Nuevas ayudas para las personas en riesgo de exclusión social

El Servicio Canario de Empleo (SCE) ha convocado las subvenciones para los itinerarios integrados de inserción laboral destinados a personas en riesgo de exclusión social, con discapacidad e inmigrantes, con una dotación de tres millones de euros, 400.000 euros más que el año pasado

Según ha informado el director del SCE en un comunicado, Sergio Alonso, con esta partida las entidades orientarán a un total de 321 personas, de las que cerca de un centenar deberán ser contratadas tras finalizar el programa.

En esta edición se incrementa el coste por plaza y mes que se les abona a las entidades con lo que mejorará la intervención personalizada de los usuarios que participen, ha indicado Alonso.

De los tres millones de euros presupuestados, 1.689.600 euros irán dirigidos a facilitar la inserción laboral de personas en exclusión social o en riesgo de padecerla; 144.000 euros a personas inmigrantes y 1.248.000 euros a personas con discapacidad.

Los itinerarios integrados de inserción laboral están enmarcadas dentro del Fondo Social Europeo, y facilitan la inserción laboral de personas en riesgo de exclusión social, con discapacidad e inmigrantes.

Los proyectos que desarrollen las entidades, y que deberán tener como mínimo un total de mil horas, comenzarán con la acogida y diagnóstico de cada caso, una acción formativa adaptada a sus particularidades y necesidades, y posteriormente se le apoyará para favorecer su inserción laboral con técnicas de búsqueda de empleo y se le gestionará prácticas no laborales en empresas.

Los destinatarios de estos itinerarios de inserción laboral, son personas en desventaja social desempleadas e inscritas en la oficina de empleo y que se encuentran dentro de los colectivos de personas en exclusión social o en riesgo de padecerla, inmigrantes y personas con discapacidad física, psíquica y sensorial.

Más del 55 % de las personas destinatarias del proyecto deberán ser mujeres y tendrán prioridad las que hayan sido víctimas de violencia de género.

La finalidad de estos proyectos es mejorar la empleabilidad y la inserción laboral de los colectivos a los que van dirigidos, aumentando su competitividad y proporcionando a las personas desempleadas con especiales dificultades el apoyo que necesitan para mejorar su capacitación profesional.