El aeropuerto de Quito reanuda sus operaciones comerciales, que estuvieron suspendidas durante 75 días

El aeropuerto de Quito, reabrió este lunes sus operaciones comerciales, que estuvieron suspendidas durante 75 días, en el marco de la emergencia sanitaria declarada por la pandemia del coronavirus.

Luis Galárraga, gerente de Comunicación de Quiport, operadora del aeropuerto, dijo a Efe que las operaciones comerciales se reanudaron con dos vuelos de Quito-Loja-Quito en el que viajaron 141 personas en total. 
El despliegue de vuelos internacionales dependerá de la programación de las aerolíneas, pero ya está prevista para el próximo jueves la llegada de dos provenientes de Miami y Houston. 
Galárraga recordó que, durante este período de 75 días, el aeropuerto estuvo abierto para operaciones de vuelos de cargas regulares y para los viajes de repatriación. 
El alcalde de Quito, Jorge Yunda, y otras autoridades realizaron este lunes un recorrido por las instalaciones del aeropuerto para constatar los protocolos y medidas sanitarias implementadas en la terminal. 
En el aeropuerto se ha establecido una sala de aislamiento para casos sospechosos de ser portadores de COVID-19, ubicado en el nivel 1 de la terminal de pasajeros. 
Asimismo, el aeropuerto dispone de 500 dispensadores de desinfectante de manos en áreas públicas, áreas de circulación, filtros de seguridad, Migración de salidas y arribos, salas de preembarque y salas de entrega de equipaje. 
Se han instalado, a su vez, bandas de seguridad para asientos restringidos en salas de preembarque nacional e internacional, así como pantallas protectoras en diversos mostradores y pediluvios para desinfección de calzado y ruedas de equipaje. 

El campo de aviación, por su parte, dispone de cámaras térmicas y termómetros de distancia, al ingreso a la terminal de pasajeros y en áreas de llegada nacional e internacional.

Ecuador se encuentra en un proceso de cambio de fase de la estrategia epidemiológica para encarar la pandemia del COVID-19 y busca pasar del aislamiento masivo al distanciamiento social, con el levantamiento paulatino y coordinado de las restricciones en vigor desde el pasado 16 de marzo. 
La capital ecuatoriana pasará a una nueva fase de desescalada, al haber recibido luz verde por parte del Comité de Operaciones Especiales para cambiar al color amarillo en el semáforo epidemiológico a partir del próximo miércoles, con el que se levantarán algunas restricciones.