El sector privado de educación infantil, en riesgo de desaparecer

Los educadores infantiles del sector privado, representados por Acade, han advertido del "grave riesgo" que corren de desaparecer por el prolongado cierre de los centros por el coronavirus y otros factores de preocupación que ya existían: costes laborales, caída de natalidad y competencia desleal.

La Asociación de Centros Autónomos de Enseñanza Privada (Acade) ha advertido este lunes de la grave crisis que atraviesa el sector privado de centros de educación infantil, donde -recuerda en una nota- prestan sus servicios más de 5.100 empresas que dan empleo a 30.000 profesionales, que educan a unos 205.000 alumnos.

Para la asociación, las soluciones al problema pasarían por ayudas directas al sector para paliar los efectos del cierre y por políticas de gratuidad del segmento de cero a tres años a través de la financiación directa a las familias, con cheque escolar y desgravación fiscal, como ya se hace "con muy buenos resultados", en su opinión, en muchas comunidades y municipios.

Si desaparecieran estos centros y el Estado tuviera que ocuparse de la escolarización de sus actuales alumnos, el gasto público educativo debería aumentar en unos 1.160 millones de euros al año, una décima del Producto Interior Bruto, según cifra la asociación. 

Por su parte, representantes de la Asociación de Centros Infantiles de Tenerife (Acinte) también han advertido estas semanas del riesgo de cierre ante la falta de ingresos y el temor de que muchas familias decidan llevar a sus hijos a ludotecas y otros espacios similares que, afirman, han proliferado últimamente. 

Los centros infantiles de 0 a 3 años de la capital tinerfeña, que en su mayoría son pymes o micropymes que se sufragan a través de las aportaciones de las familias y esa financiación se ha visto interrumpida por el cierre de la actividad, lo que pone en riesgo su continuidad y la de sus proyectos educativos

Ante esta situación, el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha indicado que estudiará una propuesta de colaboración con los centros infantiles de 0 a 3 años del municipio, que en su mayoría son pymes o micropymes que se sufragan a través de las aportaciones de las familias y esa financiación se ha visto interrumpida por el cierre de la actividad, lo que pone en riesgo su continuidad y la de sus proyectos educativos.

Los docentes temen que muchas familias opten por llevar a sus pequeños a ludotecas y otros espacios que han proliferado en los últimos tiempos, pues consideran que las escuelas infantiles son los únicos establecimientos apropiados para la incorporación de los niños hasta 3 años, que poseen autorización administrativa y que cumplen con todos los requisitos legales establecidos.

Tan solo el municipio de Santa Cruz de Tenerife cuenta con 1.378 alumnos escolarizados de 0 a 3 años, de los cuales 1.199 están en 21 centros privados; 140 niños en dos centros públicos y 39 menores en un colegio. 

Educación destina 5,28 millones a subvenciones a #escuelas #infantiles municipales y privadas

Los Ayuntamientos pueden solicitar estas ayudas para gastos corrientes hasta el 17 de agosto, y los centros privados hasta el 24 de este mismo mes

+info: https://t.co/tnFCReU70D pic.twitter.com/O3lYN3Wp9H