Desde la restauración, ¡p'alante... aunque se presente complicado!

¡De qué escribir dadas las circunstancias! Pasa a veces. Más aún, ¿qué relatar acerca de la restauración en estos días en los que contenemos la respiración contenida ante el alud de informaciones? ¿Qué exponer de platos o de vinos sin caer en frivolidades ante el panorama principalmente en Tenerife?

 

Un servidor que es periodista, gastronómico (obsérvese la coma, así que Periodista ante todo) podría con este preámbulo hacer intuir al lector-a que se hay personas de los sectores implicados que van a bajar los brazos. ¡En absoluto! Por una parte, los que manejamos la comunicación, con la base del periodismo profesional -desde hace casi 40 años en mi caso- estamos realizando una labor intensa de selección de la información en nuestras redes y la de nuestros medios.

 

Trillamos lo que resulta falso (o fake). Buscamos, desde grupos de wasap por ejemplo, unificar criterios para ser más potentes en los mensajes (foto de portada, plato de .

 

https://atlanticohoy.com/wp-content/uploads/migrate/posts/standard/2020/3/17/10/50C2OHVNIVE3I6L07T3SL81CIXOHBROZ/H8U6CCRGPURD4O6Z.jpg

 

Toda esa labor va implícita en la profesión, en la ética y la deontología y se practica, en este caso como periodista freelance. Hoy, cuando escribo, he notado cierto desánimo entre algún cocinero-a y colega. Ya no como periodista sino como persona.

 

En esta batidora a la que nos aboca casi a diario la pendemia hay también que tomar un respiro, reflexionar. No podemos estar alerta de forma perenne aunque la situación nos fuerce a estar maniatados. Un alto en el camino. "Afilar el hacha" que ya vendrán otros árboles que talar.
Se trata, una vez más, de hacer piña, también desde la gastronomía, además de contribuir al bienestar psicológico y, de paso, contribuir a una alimentación sana en circunstancias anómalas.

 

 
https://atlanticohoy.com/wp-content/uploads/migrate/posts/standard/2020/3/17/10/50C2OHVNIVE3I6L07T3SL81CIXOHBROZ/UERTJU5QOXD7YSA8.jpg

Snack Manzana baby del restaurante Cumai (Pto. de la Cruz) para el Puzzle | Francisco Belín