Cercanía y excelencia

Desde que estaba en el colegio, siempre había querido tener mi propia empresa, ser el dueño de mi destino, no tener un jefe y esas cosas. Pero cuando llegó el momento de elegir mi carrera, no tenía ni idea de qué elegir exactamente, ya que a día de hoy puedes estudiar muchas cosas y yo siempre he sido muy inquieto. 

Sabía que si quería montar mi propio negocio, una de las opciones era ADE, y como siempre he sido un apasionado de la comunicación y de las redes sociales, supuse que un doble grado de ADE y Marketing Digital sería una muy buena opción para mí. 

Universidad del Atlántico Medio

Universidad del Atlántico Medio | IMAGEN: Cedida.

La pregunta era: ¿Dónde estudiaría esta carrera? Tenía en mente Estados Unidos, Canadá, Reino Unido o Australia, pero no me convencía la idea de dejar mi hogar durante tanto tiempo. Supongo que me había obsesionado con la idea de que cuanto más lejos, mejor, de que las oportunidades siempre estaban en un lugar lejano. 
Pero, claro, no podía llevarme a toda mi familia conmigo, ni a mis amigos, y cada vez tenía más dudas sobre cuál sería mi destino. Tenía la suerte de que mis padres no me habían puesto límites y sabía que me iban a apoyar, decidiera lo que decidiera. “Es tu futuro”, me decían ellos. 
Universidad del Atlántico Medio

Universidad del Atlántico Medio | IMAGEN: Cedida.

Un amigo de la infancia ya había pasado por la universidad y estaba a punto de graduarse. Me habló de lo contento que estaba de haber estudiado en la Universidad del Atlántico Medio. Y yo pensé : “Esa universidad está donde yo vivo, en Tafira Baja, en Las Palmas de Gran Canaria.” 
Y justamente impartían la carrera que yo quería estudiar. El resto de la historia son anécdotas, amigos, aprendizaje, y un futuro que yo había elegido. La excelencia no estaba tan lejos como yo pensaba.