Conoce, 'Calderón', el proyecto que trae el tacto y sonido de los cetáceos a niños y jóvenes con discapacidad

Tubigú

Nace una propuesta de ocio inclusivo para los niños y jóvenes con discapacidad que, bajo el título de Proyecto Calderón, ofrecerá excursiones de avistamiento de cetáceos totalmente adaptadas y con atención especializada.

La iniciativa surge de la colaboración entre el Área de Bienestar Social del Ayuntamiento de La Laguna y la Asociación Corazón y Vida de Canarias para acercar a esta población infantil y juvenil de La Laguna los beneficios terapéuticos del contacto con la naturaleza y el mar, pero también, promover entre las y los jóvenes la comprensión y la defensa de los valores medioambientales de la Isla.

Y el primer paso es el conocimiento de un entorno tan importante como es la zona Teno-Rasca del suroeste de la Isla, recientemente declarada Lugar Patrimonio Mundial de Ballenas por la Alianza Mundial de Cetáceos.

En un velero adaptado, las personas participantes contarán con todos los recursos necesarios para aprender y disfrutar, como las recreaciones de los animales de la zona en maquetas tiflológicas, mochilas sensitivas para las personas sordas y toda la información y material didáctico en lectura fácil para aquellas con discapacidad intelectual o del desarrollo, además de la compañía de intérpretes de lengua de signos y de guías intérpretes para personas sordociegas.

El alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, valoró en su presentación esta iniciativa que “combina dos de las principales prioridades de este Grupo de Gobierno desde el comienzo del mandato, la atención a la discapacidad y la defensa de nuestro medio ambiente”, a la vez que describió como “una oportunidad magnífica para seguir avanzando en la plena integración, una tarea que nos compete cada día y en la que están implicadas todas las áreas de este Ayuntamiento”.

La Laguna, referente en materia de inclusión

El concejal de Bienestar Social, Rubens Ascanio declaró por su parte que “La Laguna se ha marcado como uno de sus grandes retos convertirse en uno de los municipios de referencia en materia de inclusión, con el desarrollo del Plan de Discapacidad municipal y una apuesta real y con hechos concretos por la inclusión y la accesibilidad”.

El Proyecto Calderón “nos permite ofrecer una experiencia sensitiva y terapéutica integral, que promueve la convivencia y la mejora de la calidad de vida de las niñas, niños y jóvenes con discapacidad de nuestro municipio, una iniciativa que conjuga estos valores con la sensibilización y conocimiento del medio natural y que quiere las familias puedan disfrutar de ese merecido respiro tras un año tan duro”.

El concejal de Medioambiente, José Luis Hernández recordó que, “desde el inicio del mandato, hemos hecho una apuesta por la lucha climática y estamos empeñados en que La Laguna sea un municipio verde y azul, que proteja la biodiversidad y que apoye que toda la ciudadanía, independientemente de sus circunstancias, pueda disfrutar plenamente de ese contacto con la naturaleza.

La presidenta de la Asociación Corazón y Vida, Pilar Domínguez Noda, explicó que la Asociación Corazón y Vida de Canarias, formada principalmente por familias de personas afectadas con cardiopatías congénitas, trasplantadas de corazón y con otras patologías no tratadas en las Islas, está llevando a cabo actividades al aire libre con sus socios y socias desde hace un año, buscando terapias alternativas que mejoren no solo la calidad de vida de estas personas, sino también facilitar periodos de respiro familiar.

A partir de su propuesta, Bienestar Social decidió ampliar estas actividades a todas las entidades de discapacidad del municipio, para ofrecerles una “experiencia única y hacerles un poco más felices, sacándoles de todas las rutinas, tan marcadas en el caso de las personas con discapacidad”, destacó la presidenta de la Asociación.

Estas excursiones adaptadas a las diferentes discapacidades, que se plantean como un viaje experiencial sensitivo, estimulante y educativo, saldrán del puerto de Los Gigantes en un velero autorizado de Blue Dream Sailing. La iniciativa, que cuenta con la colaboración de la Asociación Medioambiental Gigante Azul Canarias, está dirigida a menores de 25 años y la inscripción se puede realizar enviando un correo electrónico a las direcciones [email protected] o [email protected], o llamando al teléfono 922 573 953. Las plazas están limitadas y se organizarán 20 salidas, a partir del 30 de junio, durante los próximos 5 meses.

 

Objetivos

La apuesta por ofrecer a las personas con discapacidad una jornada en el mar y junto al paisaje de los Acantilados de los Gigantes va más allá del ocio inclusivo y constituye también una terapia innovadora. Así, este modelo tiene como fines acreditados trabajar la autopercepción de las personas con discapacidad a través de las emociones, acercándolos a un medio poco accesible para ellas; promover la autonomía, enriquecer los sentidos a través del contacto directo con la naturaleza y disminuir el estrés y la ansiedad.

Además de fomentar la socialización y la unión de los distintos colectivos en un entorno diferente al habitual, el Proyecto Calderón quiere promover el conocimiento del medio marino y la necesidad de cuidarlo y protegerlo, despertar la curiosidad de las personas participantes por las especies marinas presentes en las aguas de la Isla, así como ofrecer a las familias una jornada de respiro y mejorar, por unas horas, la calidad de vida de las niñas, niños y jóvenes a través de una experiencia lúdica, dinámica y divertida.

 

Proteger a las poblaciones de zifios y delfines

Existen diversas normas y leyes de carácter nacional e internacional que protegen a las poblaciones de cetáceos y delfines. Por ello, la iniciativa incluye una serie de normas obligatorias que, en el caso de las personas usuarias, suponen la prohibición de bañarse con los animales, alimentarlos, tocarlos, molestarlos con ruidos o arrojar objetos al agua.

Las aguas del suroeste de Tenerife albergan una veintena de las aproximadamente 80 especias de cetáceos del mundo. La franja marina que se extiende desde Punta El Fraile (Teno) a Punta Salema (Rasca, Las Galletas) abarca unos 22 kilómetros de largo y, además de la declaración como Zona Especial de Conservación (ZEC) y Punto de Esperanza Marina, en enero de este año fue reconocida como Lugar Patrimonio Mundial por la Alianza Mundial de Cetáceos. Esta es la primera distinción entregada en Europa y la tercera del mundo, y reconoce la observación responsable y sostenible de delfines y ballenas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

ÚLTIMAS NOTICIAS

Tags: