Lagarto gigante de Gran Canaria

Hace unos 20 millones de años y procedentes posiblemente del norte de África, llegaron los primeros lagartos a Canarias, primero a Lanzarote y más tarde a Fuerteventura. 

Posteriormente fueron colonizando el resto de islas hasta terminar en el Hierro, y como ocurre con todas las especies, se adaptaron al medio y poco a poco fueron evolucionando hasta convertirse en endemismos, con similitudes y diferencias entre ellos. Sin duda la más llamativa fue el gigantismo, presente en lagartos de Tenerife, Gran Canaria, La Palma, La Gomera y El Hierro, no así en Fuerteventura y Lanzarote, donde siguieron conservando su tamaño. 

Desgraciadamente la llegada del hombre a Canarias ha sido el comienzo del declive de estos animales, que curiosamente son unos de los mejores conservadores de nuestro paisaje. 

No nos resulta extraño ver figuras de lagartos sobre rocas y barrancos, pero ninguno de ellos son los descendientes del género Gallotia, del cual se conocen nueve especies, dos de ellas ya desaparecidas y las otras siete en peligro de extinción, algunas en estado crítico.

Lámina 5

Amplia aquí la imagen

El ser humano ya los cazó para alimentarse desde su llegada, habiéndose encontrado restos de lagartos gigantes en hogueras de miles de años, aunque el impacto más dañino fue la introducción masiva por europeos, hace unos 600 años, de gatos, perros y cabras. 

Los gatos y perros, y más aquellos que se han asalvajado, porque los cazan para alimentarse, las cabras, porque siendo los lagartos en su mayoría hervíboros, compiten con ellas para su alimentación. 

El Lagarto Gigante de Gran Canaria (Gallotia stehlini) es el mayor de los lacértidos que habitan hoy las islas. Es endémico de Gran Canaria y se le conoce como Lagarto Gigante (hasta 80 cm de longitud) 

Hasta los años 70, se les consideraba una subespecie del Lagarto Gigante del Hierro, pero diversos estudios confirmaron que cuenta con las suficientes diferencias esqueléticas y ectomorfológicas como para ser consideradas especies distintas. Y aunque es exclusivo de Gran Canaria, en la zona de Benijo, en Tenerife, han sido encontrados restos datados antes de que las islas fuesen pobladas y también hay algunas poblaciones reducidas en Fuerteventura y La Palma, pero se supone que han sido introducidas recientemente. 

Se encuentra en toda la isla de Gran Canaria y su principal característica en los machos adultos es una gran mancha anaranjada en la garganta. 

El macho supera en talla a la hembra, y con una vida que puede alcanzar los once años, tiene hábitos diurnos, le gusta el sol y aunque ocasionalmente se alimenta de pequeños invertebrados o insectos, su principal dieta es vegetariana. 

Es un animal huidizo e inofensivo para las personas, y aunque puede llegar a atacar en caso de sentirse acorralado, su mordedura no es peligrosa. 

Consigue tu lámina firmada y numerada

Si te interesa tener una copia firmada de las ilustraciones que publicaré en este blog cada semana, contacta conmigo en: [email protected]

O sígueme en Instagram @cabrerasuarezjosemaria