Capítulo 9 (primera temporada): 'Baelor'

Si eres uno de esos fans que, cuando acaba una temporada de Juego de Tronos, se te queda un vacío inmenso en el corazón y en tu vida, significa que no solamente te gusta la serie, sino que estás obsesionado con ella. No te preocupes, porque en AtlánticoHoy también estamos obsesionados con los dragones, las traiciones, las intrigas y las diferentes casas nobles de Poniente. Por eso, te proponemos un plan para hacer la espera hasta el estreno de la última temporada un poco más llevadera, comentando CADA VIERNES todos los capítulos de la serie, uno por uno, semana tras semana, para volver a disfrutar de ellos y poder recordar detalles y matices que es posible que se perdieran por el camino. Empezamos...

Capítulo 9 (primera temporada): 'Baelor'
Varys le hacía otra visita al maltrecho Ned Stark en su celda. Los dos se intentaban comprender el uno al otro. El que todavía era consejero de la Corona no entendía el honor de Ned, pues lo veía como una muestra estúpida de valentía. Y Ned, por su parte, no era capaz de comprender el papel que jugaba Varys, así que le preguntó qué era lo que de verdad quería. "Paz", contestó Varys, así que le suplicó al Guardián del Norte que confesara la traición que nunca había cometido ante la mujer que había matado a sus hombres y a su rey, y que dijera que Joffrey era el verdadero heredero del Trono de Hierro. 
El eunuco creció con actores y sabía perfectamente cuál era su papel, pero Ned había crecido con soldados y, según dijo, había aprendido a morir hacía ya mucho tiempo. Pero, antes de abandonar su celda, Varys le hizo otra pregunta a Ned: "¿La vida de sus hijas no significan nada para usted?".
Robb se acercaba al lugar de paso para acceder al Tridente y así poder combatir a los Lannister, pero no lo podía hacer hasta que no cruzara las tierras del impredecible Walder Frey, que había jurado lealtad al padre de Catelyn. 
El Lord Comandante Mormont, como muestra de agradecimiento a Jon por salvarle la vida, le dio la espada que había estado en la Casa Mormont durante siglos y le cambió el pomo de un oso por el de un lobo, para que Jon pudiera empuñarlo como si fuera suyo. Este momento convirtió a Jon en lo que se ha llegado a conocer de él en las siguientes temporadas. 
Lo siguiente que supimos es que Sam le daba la desagradable noticia a Jon de que su hermano Robb se dirigía al Sur a librar una guerra contra los Lannister. "Debería estar con él", decía Jon. 
Catelyn tuvo la ocasión de hablar con Lord Walder Frey de las condiciones para dejar pasar a su hijo y a su ejército por sus tierras: Arya se casaría con el hijo del señor y, cuando terminara la guerra, Robb se casaría con una de sus hijas. El hijo del Guardián del Norte aceptó la oferta de los Frey y cruzó hacia el Tridente. 

El eunuco Varys creció con actores y sabía perfectamente cuál era su papel, pero Ned había crecido con soldados y, según dijo, había aprendido a morir hacía ya mucho tiempo. Pero, antes de abandonar su celda, Varys le hizo otra pregunta a Ned: "¿La vida de sus hijas no significan nada para usted?".

Jon se debatía ante un dilema: renunciar al Juramento de la Guardia de la Noche y acudir a ayudar a su hermano en la guerra o quedarse allí. La conversación que tuvo que el Maestre Aemon le hizo cambiar algo de parecer (puede ser que no lo suficiente), tras desvelar que él era Aemon Targaryen y que, a pesar de las muchas injusticias que se cometieron contra su familia en la guerra, él nunca dejó de ser un hermano de la Guardia de la Noche. 
Image
Los hijos de Ned Stark sufrieron la pérdida de su padre, que fue uno de los momentos clave de la serie | Fotograma del tráiler de la serie: HBO.
Daenerys y el Khal seguían su camino. Por lo visto, el simple arañazo que había recibido Drogo en la pelea contra uno de los suyos se había infectado y lo había debilitado hasta acercarlo a la muerte. Algunos empezaban a cuestionar su liderazgo, pero la joven Targaryen hizo imponer sus órdenes para que su marido pudiera descansar. 
Las intenciones de Tywin, por su parte, se comenzaban a ver claramente. Quería poner a su hijo Tyrion en peligro en las primeras filas de combate contra los norteños, junto a las tribus de las montañas. 
La Khaleesi estaba dispuesta a hacer lo que estuviera en su mano para salvar a Drogo de la muerte. Para ello solicitó los servicios de una bruja para que hiciera la magia que pudiera salvar a su marido. Mientras tanto, algunos de los Dothrakis, que ansiaban gobernar a los señores de los caballos, empezaban a amenazar a Daenerys, por lo que Jorah tuvo que usar su armadura, para cuando llegara el momento de la lucha. 
El precio que tuvo que pagar la Targaryen por este conjuro fue mucho más caro de lo que se pensaba. Perdió a su hijo y Jorah no solamente tuvo que usar su armadura, sino su espada, para combatir a los que amenazaban a su reina. 
Tyrion se enfrentó en el campo de batalla a su mayor desafío y salió victorioso, pero más ganó el joven Robb con su astucia, al conducir a una pequeña parte de su ejército ante los Lannister solamente para despistarlos, mientras él capturaba al 'Matarreyes', lo que resultó ser una gran victoria. 
Este noveno episodio de la primera temporada será uno de los más recordados por mostrar una de las escenas más chocantes e inesperadas de los últimos años en la televisión. Ned Stark volvía a ser víctima de la locura que se vivía en Desembarco del Rey, solo que esta vez el loco era el rey Joffrey Baratheon y el precio que tuvo que pagar el más honorable de los hombres de Poniente fue su propia muerte. 
Vídeo homenaje al personaje de Ned Stark: