Cómo nos afectará la huelga de los estibadores

La huelga de estibadores que ha comenzado hoy lunes está teniendo un seguimiento total, casi del 100 %, en los puertos españoles, según los datos ofrecidos por Antolín Goya, coordinador general de la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar. Los servicios mínimos han permitido que la estiba en puertos como el de La Luz opere con normalidad, aunque "a un ritmo un 30% más lento".

Y según Puertos del Estado, la huelga se está desarrollando de acuerdo con los términos establecidos (se trabajan las horas pares), se están cumpliendo los servicios mínimos fijados por el Ministerio de Fomento y no se han detectado bajos rendimientos en las horas pares.
Los servicios mínimos se están respetando en particular en el tráfico de pasajeros desde la península a Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla, y en los trayectos interinsulares.
No obstante, las navieras han reducido al mínimo los trabajos en los puertos.
La primera jornada de paro se está desarrollando en general sin incidentes y se cumplen unos servicios mínimos que los estibadores consideran "abusivos", dijo Goya en la convocatoria de prensa de este lunes 5 de junio, quien subrayó que siguen abiertos a cualquier negociación que les permita garantía en el empleo.

Los estibadores han convocado ocho jornadas de huelga hasta el 23 de junio, en defensa de sus puestos de trabajo. Los paros se repetirán en las horas impares de los días 7, 9, 19, 21 y 23 de junio, mientras que para el miércoles 14 está prevista una huelga ininterrumpida de 48 horas, desde las 8 de la mañana hasta la misma hora del viernes 16.

El amplio seguimiento de la protesta hace que la representación sindical se sienta "reforzada y respaldada" en una medida que no les gusta, no sólo por los efectos sobre la nómina de los trabajadores, sino también por un tráfico internacional que tanto ha costado consolidar en los puertos españoles, explicó. Antolín Goya responsabilizó de esta situación al Gobierno, que con el decreto de liberalización ha dado a las empresas estibadoras "una situación de privilegio", un poder que están utilizando para boicotear y bloquear un acuerdo con los estibadores.

Hasta ahora, los 6.500 estibadores portuarios españoles tienen contrato indefinido, pero a partir del decreto las empresas estibadoras no garantizan la totalidad del empleo y "pueden elegir si somos empleados suyos o no", así como proceder al despido gratuito, denunció.

Image

Antonín Goya (centro) durante la rueda de prensa que ha ofrecido hoy en Santa Cruz de Tenerife| EFE


Servicios mínimos abusivos

Goya insistió en que el seguimiento de la huelga es absoluto "dentro del poco margen" que permiten un decreto de servicios mínimos que los estibadores consideran abusivo y que han recurrido a los tribunales, aunque el fallo se producirá dentro de unos meses. Antolín Goya acusó además a "alguna sociedad de estiba" de haber intentado incrementar los servicios mínimos por su cuenta.

Ahora mismo, "no hay mesa de negociación" abierta, pero esperamos que a lo largo del desarrollo de la protesta las empresas se avengan a sentarse con los estibadores, señaló el coordinador de la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar.

Afirmó que los trabajadores "están en condiciones de afrontar una negociación" en la que lo prioritario será "que quede claramente definido quiénes son los empleadores y quiénes son los empleados". "En cuanto se aclare nuestro futuro, en cuanto se aclare que tenemos empleo en esas empresas, recuperaremos la normalidad y podremos seguir avanzando en las negociaciones", garantizó.

"No queremos crear un daño mayor, sino clarificar si los 6.500 trabajadores tienen empleo o no", garantizó el líder sindical.

Los estibadores son un colectivo clave para la actividad portuaria, dado que se encargan de cargar y descargar de los barcos la mercancía que entra y sale por los puertos. Por ello, una huelga de estas características podría bloquear este tránsito, con el consiguiente perjuicio para muchas empresas así como para el conjunto de la economía.

Dada su importancia para la región, el delegado sindical de CETM, el mayoritario de la estiba a nivel nacional, Roberto Noda, ha asegurado a AtlánticoHoy que, a pesar de lo que temen los comerciantes, "no habrá ningún problema de desabastecimiento",  mientras subraya que la huelga que han planteado es "razonable y respetuosa con la sociedad".

"Vamos a evitar cualquier problema de abastecimiento de mercancías. No queremos perjudicar a nadie"

Fepeco teme que la construcción se pueda paralizar 

Pese a las garantías que ofrecen los estibadores para evitar el desabastecimiento, la patronal de la construcción Fepeco ha advertido hoy de que la huelga de los estibadores puede paralizar la actividad en este sector por el posible desabastecimiento de materiales y materias primas para el normal funcionamiento de las empresas y para las obras que están en curso.

La Federación Provincial de Entidades de la Construcción (Fepeco) de Santa Cruz de Tenerife precisa en un comunicado que las obras tienen un plazo de ejecución restringido y hay trabajos de reforma, rehabilitación, mantenimiento, conservación y regeneración del sector hotelero que se realizan en esta época para aprovechar la temporada baja.

Añade que la huelga de estibadores puede tener una preocupante repercusión negativa en las obras públicas tanto de los cabildos como de los ayuntamientos.

La inquietud es de especial importancia para los productos extracomunitarios ya que las navieras "desde que advierten irregularidades en los puertos canarios o peninsulares, desvían las mercancías a puertos más próximos que no están comprendidos en el territorio español como Malta o Liborno".

Ello significaría el desabastecimiento del mercado local en cuanto a materiales de construcción, afirma Fepeco, que señala que la huelga puede tener efectos negativos en el empleo y en la supervivencia de las empresas que tienen que abastecerse de materias primas importadas para la producción normal y cumplimiento de plazos de terminación de obras

Sobre la posibilidad de retrasos en la llegada de mercancía
a los comercios, Noda recalca que desde su colectivo "vamos a evitar
cualquier problema en este sentido. No
queremos perjudicar a nadie". En la misma línea, insiste en lanzar un mensaje de tranquilidad y recuerda que establecerán
unos servicios mínimos en función de los tipos de mercancías que lleguen a puerto, especialmente si son perecederas.

El delegado sindical matiza que el parón laboral será, en principio, el "lunes, miércoles y viernes de esta semana, y siempre a horas alternas". "El puerto trabaja las 24 horas y, de las mismas, trabajaríamos 12, pero si viene un
barco que tengamos que descargar a las dos de la mañana, se trabajará", avanza.

Image
Roberto Noda | CEDIDA

Para garantizar este punto, ya hace dos meses que representantes de los estibadores se reunieron en Presidencia del Gobierno con el presidente regional, Fernando Clavijo, a quien garantizaron que "no habría ningún problema de
desabastecimiento" y que," si venía algún tipo de mercancía especial o que  implicase alguna urgencia no habría inconveniente en atenderla", sin olvidar "aquella que necesite hacer trasbordo hasta alcanzar las islas menores". "No queremos afectar al empresario", insiste.

"Donde queremos hacer presión es en la empresa,
para que se sienten a negociar de forma real, y no con un tira y afloja que al final no quede
en nada", recalca Noda.

La estiba en La Luz opera "a un ritmo un 30% más lento"

El sector de la estiba opera con normalidad en el Puerto de La Luz y de Las Palmas en la primera jornada de huelga convocada por la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar, aunque la carga y descarga de las importaciones y exportaciones se hace a un ritmo un 30 % más lento.

Así lo ha manifestado el director del puerto, Salvador Capella, quien ha precisado que solo en Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla, dada su lejanía con la Península, se han establecido servicios mínimos del cien por cien en la carga y descarga de las importaciones y exportaciones, algo que no comparten los estibadores, ya que estiman que el decreto que liberaliza el sector, ya en vigor, sólo obliga a garantizar que no haya desabastecimiento de este tipo de mercancías.

Capella ha destacado que en lo que va de jornada no se ha registrado incidente alguno en La Luz y ha confiado en que las partes implicadas en la protesta, convocada por los estibadores por el desacuerdo que mantienen con la patronal Anesco sobre su subrogación y permanencia en los centros portuarios de empleo (CPE) ante el nuevo escenario que suscita la liberalización del sector, lleguen pronto a un acuerdo.

El director del Puerto de La Luz ha recalcado que la Autoridad Portuaria de Las Palmas actúa como "vigilante" y ofrece un "servicio pasivo" en este conflicto, si bien ha considerado que su presidente, Luis Ibarra, gran conocedor del sector de la estiba, puede "aportar bastante" y contribuir así a la pronta resolución del conflicto.

Aunque ha recalcado que "la salud de los puertos españoles es muy buena", Capella ha estimado que esta huelga "puede hacer daño", al tiempo que ha confiado en que la protesta ininterrumpida de 48 horas prevista para el 14 de julio no obligue a las navieras a desviar barcos con mercancías en tránsito o paralice su operativa desde el origen, como ha ocurrido en otras ocasiones.

Declaraciones del ministro de Fomento, Iñigo De la Serna 

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha destacado hoy la normalidad en el arranque de la primera jornada de huelga de las ocho convocadas por los sindicatos de estibadores en la red de puertos españoles, y ha cifrado su seguimiento en "casi el cien por cien". 

En declaraciones tras el acto de inicio de obras de mantenimiento del Puente Internacional del Guadiana en Ayamonte (Huelva), ha indicado que está a la espera de conocer la situación real de los puertos, y ha insistido en que el papel de su departamento será "evaluar, seguir y exigir que se cumplan los servicios mínimos". 

En una comparecencia posterior en Lepe (Huelva), una vez recopilados los datos de lo sucedido durante la mañana, ha recalcado que "la huelga se está cumpliendo según los términos establecidos en la convocatoria, es decir, se está parando en horas pares, trabajando en impares y se están respetando los servicios mínimos". 

El ministro ha señalado que el seguimiento ha sido "del cien por cien", salvo en el puerto de Cartagena, que "tiene una singularidad especial". 

Ha apuntado que "no se han constatado incidentes reseñables en ningún puerto", salvo en el de Motril (Granada), ya que no se han cumplido los servicios mínimos en el caso del buque Motril-Tánger, o en el de Ferrol, donde se ha impedido la operativa en un buque por la intervención de los estibadores. 

"Salvo estos incidentes aislados, se puede considerar que el seguimiento es del cien por cien y que la normalidad está garantizada", ha indicado De la Serna, que ha subrayado "la necesidad de que sindicatos y empresas se sienten a negociar". 

El diálogo
"Lo normal sería sentarse de nuevo en un clima de diálogo abierto a cerrar un acuerdo tendente, tal y como está contemplado en el real decreto ley y el decreto que lo desarrolla, a garantizar el mantenimiento del empleo y la mejora de la productividad de nuestros puertos", ha añadido De la Serna. 

Fomento ha fijado unos servicios mínimos de hasta el 100 % durante la huelga convocada por los estibadores en las operaciones que afecten a mercancías perecederas y peligrosas, pasajeros, situaciones de emergencia y productos esenciales para las islas, Ceuta y Melilla. 

Además, se exigirá el porcentaje necesario del servicio para garantizar un rendimiento no inferior al 50 % del promedio del año natural anterior en jornada comparable (horario y tipo de mercancía). 

Desde el Ministerio se ha creado un comité interministerial, que se ha activado a primera hora de la mañana y que estará analizando la situación con la información que le llegue desde las autoridades portuarias

Antecedentes
A pesar de la confianza de los sindicatos en que el pasado jueves se pudiera poner fin al conflicto de la estiba, la situación ha dado un vuelco tras el cambio de actitud de la patronal que, según el coordinador general de la Cetm, Antolín Goya, se ha "radicalizado".

"La huelga no es lo que nosotros queríamos. Nos hemos visto obligados y era nuestra última opción"

Goya señala que los estibadores se sienten "maltratados y engañados" por la patronal, después de que la semana pasada se les hiciera una propuesta y parecía que había un compromiso de mantenimiento del empleo y de permanencia de las empresas en los centros portuarios de empleo (CPE).

