El consejero de Sanidad considera "insólita" la escasez de inspectores sanitarios en Canarias

El consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Blas trujillo, admitió este lunes que la escasez de inspectores sanitarios, la falta de medios para desarrollar su trabajo y sus precarias condiciones laborales constituyen una situación "insólita" que es preciso corregir.

No solo ellos, sino todos los integrantes del departamento de Salud Pública del Gobierno de Canarias "han hecho una labor inimaginable, vistas las carencias que tienen", con ocasión de la pandemia, dijo Trujillo en la Comisión de Sanidad del Parlamento de Canarias.

El consejero respondió a dos preguntas sobre la inspección sanitaria por parte de la diputada de NC Sandra Hormiga y del diputado del PP Carlos Ester, quienes denunciaron que Canarias cuenta con un inspector sanitario por cada 25.000 habitantes, cuando la media española es de uno por cada 12.500, y que son el mismo número de profesionales desde hace veinte años. Además, se trata de los profesionales encargados de inspeccionar el cumplimiento de las normas sanitarias en unos momentos tan difíciles por la incidencia del covid-19, coincidieron.

Estos inspectores tienen cortado el acceso a la carrera profesional, están mal retribuidos, se desplazan en sus propios vehículos o en guagua e incluso utilizan sus propios equipos informáticos, denunciaron los diputados, y el consejero coincidió en el diagnóstico y mostró su sorpresa al llegar al cargo por estas condiciones.

De hecho, Blas Trujillo halagó su dedicación y profesionalidad, cuando por ejemplo han acompañado en los fines de semana a las fuerzas de seguridad para atajar fiestas ilegales cuando no tienen asignados ese tipo de turnos. 

Blas Trujillo explicó que se ha reunido recientemente con los representantes del colectivo y constató la escasez de plantilla, la baja retribución, la falta de acceso a la carrera profesional, la ausencia de medios de transporte y la escasez de medios informáticos. De momento, se ha abierto una mesa general de negociación para abordar todos estos asuntos, dijo el consejero, y anunció que hay previstos dos procesos para incorporar más personal, hasta veinte plazas entre farmacéuticos y veterinarios.

También habrá una modificación puntual de la relación de puestos de trabajo para incorporar el complemento de destino y el complemento específico.

Trujillo dijo también que su departamento está considerando promulgar una normativa que regule y actualice las características con las que realizan su trabajo.

"Creo que en esto vamos a estar todos de acuerdo, un servicio como ese es absolutamente necesario" y los inspectores están demostrando una gran profesionalidad contra la pandemia a pesar de sus condiciones laborales precarias, subrayó el consejero.