Canarias entra en la nueva normalidad este domingo

El Consejo de Gobierno de Canarias ha aprobado este viernes las normas sanitarias que regirán en la "nueva normalidad" a partir de las 00.00 horas del 21 de junio, entre las que se incluye que con carácter general no podrá haber eventos con más de mil personas al aire libre o de 300 en espacios cerrados.

En bares, restaurantes y alojamientos turísticos no habrá límite de aforo, salvo el que dicte la obligación de mantener una distancia interpersonal de 1,5 metros, y la capacidad de las playas, aunque corresponde a los ayuntamientos regularla, se debe asegurar la distancia entre personas.

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, presentó en rueda de prensa estas medidas e hizo una apelación a la responsabilidad personal y colectiva, porque igual que se pueden relajar las restricciones si la situación epidemiológica evoluciona favorablemente, también pueden ser más restrictivas si la situación empeorara.

En bares, restaurantes y alojamientos turísticos no habrá límite de aforo, salvo el que dicte la obligación de mantener una distancia interpersonal de 1,5 metros, y la capacidad de las playas, aunque corresponde a los ayuntamientos regularla, se debe asegurar la distancia entre personas

Torres admitió que no ha sido posible que se establezcan en los aeropuertos test de covid-19 en origen como ha reclamado Canarias y que también hay dificultades para aplicarlas en destino, aunque señaló que se mantienen conversaciones con Sanidad Exterior para aplicar "las máximas medidas que nos permitan", en una cuestión en la que las competencias no son autonómicas, sino nacionales y supranacionales.

El presidente recordó que una vez decaiga el estado de alarma a las 24.00 horas del sábado 20 de junio, habrá que seguir manteniendo las normas aprobadas este viernes por el ejecutivo, como mantener una distancia de seguridad interpersonal de 1,5 metros o la obligación de uso de mascarilla en caso de que no sea posible.

La regulación de aforos en los centros docentes para el inicio del curso corresponderá aprobarla más adelante a la Consejería de Educación, y a las universidades en el caso de la enseñanza superior.

En el decreto del Gobierno de Canarias se hace especial hincapié en las medidas de limpieza, higiene y desinfección en las actividades del día a día, dijo Torres, y señaló que solamente podrán celebrarse eventos de más de mil personas en exteriores o de 300 en interiores previa autorización caso por caso de la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias.

#ECONOMÍA | ✈️ La conectividad con Canarias comienza a mostrar signos de recuperación con la puesta a la venta de plazas aéreas de las principales aerolíneas.https://t.co/qewWEvIyTv

Medidas y condiciones de la nueva normalidad de Canarias:

  • Las fiestas populares siguen sin estar permitidas, pero se podrían autorizar más adelante si la evolución de la pandemia es positiva.
  • Cualquier cambio de mesa en restaurante o terrazas debe conllevar una desinfección y se promueve el pago con tarjeta. De hecho, no se podrá ocupar una mesa sin ser acomodados por los responsables del establecimiento.
  • Para bares y restaurantes no se establece límite de aforo, aunque siempre con la separación de 1,5 metros, y no podrá haber cartas ni menús salvo en dispositivos electrónicos.
  • En los alojamientos turísticos tampoco hay límite de aforo y cada uno de ellos determinará las limitaciones en los espacios comunes y actividades, cumpliendo la normativa general en el caso de gimnasios, por ejemplo.
  • El Gobierno aconseja reducir el uso de materiales textiles como alfombras y las mantas y las almohadas deben estar protegidas.
  • El turismo activo de naturaleza tampoco tendrá límite de aforos.
  • En los establecimientos comerciales, no se podrá superar el 75% del aforo legal y se deben usar mascarillas. Esta limitación de aforo no se aplica en negocios esenciales como alimentación, estancos, peluquerías y farmacias.
  • En cines, teatros y auditorios tampoco habrá aforos máximos, aunque las butacas deben ser preasignadas y se debe mantener la separación reglamentaria entre personas.
  • Tampoco hay restricciones en museos, salas de exposiciones y bibliotecas, tan solo hay que mantener vigilancia en los accesos y evitar aglomeraciones.
  • La práctica deportiva al aire libre no tiene restricciones, salvo que se limita a un máximo de 30 personas si es colectiva y manteniendo la distancia de seguridad.
  • En el caso de instalaciones deportivas cerradas el máximo será de 25 personas, con distancia de seguridad y sin exceder las dos terceras partes de la capacidad máxima permitida.
  • La actividad deportiva federada podrá realizarse con un máximo de 25 personas de forma simultánea y en la celebración de eventos deportivos regulados por la Comunidad Autónoma el público tendrá que estar sentado y no excederse el 75% del aforo, con el límite de 300 y mil personas según sea en sitio cerrado o no.
  • En las oficinas de atención al público públicas y privadas se puede actuar con normalidad, pero se aconsejan los medios telemáticos y la cita previa, así como el teletrabajo.
  • El límite en los templos religiosos se establece también en el 75% y en el caso de velatorios podrá haber 50 personas al aire libre y 20 en espacios cerrados.
  • Las bodas podrán celebrarse con un máximo de 250 personas al aire libre y 150 en espacio cerrado, salvo aprobación específica de Salud Pública.
  • Las playas corresponde regularlas a cada ayuntamiento, pero se establece una referencia de distancia de 1,5 por persona, se limitan las actividades deportivas a individuales y por pareja y se regula la distancia entre hamacas a dos metros, salvo parejas.
  • Los campamentos infantiles y juveniles podrán celebrarse con un máximo del 50% de capacidad del lugar y hasta 200 personas, incluyendo los monitores.
  • En cuanto al ocio nocturno y discotecas, podrán abrir al publico aquellos lugares que estén al aire libre, con consumo en mesa y aforo máximo del 75%, con distancia interpersonal o uso de mascarillas.

El presidente indicó que esta normativa ha sido consensuada entre distintos departamentos del Gobierno tras dialogar con los sectores e instituciones afectadas y en última instancia con la aprobación de la Dirección General de Salud Pública.

Con la nueva normalidad, desaparece la excepcionalidad que llevó a la creación del comité de gestión sanitaria, pero el consejero de Sanidad podrá volver a convocarlo si lo precisa.