Elizabeth Palomares: "Los alumnos se abrazaron a distancia y gozaron al verse a través de la pantalla"

Llevamos más de 60 días, educando desde el confinamiento, esquivando el Covid-19 desde nuestras casas: alumnos, profesores, familias, pero no hemos dejado de enseñar. Se han sucedido muchas vivencias que "EduKando", desde su página en ATLANTICOHOY.COM, ha mantenido con su información. Por eso, ahora hemos decidido, durante las próximos semanas y meses, dedicar "EduKando" a la situación vivida por la Comunidad Educativa, y llevarlo con la unión que nos ofrece nuestro enorme Atlántico, entre América y España. El primer paso lo damos este jueves con Elizabeth Palomares, una mexicana convencida de que la fórmula para enseñar está en hacerlo con amor. Ella es Profesora de Preescolar, Licenciada en Pedagogía y Maestría en Educación, con acentuación en Desarrollo Cognitivo. Esos y otros muchos conllevan sus méritos profesionales, pero su mayor mérito se halla en amar la educación, y especialmente a los protagonistas de esta, los educandos.
Ella nos coge el teléfono, y a través de Whatsapp, iniciamos una entrevista por videollamada. Cuando llevamos el primer minuto, nos recuerda que "el confinamiento llegó sin avisar, sin considerar la gravedad, en meses de gran alegría de festivales, de actividades, de una hermosa estación: la primavera de mi México, de color, de flores de mi estado, de fiesta y de alegría". Pero esa alegría mexicana Elizabeth, a pesar de todo, no la pierde. Nos lo demuestra en nuestra entrevista.

— ¿Cuál es vuestra experiencia actual, desde el aspecto de la Educación, durante esta crisis del coronavirus?

"La crisis del coronavirus llegó a México de un momento a otro, sin anticiparnos, pese a que se sabía lo que pasaba en otros países y se hablaba de este tema. No se dio la importancia a la situación globalizada sobre esta problemática. En la penúltima reunión de Consejo Técnico Escolar con docentes, aún hablamos del tema sin sospechar que pronto no nos veríamos, y tomamos temas que se marcaron en la sesión por el IEBEM, además del tema del coronavirus, pero desde mi opinión, los docentes presentábamos curiosidad, inquietud, consternación, porque poco conocíamos del virus, su gravedad y consecuencias.
Con rostro de tristeza y recuerdo, señala que el 17 de marzo se anuncia por parte de las autoridades escolares que se suspenden las actividades escolares con alumnos por COVID-19. Esta decisión se informó una vez que nuestros alumnos recién se habían ido a casa, sin saber, sin despedirnos, sin explicación anticipada de lo que sucedía, y sin informar y comunicar que ya no nos veríamos más. No pudimos abrazarnos, como cada vez que sabemos que son periodos de vacaciones. No expresamos palabra alguna de vernos pronto. Todo parecía que mañana estaríamos otra vez juntos, en clases, con la escuela llena de alumnos, con los eventos en puerta organizándolos.
Los directivos y docentes se mostraron desconcertados y un poco alarmados por la determinación que se tomó de un momento a otro, por lo que tuvimos que anunciar a nuestros padres de familia, por medio de las redes sociales y carteles fuera de la escuela, que no se podían presentar al día siguiente.
Elizabeth en acción con sus alumnos desde su casa.
Te comparto a ti y nuestros lectores los sentimientos que surgieron a partir de esta determinación tan brusca, inesperada y repentina: Molestia en los padres de familia; se empezó a generar miedo en la población docente; algunos maestros mostraron ansiedad; se percibió desconcierto e inseguridad por su sueldo de los maestros; apareció el estrés por parte de los docentes porque había que hacer una planeación para que los alumnos trabajaran en casa, realizando actividades de aprendizaje desde el hogar, con el apoyo de sus familias y con la organización de los docentes; se organizaron sugerencias de actividades para compartir y alimentar el espacio de actividades de todas las secciones: inicial, preescolar, primaria y secundaria, considerando los materiales disponibles en casa, así como narraciones, cuentos, audios, poemas... Aún no imaginábamos la cantidad de trabajo que se tenía que crear.
Inicialmente la carga de contenidos fue desarrollada de manera inconsciente, no había claridad e información de qué padres trabajarían y cuáles no. Se organizaron los salones, y se dio saneamiento y limpieza en la institución. Muchas situaciones, creo que semejantes a las vividas en España, y otros países de América entre la Comunidad Educativa".
— ¿Qué factor está jugando el aspecto de valores y relaciones humanas, en el entorno educativo, durante el ejercicio de la docencia que estáis realizando en confinamiento?
"Algunos docentes y directores, en un primer momento, rehusaban usar la tecnología, evitaban el tener que capacitarse y familiarizarse con las aplicaciones tecnológicas, preferían mandar muchas listas de actividades, de contenidos y condiciones de aprendizaje sin considerar los escenarios, espacios, materiales y situaciones particulares de los padres de familia y alumnos. 
La Dirección de la escuela preocupada por la parte humana, por la conexión y el acercamiento con los alumnos, decide establecer el uso de la plataforma Zoom para trabajar en un principio, en el área socioemocional, al permitir, hablar y expresar lo que cada alumno sentía y experimentaba para saciar todo aquello que le inquietaba o interesaba decir respecto a lo que vivía en casa. Se abrazaron a distancia y se gozaron al verse a través de la pantalla. Una vez que pasó la emoción y el momento de saludarse, los maestros fueron introduciendo de manera sistemática y organizada algunos contenidos de aprendizaje.