"La huelga no es lo que nosotros queríamos. Nos hemos visto obligados y era nuestra última opción pero el decreto que se aprobó en el Consejo de Ministros dejaba el tema en manos de la negociación colectiva con las empresas", ha insistido su compañero Noda.

Los estibadores habían ofrecido a la patronal un 10% de su salario sobre la mesa, como rebaja salarial, para que se subrogase al 100% de la plantilla, "pero la estiba va a seguir trabajando en el mismo modelo o en uno muy parecido al que tiene. Las empresas que están dentro de la patronal ahora mismo van a seguir operando, los únicos que estamos en el punto de mira somos nosotros", lamenta Noda.

Image

Contenedores acumulados | IMAGEN DE LA RED

 El decreto que se aprobó hace poco lo que viene a decir es que, si las empresas "no están de acuerdo en subrogarnos nos pueden despedir y el mismo se lo paga el Gobierno con dinero público. Las empresas se ven ahora con poder. Pueden decidir echar a  la calle a los trabajadores proque el despido no les cuesta nada y contratar unos nuevos con otras condiciones. Dejarían de existir los convenios colectivos a base de luchas y de años".

"Podemos negociar lo que quieran siempre y cuando se nos garanticen los puestos de trabajo a los 191 trabajadores que ahora mismo están en la plantilla del puerto tinerfeño", subraya Noda, quien insiste en que "ninguna de las empresas que está ahora mismo en la estiba está en quiebra u obtiene malos resultados, al revés. Si trabajan con nostros desde hace muchos años y han tenido beneficios, por qué hacerlo con un trabajador temporal, pues al final al que van a precarizar con todo esto es al trabajador".

"Podemos negociar lo que quieran siempre y cuando se nos garanticen los puestos de trabajo a los 191 trabajadores que ahora mismo están en la plantilla del puerto tinerfeño"

Los puestos de trabajo, la prioridad
Las empresas tienen "serias dudas de cuántos de nosotros pueden ser o no ser sus empleados y hasta que no se aclare esa incógnita, todo lo demás es absolutamente intrascendente para nosotros", ha matizado Goya.

En su opinión, después de que el Gobierno no quisiera solucionar la situación, ahora "nos encontramos" con una patronal que, tras la aprobación del real decreto-ley de reforma de la estiba, se ha sentado a negociar con una posición de poder, que quiere ejercer y, por lo tanto, "cuestionar nuestro trabajo".

Ante esa situación, "desgraciadamente", a los trabajadores les queda ejercitar su derecho a la huelga y Goya ha adelantado que, probablemente, los sindicatos presentarán nuevos preavisos de paros para incrementar en semanas consecutivas el nivel de su protesta.

Imposibilidad de avanzar

El coordinador general de la Cetm, Antolín Goya ha precisado que la negociación no está rota, pero "está claro que hay una situación de imposibilidad de poder avanzar" y los sindicatos esperan ahora a que Anesco conteste a su propuesta y les convoque a una reunión cuando crea que es oportuno, "siempre y cuando lo que se vaya a aclarar es si tenemos futuro o no y si tenemos empleo o no", ha concluido.

Los sindicatos, tras el principio de acuerdo alcanzado con Anesco el pasado 22 de mayo que permitió suspender las cinco primeras jornadas de huelga de las ocho convocadas, tenían "un nivel de optimismo considerable", pero la falta de respuesta de la patronal a la propuesta de subrogación y de permanencia en los centros portuarios de empleo (CPE) les mostró que la misma ya no "garantiza el empleo, sino que ahora  quiere abrir un proceso en cada uno de los puertos, para luego discutir si subrogan al personal o no y en qué condiciones", ha detallado Goya.

Además, ha lamentado que "ni siquiera son capaces de garantizar durante el posible período de negociación un espacio de estabilidad y el mantenimiento del empleo y la permanencia en los CPEs", por lo que "no entendemos absolutamente nada".

Goya ha añadido que, para que pueda existir una negociación entre empresas y trabajadores, lo primero que hay que aclarar es quiénes son los empleadores y quiénes sus empleados y parece que "aquí no somos empleados de nadie".