La Aldea aplaude la apertura del primer tramo de la carretera que acabará con su aislamiento e inseguridad

 

El Gobierno de Canarias ha inaugurado hoy viernes los siete primeros kilómetros de la nueva carretera de La Aldea (Gran Canaria), una obra de 89 millones de euros de presupuesto que incluye el túnel más largo excavado hasta la fecha en las islas y que solventa los graves problemas de seguridad que tenía la antigua vía GC-200, entre El Risco y Andén Verde.

Durante su inauguración, el presidente de la comunidad autónoma, Fernando Clavijo, ha destacado la puesta en marcha del túnel más largo de Canarias (3.162 metros), que ha sido calificado por los técnicos como "el más seguro de España", y ha anunciado que durante este verano estarán terminados los tres kilómetros restantes de la primera fase. Si no surgen contratiempos, el 30 de junio. 
Clavijo ha estado acompañado por el director general de Carreteras del Ministerio de Fomento, Jorge Urrecho; la delegada del Gobierno en Canarias, Mercedes Roldós, y el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales. La inauguración de la carretera también ha congregado a los alcaldes de La Aldea, Tomás Pérez; Agaete, Juan Ramón Martín; y Artenara, Roberto García, además de a diputados y senadores nacionales, parlamentarios regionales, consejeros insulares y ediles de distintos municipios del norte grancanario. 

El presidente regional ha reiterado el "compromiso" del Ejecutivo con esta carretera y ha pedido la colaboración a todas las administraciones públicas para, "con un momento económico diferente", dar "un impulso definitivo a una obra tan demandada por la ciudadanía". 

Segunda fase
Clavijo ha recordado que aún queda la segunda fase de la carretera, que unirá El Risco y Agaete, para la que se precisa una inversión que podría alcanzar los 190 millones de euros, con el objetivo de "atender de forma definitiva las demandas de los aldeanos y aldeanas". 
También ha subrayado que las administraciones públicas piden "disculpas" a los aldeanos porque, por omisión o por acción, no han sabido sacar adelante una obra que, "si bien es complicada y no todo depende de las esas instituciones, se ha dilatado en el tiempo". 

Aislamiento
El nuevo tramo puesto hoy en servicio empieza a poner fin al aislamiento por el norte que soporta el municipio de La Aldea, después de que el pasado mes de noviembre se procediese al cierre de la antigua carretera, la GC-200, tras un nuevo desprendimiento.
Por su parte, el vicepresidente y consejero de Obras Públicas del Gobierno canario, Pablo Rodríguez, ha agradecido a sus antecesores en el cargo "el esfuerzo para que hoy la nueva carretera, tan necesaria para la isla, sea una realidad, y a todos los aldeanos que han luchado "con tesón para conseguirlo". 

Compensación

Tras recordar que el Estado no ha cumplido el Convenio de Carreteras con Canarias y que eso ha retrasado las obras de esta vía, Antonio Morales se ha congratulado por la puesta en marcha de la nueva carretera y ha abogado por un acuerdo institucional para impulsar la construcción de la segunda fase, que permita licitar este mismo año los trabajos y que se ejecuten en tres o cuatro años.

Asimismo, Morales ha anunciado una partida inicial de 250.000 euros para los aldeanos para compensar tanto a las familias como a los negocios los perjuicios sufridos por estar la vía cerrada al tráfico durante tanto el tiempo. 

La delegada del Gobierno, Mercedes Roldós, ha destacado la aprobación en 2016 de una partida finalista de 27 millones de euros para la carretera de La Aldea, y ha recordado que en el proyecto de presupuestos de 2017 ha vuelto a consignar otros 27 millones finalistas para que los aldeanos puedan abordar la segunda fase. 

Roldós ha pedido al Gobierno de Canarias y al Cabildo que, "además de hacer promesas, las cumplan, y que la misma manera que el Ejecutivo de España cumple, el resto de las administraciones también", para que los aldeanos dispongan de la carretera en su totalidad lo antes posible. 

"Hoy es un día para toda los aldeanos, para los que están y los que no. Este es un pueblo que ha sufrido mucho la incomunicación a lo largo de la historia y que hoy cumple el sueño tener casi la mitad de la vía fuera de las inclemencias del tiempo y de la inseguridad que representaba el paso de Andén Verde. Hay que compartir esta alegría con todos los que han ayudado para que saliera adelante", ha destacado el alcalde Tomás Pérez.