"Hemos perdido el miedo a la pantalla, esa inseguridad, sentir que se exponían al hablar por este medio virtual con los alumnos al dar las clases y al ser observados por los padres de familia"

En su labor docente en confinamiento.
Esta situación real, permitió identificar las limitaciones en algunos maestros y maestras, desde lo personal hasta lo profesional, por lo que se hizo un acompañamiento a sus necesidades tecnológicas, organizativas, selección de aprendizajes significativos de acuerdo a la edad y con los recursos con los que se contaba en casa enalteciendo los valores con las familias; siendo generosos, amorosos, pacientes, colaboradores, participativos, honestos, estudiosos y respetuosos.
Dentro de esta perspectiva, una parte muy interesante que se descubrió en algunos docentes fue perder el miedo a la pantalla, esa inseguridad, sentir que se exponían al hablar por este medio virtual con los alumnos al dar las clases y al ser observados por los padres de familia. Poco a poco se fue mitigando esta situación, sintiéndose más seguros, confiables y acercándose a los compañeros docentes para mejorar sus áreas de oportunidad. Más que nunca se unieron, se acompañaron, empatizaron ante la gran sorpresa de usar tecnología que manejaban, pero no con la exigencia que el momento actual demanda."

— ¿Qué factores han podido intervenir en este hecho, entonces, de las relaciones humanas?

"Muchos factores intervienen y juegan un enorme papel en el aspecto de valores y en las relaciones humanas en este confinamiento. Surgen y aparecen ante las situaciones que día a día se van, pero seguirán presentándose. Me encontré ante situaciones profesionales en las que se despliegan y surgen una serie de actitudes desconocidas. Hechos que en un momento normal, en situaciones escolares presenciales se perciben, pero que en el confinamiento se descubren aún más. De ahí entonces que se observa el conflicto entre el ser y el deber ser. Acciones no desarrolladas a través de la relación alumno-docente, docente-padre de familia. Pude identificar las relaciones humanas y valores que florecieron. Muchas de estas situaciones son enormemente positivas y nos las estamos llevando de una situación dramática, como es la crisis del coronavirus.
He visto manifestarse la pasión por la actividad profesional; la investigación creativa; el diseño de planeación concreta y significativa; la relación entre los alumnos, maestro y padres de familia; la correspondencia entre lo cognoscitivo y lo afectivo; el aprendizaje y la motivación; el proyecto educativo como forma de organización; la búsqueda de comunicación y acercamiento emocional; la organización y jerarquía de aprendizajes significativas; el respeto desde a la visión tecnológica, desde el alumno hasta el padre de familia; el colectivo de alumnos como una unidad; la aceptación a los cambios; la priorización de contenidos significativos; y tantos y tantos otros, que deberíamos, sin duda, mantener en una situación normal en el aula, ahora que los hemos recuperado, o nos los hemos encontrado, durante el confinamiento."

"La pandemia ha permitido detener el tiempo para estar con nosotros mismos, conocernos y poner en práctica la tolerancia, la paciencia, la creatividad, escucharnos y escuchar a los otros, a concentrarnos, a organizar el día a día"

— En este sentido, ¿qué aspectos positivos estáis sacando de este nuevo modelo de educación que habéis tenido que acoger, casi de un día para otro? 
(Elizabeth, se emociona, se le ve en los ojos). "La pandemia ha permitido detener el tiempo para estar con nosotros mismos, conocernos y poner en practica la tolerancia, la paciencia, la creatividad, escucharnos y escuchar a los otros, a concentrarnos, a organizar el día a día.
De forma que la intensión educativa, familiar y laboral, pese a la situación, se pueda disfrutar, pueda ser un momento preciado para descubrir o fomentar los talentos que hay en cada uno de los integrantes de la casa, hacer equipo para desarrollar las labores y tareas familiares.
Preparándose para sus sesiones vivas y vitales.
Esta situación nos benefició también, no solo a conocernos sino a reconocernos para cultivarnos y conectar con la familia y con las personas para pensar en grande, en el bien común, en diferentes posibilidades, y abrirnos a distintas situaciones, revalidando los aprendizajes de los demás para que las acciones nos enseñen en el aprender a vivir en el hoy.
Como resultado de esto, se abrieron las ventanas de diversas posibilidades al observar las necesidades y crear los momentos para convertimos en artistas, chefs, músicos, cantantes, escultores, cuidadores del medio ambiente y para ser mejores personas."
— ¿Cómo están recibiendo las familias esta situación, donde sus hijos están todo el día en casa, y además de las tareas del hogar, a veces se suman la tareas académicas a realizar desde el propio hogar? 
"Los padres recibieron la noticia de confinamiento con angustia, desesperación, molestia y estrés. Cada familia tiene diferentes escenarios complejos, unos trabajan, otros cuidan a sus padres mayores, otros tienen familias grandes (tres hijos), otros son profesionales de la salud, y pocas madres o padres se dedican al hogar. Esto fue un limitante en el que el agotamiento, la falta de vinculación con los temas didácticos –porque no son maestros–, la paciencia y los pocos dispositivos tecnológicos con familias amplias, generó impactos conductuales y emocionales al desesperarse, no saber cómo hacerlo y qué hacer con sus hijos. Agregado a esto, las labores domésticas y la atención a la familia; lavar, guisar, ordenar, mantener las cosas en orden, estudiar, investigar y ayudar a los hijos es un escenario agotador y estresante.
En atención a esta problemática se organizaron con los padres de familia para establecer medios de comunicación que permitieron en una primera instancia escucharlos y fijar horarios y días de los encuentros virtuales en Zoom con los niños, con la finalidad de hacer la presentación del tema y actividades grupales, de manera que pudieran las familias apoyar para hacer las videollamadas de Zoom y al mismo tiempo estar comunicados por Whatsapp para atenderlos de manera personalizada, ya que son clases con no más de 18 niños por grupo. Algunos solicitaron el envío especifico de las actividades a sus correos por la falta de tiempo en Zoom.

Actualmente la mayoría de los padres de familia están apoyando y con buena actitud en la realización de trabajos y actividades

En este análisis, se consideraron las necesidades de los padres de familia, que son los que apoyan en estas tareas a los niños, al escuchar el mejor horario para la entrega de tareas sencillas y con elementos y materiales de casa, evitando generar mayor tensión para mantener y cuidar las relaciones sanas entre el trinomio: familia-alumno, escuela-familia, escuela-alumno. Actualmente la mayoría de los padres de familia están apoyando y con buena actitud en la realización de trabajos y actividades. Otros, desgraciadamente, han dado de baja a sus hijos por el desempleo y la falta de recursos."
— ¿Qué futuro vislumbráis para la enseñanza en un horizonte próximo, medio y a largo plazo, con esta nueva modalidad educativa? 
(Vuelve la sonrisa a los ojos de Elizabeth.) "El futuro próximo que percibo es la solidaridad y la preocupación de uno mismo y de los otros, la compañía, las intenciones en lo que hacemos, poder escuchar atentamente, relajar la mente, conectarnos, tener gratitud por estas sanos, ser empáticos, dar y recibir, comunicarnos a través de la palabra, más limpia, más bonito, más claro, estar en el presente, valorar el tiempo para estar en familia, ser ingeniosos, creativos, tolerantes, bondadosos y guías para ayudar y colaborar. Hacer que se valore la escuela y la función tan grata e interesante del docente.
También nos viene el decidirse a usar herramientas tecnológicas, que colaboren al trabajo pedagógico a distancia que colabore a la explicación de contenidos y aprendizajes clave para los niñas y niñas.
Por otro lado, el futuro medio permite replantear en qué podemos progresar, cómo podemos ampliar nuestro panorama, disfrutar cada momento, dar y recibir, ser agentes transformadores e innovadores, hacer cadenas de cambio en el trabajo pedagógico y didáctico para contribuir al compromiso educativo. Pensar que los salones de clases se pueden convertir en espacios alegres e interesantes para participar, colaborar, diseñar y compartir clases prácticas lúdicas e interesantes.

"La preparación y la capacitación van a ir unidos en eslabones de unión y conexión entre continente a continente, sin existir fronteras digitales que permitan el acercamiento y la actualización de todo docente"

Se trata de mantener canales positivos de comunicación que restablezcan las relaciones sanas entre los padres de familia y la escuela. Establecer espacios de convivencia, de vernos como personas que sentimos y que también nos equivocamos porque nadie tiene la verdad absoluta.
Finalmente, el futuro largo va a permitir respetar el medio ambiente y su cuidado, desarrollar una conciencia ecológica, valorizar la libertad, la socialización, la amistad, la fraternidad, la comunicación en amor para trabajar y dar peso al aspecto socioemocional de manera holística e integral, respeto al medio ambiente y a su cuidado.
En definitiva, la preparación y la capacitación van a ir unidos en eslabones de unión y conexión entre continente a continente, sin existir fronteras digitales que permitan el acercamiento y la actualización de todo docente. Nos corresponde desaparecer el conformismo, la individualización, la indiferencia y el distanciamiento para integrar la aceptación a los cambios, la empatía, la salud, la bondad, el amor, la comunicación oral y escrita, la resiliencia, la conexión ambiental y la conexión humana.
De esta manera, estoy segura de que la expresión de emociones y sentimientos será indispensable considerarlas para los posibles problemas mentales, de ansiedad o angustia, y derivado de esto la salud se verá favorecida. Por otro lado, repensar en el diseño de actividades pedagógicas es poner en juego escenarios didácticos transversales, significativos y flexibles, en donde se prepondere la organización, la sistematización, la resolución de problemas, la tolerancia, la imaginación, la creatividad. Planear lo relevante y averiguar lo que le interesa y conecta al alumno para cultivarlo y enamorarlo a través de un enfoque educativo, para la vida misma."

Únete los miércoles a "Lengua 15"

Nuestra sesión Zoom, donde están presentes desde México a España, y viceversa la "Lengua Española" y las emociones.
El próximo miércoles 20, a partir de las 19,00 horas, podrás escuchar las ponencias de:
Cati en clases.
1.- Cati Martín, con "La importancia del lenguaje en el razonamiento lógico y matemático desde infantil". Ella es Diplomada en Infantil y coordina el proyecto de Matemáticas, CEIP Toscal Longuera, Islas Canarias, España.
2.- Elizabeth Palomares, con "Amar la educación, frente a una vida y clases en confinamiento". Ella es Profesora de Preescolar, Licenciada en Pedagogía y Maestría en Educación con acentuación en Desarrollo Cognitivo, en México.
Si quieres participar, como público, y recibir tu invitación, solo tienes que escribir antes del miércoles a [email protected] No te lo pierdas en un foro para conocer metodologías y hablar sobre ellas.