Capítulo 2 (segunda temporada): 'Las tierras de la noche'

Si eres uno de esos fans que, cuando acaba una temporada de Juego de Tronos, se te queda un vacío inmenso en el corazón y en tu vida, significa que no solamente te gusta la serie, sino que estás obsesionado con ella. No te preocupes, porque en AtlánticoHoy también estamos obsesionados con los dragones, las traiciones, las intrigas y las diferentes casas nobles de Poniente. Por eso, te proponemos un plan para hacer la espera hasta el estreno de la última temporada un poco más llevadera, comentando CADA VIERNES todos los capítulos de la serie, uno por uno, semana tras semana, para volver a disfrutar de ellos y poder recordar detalles y matices que es posible que se perdieran por el camino. Empezamos...

Capítulo 2 (segunda temporada): 'Las tierras de la noche'
Arya seguía con su camino hacia el Muro, que no había hecho nada más que empezar. Allí conoció a uno de los prisioneros con los que viajaba, un personaje que se convertiría en alguien muy importante para el futuro de la joven Stark: Jaqen H'ghar. 
Su amigo Gendry, el hijo bastardo del rey Robert (o uno de ellos), viajaba con los nuevos candidatos a unirse a la Guardia de la Noche. Dos Guardias Reales se acercaron al grupo con una orden de detención contra Gendry, pero el general encargado de llevar a esos jóvenes al Muro no lo permitió. 
Varys se volvía a mostrar como un personaje astuto e impredecible. Sus juegos, sus rumores y sus espías lo convertían en uno de los hombres más poderosos y peligrosos de los Siete Reinos. Cuando Tyrion lo vio hablando con su amante Shae, que se había llevado a la ciudad sin el permiso de su padre, le dijo a Varys: "No soy Ned Stark, sé cómo se juega a este juego. Amenázame otra vez y haré que te arrojen al mar". El más joven de los Lannister tenía buen corazón, aunque se esforzara en ocultarlo, pero sabía perfectamente cómo funcionaban las  cosas en Desembarco del Rey. 
Las noticias del Norte llegaron al Sur: ahora el Norte era un reino independiente del resto. Cersei rechazó esta noticia y volvió a enviar a su primo a darle la réplica a Robb Stark. En la reunión del Consejo del Rey también salió el tema de que los muertos se acercaban junto al invierno. Nadie creyó que esto fuera más que una superstición, excepto Tyrion. 
Gilly era una de las hijas de Craster, el hombre que dio un techo bajo el que dormir a los hermanos de la Guardia de la Noche. No solo era la hija de este hombre despreciable, sino que también era una de sus muchas esposas. Inmediatamente, algo ocurrió entre Sam y la joven salvaje. Ella le pidió ayuda, pues estaba embarazada y tenía miedo de que fuera un niño, ya que sabía lo que hacía su esposo con los varones. Gilly y Sam le pidieron ayuda a Jon, pero era imposible ayudarla. 
Image
Surgen muchos reyes en esta temporada, pero Stannis Baratheon es el único rey legítimo | Fotograma del tráiler de la serie: HBO
Meñique volvía a protagonizar una de las escenas más brutales, en la que mostró su cinismo y sus amenazas a una de las jóvenes que trabajaba en su burdel y que no le estaba dando beneficio alguno. Esta escena nos hizo recordar la clase de hombre que era, aunque ya lo supiéramos perfectamente después de que este traicionara a Ned Stark. 
Theon Greyjoy volvía a su hogar, las Islas del Hierro, para solicitar ayuda a su padre en la guerra contra los Lannister. No veía a su padre desde que era pequeño, desde que los Stark lo tomaron como garantía para que las Islas del Hierro no se volvieran a rebelar contra la Corona. 
El joven Greyjoy se volvía a encontrar con su progenitor después de tanto tiempo, y este no había olvidado cómo los Stark habían acabado con su rebelión, y también se encontró con su hermana Yara. Theon tenía que elegir: o su propia familia o los Stark. 
Tyrion demostraba que gobernar se le daba mejor que a nadie, ya que era capaz de ver quién podía traicionarlo y quién no. Por eso, se deshizo del Comandante de la Guardia Real y lo envió al Muro, pues este había sido uno de los soldados que asesinó a los hombres de Ned Stark. Ahora Bronn era el nuevo comandante. 
Por fin, Jon descubrió lo que les ocurría a los hijos varones de Craster: eran entregados a los Caminantes Blancos. 
Varys se volvía a mostrar como un personaje astuto e impredecible. Sus juegos, sus rumores y sus espías lo convertían en uno de los hombres más poderosos y peligrosos de los Siete Reinos. Cuando Tyrion lo vio hablando con su amante Shae, que se había llevado a la ciudad sin el permiso de su padre, le dijo a Varys: "No soy Ned Stark, sé cómo se juega a este juego. Amenázame otra vez y haré que te arrojen al mar". El más joven de los Lannister tenía buen corazón, aunque se esforzara en ocultarlo, pero sabía perfectamente cómo funcionaban las cosas en Desembarco del Rey.
Homenaje al personaje de Robb Stark: