Capítulo 4 (tercera temporada): 'Y ahora su guardia ha terminado'

Si eres uno de esos fans que, cuando acaba una temporada de Juego de Tronos, se te queda un vacío inmenso en el corazón y en tu vida, significa que no solamente te gusta la serie, sino que estás obsesionado con ella. No te preocupes, porque en AtlánticoHoy también estamos obsesionados con los dragones, las traiciones, las intrigas y las diferentes casas nobles de Poniente. Por eso, te proponemos un plan para hacer la espera hasta el estreno de la última temporada un poco más llevadera, comentando CADA VIERNES todos los capítulos de la serie, uno por uno, semana tras semana, para volver a disfrutar de ellos y poder recordar detalles y matices que es posible que se perdieran por el camino. Empezamos...


Capítulo 4 (tercera temporada): 'Y ahora su guardia ha terminado'

"El camino del castigo" de Jaime continuaba, después de perder su mano por culpa de los soldados Bolton. Su estado de debilidad mostraba el lado más oscuro de los soldados, al machacar al 'Matarreyes' hasta los límites más crueles. 
Tyrion seguía intentando averiguar qué fue lo que ocurrió en la batalla del Aguasnegras y cómo podía vengarse de su hermana por intentar matarlo, para estar por fin a salvo, aunque no se sabía si se podía llegar a estar realmente seguro en aquella ciudad. Varys le habló de venganza, de cómo se convirtió en eunuco y la historia de cómo llegó a ser un miembro del Consejo Real resultaba realmente escalofriante. 
El panorama era desolador en la aldea de Craster, después de lo que los Hermanos de la Guardia de la Noche habían visto más allá del Muro. Gilly sabía que a su hijo le quedaba poco tiempo, hasta que Craster descubriera que era un varón. 

Los hermanos juramentados pronunciaban las palabras "y ahora su guardia ha terminado", que usaban para los funerales de los hombres de la Guardia de la Noche. Pronto todo comenzó a desmoronarse en la aldea de Craster. Algunos de los hombres de Mormont cuestionaron la autoridad de Craster y se enfrentaron a él. El motín terminó con la vida del Comandante Mormont y Sam huyó para intentar salvar su vida, la de Gilly y su hijo.

Bran volvía a perseguir al Cuervo de Tres Ojos en sus sueños y volvía a caerse de las alturas. Por su parte, Varys continuaba recopilando información sobre Meñique, pero además adquiría detalles morbosos sin importancia, como la sorprendente habilidad de Podrick en la cama. 
Margery, Cersei, Lady Olenna y Joffrey hacían los preparativos para la que sería la boda más cara de la historia. El rey enseñaba a Margery los detalles más macabros de la historia de Poniente y esta cobraba vida propia a través de las brillantes líneas de diálogo de Canción de Hielo y Fuego y de esta histórica adaptación a la televisión. Margery ya sabía perfectamente cómo manipular a Joffrey y eso no le gustaba a Cersei. 
Ramsay Bolton continuaba con su broma. Guiaba a Theon Greyjoy hacia su supuesta libertad, pero lo único que hizo fue conducirlo hacia el lugar donde fue hecho prisionero la otra vez. Antes de que esto ocurriera, había hecho una confesión sorprendente: seguía torturándose a sí mismo al pensar en el dilema de ser un Stark o un Greyjoy y dijo que había elegido mal.
Image
Theon Greyjoy capturado nuevamente por Ramsay Bolton | Foto tráiler de la serie: HBO

Por qué Jaime había ayudado a Brienne era un misterio para ella. Él intentaba matarse de hambre. Sabía que sin su mano buena ya no sería el guerrero que todo el mundo temía. Brienne lo llamaba cobarde por intentar rendirse. 
Varys también empezaba a tener un cierto interés en Lady Olenna. Hablaron de Meñique y del miedo de que adquiriera más poder. Sabían que si Robb moría, Sansa era la clave para gobernar en el Norte. Varys aseguraba que Meñique "dejaría arder Poniente con tal de ser el rey de las cenizas". 
Sansa continuaba sobreviviendo a Desembarco del Rey como podía. Un rayo de esperanza surgía en Margery, al ofrecerle ser la señora de Alto Jardín cuando esta se convirtiera en reina y ella se pudiera casar con Loras. 

Tyrion seguía intentando averiguar qué fue lo que ocurrió en la batalla del Aguasnegras y cómo podía vengarse de su hermana por intentar matarlo, para estar por fin a salvo, aunque no se sabía si se podía llegar a estar realmente seguro en aquella ciudad. Varys le habló de venganza, de cómo se convirtió en eunuco y la historia de cómo llegó a ser un miembro del Consejo Real resultaba realmente escalofriante.

Los hermanos juramentados pronunciaban las palabras "y ahora su guardia ha terminado", que usaban para los funerales de los hombres de la Guardia de la Noche. Pronto todo comenzó a desmoronarse en la aldea de Craster. Algunos de los hombres de Mormont cuestionaron la autoridad de Craster y se enfrentaron a él. El motín terminó con la vida del Comandante Mormont y Sam huyó para intentar salvar su vida, la de Gilly y su hijo. 
Los hermanos de la Hermandad Sin Estandartes querían juzgar al Perro por sus crímenes, aunque él los negaba. El único que reconoció fue el asesinato de Mycah, el amigo de Arya que nunca atacó a Joffrey. Por ello, se iba a enfrentar a un Juicio por Combate y lo haría contra Beric. 
Daenerys estaba a punto de cerrar el trato con los esclavistas que le iban a proporcionar a los Inmaculados. A cambio debía dar uno de sus dragones. El dueño de los Inmaculados había insultado a Daenerys en el antiguo valyrio, sin saber quién era realmente y que esa era su lengua materna. Ella ordenó matar a todos los amos esclavistas y les ofreció a los Inmaculados la libertad que nunca habían tenido. Ahora eran libres y el verdadero reinado de Daenerys de la Tormenta comenzaba, así que partieron hacia la conquista de otras ciudades.  
Daenerys consigue su ejército en Astapor: