El árbol de logros habla de ti

Hoy queremos invitarte a que realices un ejercicio sobre tus logros, valores, capacidades, cualidades positivas y tus habilidades. Aunque a priori parece sencillo, puede resultarte un tanto extraño reflexionar sobre ti y tu lado más positivo. Luego te daré unas pistas sobre cómo puedes apoyarte en la mirada de otras personas.
¿Qué necesitas para hacer este ejercicio?
1.- Tu propio permiso para “jugar a dibujar”, como cuando eras un niño o una niña. Así que, no vale decir: ¡es que a mi se me da fatal dibujar!
2.- Unos folios (pueden ser de algún color que te guste), un bolígrafo o lápiz y lápices o ceras de colores.

3.- Estar en disposición de pensar y dejarte sorprender.
Cuando tengas todo esto a mano, disponte a disfrutar de un ratito para ti.

Ahora es el momento de reflexionar: haz una lista de tus valores positivos, tus cualidades, capacidades y, por último, tus habilidades personales (físicas, sociales o intelectuales). Esta lista hazla tan larga como te sea posible. Practica la generosidad contigo y no tengas prisa, es importante que te tomes tu tiempo.

Cuando hayas terminado, elabora otra lista con tus logros vitales. No menosprecies esos logros que puedas considerar más pequeños. Puedes empezar desde la infancia, así que puede ser “aprender a montar en bicicleta”. Recuerda todo aquello de lo que sientes orgullo: haber aprobado un curso, sacarte el carnet de conducir, tener un jardín, aprender a nadar, viajar, tener una hija, cambiar de pareja, comer sano, etc. Valen todos. Vuelve a practicar la generosidad contigo.

Image
Practica la generosidad contigo y no tengas prisa |IMAGEN Depositphotos

Llega el momento de dibujar el “árbol de logros”. Te sugerimos que tu dibujo ocupe la hoja completa. Dibuja un árbol con raíces, ramas y frutos. Es conveniente que sean de diferentes tamaños.

En las raíces irás anotando los valores, capacidades, cualidades y habilidades que tienes escritos en la primera lista. Si hay algún valor, alguna capacidad o habilidad que para ti sea más importante, ponlo en las raíces más gruesas. Si consideras que otros tienen menos importancia, puedes colocarlos en las raíces más finas.
Es el momento de ir a los frutos y a las ramas. Aquí irás colocando, de la misma manera que antes, los logros que recogiste en la segunda lista. Grandes frutos, grandes logros y los frutos más pequeños para el resto. Puedes poner los logros también en las hojas.
Permítete pintar con colores. Es tu árbol y habla de ti.
Una vez finalizado obsérvalo y reflexiona sobre él. Puede que te sorprenda o puede que consideres que necesitas un empujoncito. Es aquí donde te invito a que pidas a otras personas que completen tu árbol. Puedes pedírselo a personas relevantes para ti.
Creo que es un ejercicio muy bonito para tener más conciencia sobre lo que eres y lo que has conseguido en la vida.
Espero que disfrutes haciéndolo y, sobre todo, poniéndole color a tu vida.