Capítulo 3 (segunda temporada): 'Lo que está muerto no puede morir'

Si eres uno de esos fans que, cuando acaba una temporada de Juego de Tronos, se te queda un vacío inmenso en el corazón y en tu vida, significa que no solamente te gusta la serie, sino que estás obsesionado con ella. No te preocupes, porque en AtlánticoHoy también estamos obsesionados con los dragones, las traiciones, las intrigas y las diferentes casas nobles de Poniente. Por eso, te proponemos un plan para hacer la espera hasta el estreno de la última temporada un poco más llevadera, comentando CADA VIERNES todos los capítulos de la serie, uno por uno, semana tras semana, para volver a disfrutar de ellos y poder recordar detalles y matices que es posible que se perdieran por el camino. Empezamos...

Capítulo 3 (segunda temporada): 'Lo que está muerto no puede morir'
El capítulo comenzaba con Jon descubriendo una verdad terrible. Había visto a Craster entregar a uno de sus hijos varones a los Caminantes Blancos. Jon no estaba del todo seguro de lo que había visto, pero estaba claro que no era nada bueno. 
Lo complicado de esta secuencia inicial es la verdad que le contó Mormont: "Necesitamos hombres como Craster para sobrevivir". Los hermanos de la Guardia de la Noche abandonaban el campamento de Craster y Sam le hizo una promesa a Gilly: volvería a rescatarla. 
Catelyn había ido a hablar con Lord Renly para unir fuerzas contra los Lannister. Él ya había reunido a un ejército y se preparaba para la guerra. Estaba prometido con Margery, la hija del señor de Altojardín, uno de los hombres más ricos de los Siete Reinos. 
En medio de un combate entre dos soldados, descubrimos a uno de los personajes míticos de la serie, la fiel sirvienta y protectora de Renly Baratheon, Brienne, una mujer corpulenta y con la envergadura suficiente para derrotar hasta al hombre más fuerte. 
El mismísimo Caballero de las Flores había sido derrotado por una mujer. En este momento, junto con la trama de Daenerys, se demostró que Juego de Tronos daba un papel diferente a las mujeres con respecto al resto de historias de carácter medieval, pues las dotaba de un protagonismo y una fuerza como se ha visto en pocas series que recrean una época en la que las mujeres no tenían prácticamente ningún derecho por encima del hombre. 
Por supuesto, está claro que Juego de Tronos se mueve en un terreno revolucionario con respecto a las obras que recrean una época medieval, pues es pura fantasía, pero, al mismo tiempo, incorpora muchas referencias históricas. 
Image
Catelyn Stark intenta cerrar una alianza con Renly Baratheon | Fotograma del tráiler de la serie: HBO
Theon tenía que tomar una decisión. Según su padre, no podía ser un Stark y un Greyjoy al mismo tiempo. Su plan era tomar Invernalia, pero Theon intentaba retrasar el ataque, pues sabía que su verdadera familia habían sido los Stark. 
Mientras tanto, Tyrion seguía con sus estrategias políticas. Puso a prueba a Varys, a Meñique y al Gran Maestre Pycelle. Les contó un secreto diferente a cada uno, bajo el pretexto de que la reina no debía enterarse. Por lo visto, Pycelle no pudo contenerse y le contó ese mismo secreto a la reina, el de que la princesa Myrcella se casaría con el príncipe de Dorne. La rabia y la furia de Cersei estalló contra Tyrion, pero ahora el que mandaba era él. 
El romance entre Renly y el hermano de su prometida, Loras Tyrell, era uno de los secretos a voces de los Siete Reinos. Su hermana Margery Tyrell iba a casarse con Renly y estaba muy al tanto de que este rumor era completamente cierto. 
El mismísimo Caballero de las Flores había sido derrotado por una mujer. En este momento, junto con la trama de Daenerys, se demostró que Juego de Tronos daba un papel diferente a las mujeres con respecto al resto de historias de carácter medieval, pues las dotaba de un protagonismo y una fuerza como se ha visto en pocas series que recrean una época en la que las mujeres no tenían prácticamente ningún derecho por encima del hombre. 
Al final del episodio, vimos cómo Theon quemó una de las cartas que le iba a enviar a Robb. Había tomado su decisión. El bautizo de Theon en el mar, después de haber pronunciado las palabras de su tierra ("lo que está muerto no puede morir"), fue la prueba de que estaba dispuesto a hacer lo que fuera necesario por su verdadera casa. 
Los soldados de la Guardia Real atacaron a los hermanos de la Guardia de la Noche que se dirigían al Muro. Buscaban al bastardo del rey Robert, que era Gendry. Pero, cuando Arya y Gendry ya eran prisioneros para ser llevados a Harrenhall, la joven Stark fue lo suficientemente inteligente y señaló a un pobre chico muerto en el suelo, que estaba al lado del casco con forma de toro. Delató al joven muerto para salvar al verdadero bastardo. 
Vídeo homenaje a Theon Greyjoy: