Comienza un verano... ¿de seis meses?

Hoy, desde las 11.07 de la mañana, comienza el verano y la sociedad canaria está frustrada. Una frustración que ha ido creciendo exponencialmente desde el pasado mes de abril, sobre todo cada vez que miran al cielo o cuando se les pone la piel de gallina con la llegada de alguna ráfaga de viento que trae un frescor no correspondido.

Y es que, sacando el Mundial de Fútbol de la ecuación, la meteorología en Canarias es la comidilla que recorre las calles de las Islas; el principal tema de conversación en la barra de los bares y, por supuesto, epicentro en las charlas de los ascensores en las comunidades de vecinos.

Las constantes nubes y las bajas temperaturas a lo largo de todo el año 2018 han terminado por enrabietar a más de un canario, ávido de playa y que ve que su costumbre de aprovechar los días primaverales y la presunción de buen tiempo que caracteriza al Archipiélago se van disipando con cada amanecer.

A pesar de que en las últimas semanas el sol ya va haciendo acto de presencia, la constante llegada de esa nubosidad del norte de las islas no acaba por abrirle las puertas a las esperadas altas temperaturas dentro de las moderadas que siempre se ha presumido en Canarias y AtlanticoHoy ha querido buscar respuestas que puedan hacer comprender a la sociedad la actual situación climatológica y dar esperanzas a los amantes del calor. Por ello, el delegado territorial de la AEMET en Canarias, Jesús Agüero, conversó con este medio digital para pedir “un poquito de paciencia” y que “seguro que tendremos el verano”.

Image

Mapa de nubosidad sobre las Islas Canarias del 18 de junio | AEMET

¿Cómo se puede explicar que estemos ya en verano y se haya ‘pasado por alto’ la primavera, con constantes nubes y temperaturas frescas?
"Lo primero que hay que decir tras el invierno que hemos tenido, lleno de fenómenos adversos y de muchas borrascas, es que la primavera en Canarias está siendo muy estable y tranquila y apenas hemos tenido avisos. El anticiclón de las Azores no ha permitido el paso de más borrascas a diferencia de la Península, que hasta prácticamente entrado junio han estado con inundaciones y muchas tormentas. Eso sí, digamos que las masas de aire que nos están llegando son de carácter bastante frío y, de hecho, desde diciembre pasado llevamos seis meses que, haciendo la comparativa con lo que es la media climatológica, tienen un carácter más frío de lo normal y hacía tiempo que no teníamos ese período de tiempo tan largo, pero en cuanto a precipitaciones, vientos y estados de la mar, poquito que comentar. Hay que decir que en los meses de junio, en general, tarda un poco en entrar el verano y no suelen ser excesivamente calurosos. El fenómeno de la ‘panza de burro’, la acumulación de nubes en el norte de las islas, va a continuar todo el verano porque está asociado al anticiclón de las Azores y a los vientos alisios. A mayor fuerza del viento, mayor llegada de nubosidad y estancamiento de la misma, por lo que más tardan en abrirse los cielos. Entonces, en verano es normal que tengamos ese fenómeno, aunque lo es también que antes de las horas centrales se empiece a disipar esa nubosidad".

"El verano con toda seguridad llegará, tendremos nuestras temperaturas elevadas, las entradas de aire africano… Pero es difícil a tan largo plazo decir hasta cuándo se va a prolongar"

Ya el verano pasado se alargó hasta noviembre y luego abril y mayo han sido de los más fríos en la historia de las Islas. ¿El clima en Canarias se ha terminado de ‘volver loco’ o se va a regular?
"La verdad es que no hay dos años iguales y eso forma parte de la variación natural del clima. Lo que vemos en los últimos años es que las estaciones ya no están marcadas, se solapan unas con otras y a veces tarda en entrar el verano, pero en los últimos años se prolonga casi hasta noviembre y nos quedamos sin otoño. A finales de ese mes empieza la llegada de borrascas y lluvias. Hasta este año habíamos tenido cuatro inviernos consecutivos con temperaturas más cálidas de lo normal, incluso sin llegar borrascas y lluvias, y este año ha marcado un cambio en esa tendencia, aunque tampoco quiere decir que vaya a ser así a partir de ahora. De hecho, parece que volvemos a aquello de los ciclos, de que combinamos cuatro o cinco años secos y cálidos con un año que rompe un poquito la sequía y que es algo más húmedo, para volver otra vez a los ciclos de años cálidos. Es pronto para decirlo, pero bueno, el verano con toda seguridad llegará, tendremos nuestras temperaturas elevadas, las entradas de aire africano… Pero es difícil a tan largo plazo decir hasta cuándo se va a prolongar, pero obviamente tenemos esta situación de meses más fríos de lo normal. De hecho, ya este mes de junio y en esta semana las temperaturas se han estabilizado y la tónica en los próximos días es que haya una tendencia al alza, con lo cual yo creo que ya, coincidiendo hoy con la entrada del verano, ya entramos con temperaturas algo más altas en general".

Esta singularidad climática, ¿es novedosa o es un ciclo que se repite?
"Como le digo, no se repiten las estaciones, ni los mismos fenómenos, ni los mismos valores de temperaturas, ni las mismas lluvias sistemáticamente. Combinamos años secos y húmedos, unos más cálidos que otros. De todas maneras, aunque llevemos este año cinco meses consecutivos con más frío de lo normal, si echamos la vista atrás, todo el año pasado 2017, desde enero hasta noviembre, todos los meses resultaron más cálidos de lo normal y, de hecho, nos quejábamos de eso. Diciembre marcó ese cambio de tendencia. Si nos vamos a 2016 pasó lo mismo: salvo un mes todos resultaron más cálidos de lo normal. Entonces, hay que mirarlo con un poco de perspectiva y ver que prácticamente desde el año 2000 en el 90% de los meses tenemos temperaturas por encima de la media, con lo cual es de esperar que eso continúe, no tiene por qué variar esa tendencia".

"Un poquito de paciencia, que seguro que tendremos el verano y quizá de aquí a unos meses estamos hablando de que cuándo se va el calor, como nos ha ocurrido otros años"

A pesar de que Canarias tiene su microclima, que estos cambios bruscos y que las estaciones se solapen, ¿es un problema global? ¿Ya está aquí el cambio climático?
"Si entendemos el cambio climático como que en un lugar del mundo ocurran cosas relacionadas con el clima que antes no ocurrían, en Canarias no podemos decir que haya un cambio climático como tal. Lo que está claro es que hay un aumento de temperatura a nivel global y en Canarias en particular, y eso se está registrando. La gráfica de temperaturas es al alza desde hace muchos años asociada al aumento de las emisiones y las concentraciones de gases de efecto invernadero. Si no se para la tendencia, sí va a ser alcista, lo que pasa es que yo no veo que en Canarias estén ocurriendo fenómenos que no ocurrían antes. Podemos tener un invierno con más o menos borrascas, pero eso es normal que varíe de un año a otro. Pero aquí ni están llegando más tormentas tropicales, ciclones, más entradas de aire africano o temporales marítimos… Algo que no hayamos visto antes. Y es difícil que ocurra por la posición geográfica de Canarias".

¿Qué le diría a la población canaria que se siente frustrada por esta tardía entrada de las buenas temperaturas de cara a disfrutar del buen tiempo?
"Siempre hemos tenido esa diferencia norte-sur en Canarias y digamos que los últimos días tenemos el típico tiempo de alisios. El anticiclón de las Azores nos manda ese flujo de vientos del norte que van acumulando nubosidad en el norte de las islas, mientras que en el sur los cielos suelen estar prácticamente despejados. Quizá hay más presencia de nubes en Lanzarote y Fuerteventura, pero en las islas de más relieve hay muchas zonas apantalladas de ese flujo y que tienen más horas de sol. De todas maneras, hay que decir que en invierno lo normal es que el anticiclón de las Azores se refuerce y nos siga enviando ese flujo de viento y siga habiendo esa nubosidad en el norte, la panza de burro. Lo que sí ocurre en verano es que se despejan antes los cielos y ya el sol va difuminando ese manto de nubes que no tienen mucho desarrollo vertical y antes de horas centrales, en general, ya tenemos los cielos despejados prácticamente en todas las zonas. Un poquito de paciencia, que seguro que tendremos el verano y quizá de aquí a unos meses estamos hablando de que cuándo se va el calor, como nos ha ocurrido otros años".

Canarias vivió el mes de mayo más frío desde hace 30 años

Canarias acaba de vivir el mayo más frío desde principios de la década de los noventa, con temperaturas inferiores en 1,2 grados, de media, a lo habitual para este periodo del año, según el Avance Climatológico publicado a principios de junio por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

La Aemet resalta que este mes de mayo ha sido, comparativamente, "muy frío" en el 42 por ciento del territorio de Canarias y "extremadamente frío" en otro 35 por ciento, con temperaturas medias que no se daban en las islas en estas fechas desde hace cerca de 30 años.

A este comportamiento térmico han contribuido, principalmente, las bajas temperaturas diurnas, precisa el Centro Meteorológico de Canarias, en su informe mensual.

En la mayor parte de la costa de las islas, las medias han oscilado entre los 18 y 20 grados, mientras que en las medianías lo han hecho entre 12 y 16 grados y en las zonas de alta montaña han fluctuado entre los 4 y 10 grados.

No se han producido episodios cálidos ni tampoco se han registrado temperaturas anómalamente bajas.

A finales de mayo se observaron las máximas más altas del mes en casi todas las estaciones meteorológicas, siendo los 28,1 grados de Tasarte (Gran Canaria) del día 30 la más alta.

El numero medio de días con máximas de 25 grados o más fue cinco veces menor que el esperado.

No obstante, abundaron lugares como Tazacorte, en La Palma (16); La Aldea de San Nicolás y Tasarte, ambos en Gran Canaria (14 y 11) y en Güímar (Tenerife), Puerto del Rosario (Fuertevenrura) y Tacorón (El Hierro), con cuatro.

En cuanto al numero de días con helada, en Izaña (Tenerife), con cuatro, se superó el valor esperado.

"Ninguna de las estaciones registró noches tropicales, en claro contraste con el mes de mayo del año pasado, en el que casi la mitad de las estaciones lo hizo al menos una vez", apunta la Aemet.

La temperatura media superficial del agua del mar (19,3 grados) apenas varió respecto a abril y se convierte en la más baja de los últimos diez años en esas fechas.

Respecto a las lluvias, mayo ha tenido un comportamiento normal en Canarias, en comparación con el registro histórico de este mismo mes.

Sobresalieron los 69 y 65 litros por metro cuadrado recogidos, respectivamente, en las estaciones de Las Mercedes y Ravelo, ambas de Tenerife y situadas a entre 850 y 950 metros de altitud.

Cantidades de más de 30 litros/m2 solo se observaron por encima de los 550 metros de altitud en las vertientes septentrionales de las islas.

En los sures hubo, en cambio, amplias zonas sin precipitación en todas las islas, remarca Aemet.

En el registro de lluvias del mes resaltan, por otra parte, los datos recogidos en el aeropuerto de Tenerife Norte, en La Laguna, donde llovió en 20 de los 31 días del mes, algo que no ocurría allí desde 1942.