tomas psicofármacos y estas bajo sus efectos, si haces comidas muy copiosas, si consumes alcohol o si tienes largas exposiciones al sol.
¿Cómo se evita?
Se evita sobre todo entrando poco a poco al agua. Debes dejar tiempo al cuerpo a que adapte tu temperatura y se iguale con la del agua.
Pero Abián, ¿Me baño o no me baño?

Como ves no es necesario esperar esas horas porque te puedes bañar entrando poco a poco en el agua.
También aplica el sentido común, si comes comida copiosa espera unas horas para hacer correctamente tu proceso de digestión evitándote así posibles indigestiones. Cuidado también cuando haces ejercicio muy intenso y llegas a casa y te duchas con agua fría o cuando estas tirado al sol y te metes rápidamente al agua congelada.
Si te ha ocurrido esto:
• Sal del agua o deja de hacer el ejercicio físico.
• Túmbate y levanta las piernas.
• Intenta mantener el calor corporal.
• Si vomitas o tienes diarreas, recupera líquidos y mantén una dieta.
• Reposa hasta recuperarte.
Si ves una gravedad importante, llama al 112. 
No olvides nunca de consultar con tu farmacéutico de confianza. 
Consultorio de Abián Mesa

No pierdas la oportunidad de acceder al Consultorio de Salud con el farmacéutico Abián Asael Mesa Domínguez, colaborador del periódico digital de Canarias AtlánticoHoy, que resolverá todas tus dudas sobre el uso de medicamentos.