Curiosidades gastronómicas: 10 alimentos que le gustan al cerebro

Tuvigú

“El cerebro no come de todo. Es un “gran gourmet”, afirma la neurocientífica y divulgadora Raquel Marín.  Es capaz de saciarse con un olor intenso, subraya la experta. Es el cerebro el que crea los sabores y olores, y el que nos hace extasiarnos con ellos.

Según la especialista, los alimentos que le gustan al cerebro son los que le van bien para funcionar mejor, con independencia del éxtasis y emociones del cerebro con elixires y manjares exquisitos. Ese aspecto pertenece a la  “neurogastronomía”.

Con Raquel Marín nos adentramos en diez vertientes que son de la apetencia del que da las órdenes a nuestro organismo.

Agua. El cerebro está fundamentalmente compuesto por agua. No olvides beber dos litros al día para que tu cerebro se mantenga joven y saludable.

Pescado. Los más grasos o “azules” son esenciales para un cerebro saludable.  Sardina, caballa, chicharro, arenque, salmón, bonito, trucha, atún y los mejillones, entre otros, son una fuente rica en omega 3. 

Espinacas. Las espinacas contienen abundante vitamina A y folato, vitamina B9, que son beneficiosos en la prevención de la neurodegeneración.  También tiene vitaminas E y C, antioxidantes naturales que contribuyen a reducir el estrés oxidativo, lo que es lo mismo, residuos moleculares que hay que eliminar.

Té verde. El té verde contiene epigalocatequina, un potente antioxidante y protector de las neuronas. Respecto al café, la cafeína contribuye en dosis bajas (una taza al día) a proteger nuestras neuronas, sobre todo las dopaminérgicas que se afectan en Parkinson. ¡Pero sin azúcar!

Cúrcuma. Contiene curcumina con efectos beneficiosos para el cerebro: es anti-inflamatorio, fomenta la regeneración neuronal, es un potente antioxidante y protege las neuronas en algunas enfermedades como el Alzheimer y Parkinson. 

Semillas de linaza o chía. Muy ricos en ácidos grasos poliinsaturados que las neuronas necesitan para su actividad. Estos granos son una fuente maravillosa de omega 3 porque contienen ácido gamma linolénico. También contienen algunos minerales que las neuronas utilizan, como el potasio y el fósforo. 

Frutos secos. Las nueces, pistachos, anacardos, almendras o cacahuetes son ricos en ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados (las grasas funcionales que le gustan al cerebro para su funcionamiento). También son ricas en algunos minerales que se necesitan para la comunicación entre las neuronas, como el potasio, el calcio, el fósforo, el zinc. 

Tomate. El tomate contiene licopeno, un potente carotenoide antioxidante y anti-inflamatorio que contribuye a prevenir el Alzheimer y ayuda a mejorar las secuelas de los accidentes cerebro-vasculares. 

Frutos del bosque. Los arándanos, fresas, frambuesas, grosellas, moras y, en general, los frutos del bosque de colores llamativos  son ricos en flavonoides (un polifenol), pigmentos con propiedades antioxidantes que ayudan a reducir el estrés oxidativo y proteger nuestras neuronas. 

Chocolate negro. El chocolate negro contiene abundantes minerales (potasio, fósforo) esenciales para el correcto funcionamiento de las neuronas. Tiene propiedades para mejorar la circulación cerebral. Se ha demostrado científicamente que una dosis moderada de cacao al día contribuye a mantener el cerebro saludable. Importante: Se debe tomar sin azúcar refinada.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

ÚLTIMAS NOTICIAS

CajaSiete Banner Noviembre