"Drago canario"

Mal empezamos….Si bien el Drago es el símbolo vegetal de la Isla de Tenerife así como el Pinzón Azul su símbolo animal, si bien existe la creencia generalizada de que es una planta arbórea genuina de Canarias, presente de una manera u otra en todas las islas, en realidad es una especie subtropical de la Macaronesia existente hasta en Cabo Verde, en la isla de San Nicolau, pero sus mayores poblaciones se encuentran al oeste de Marruecos, donde se pueden observar espectaculares bosques de miles de ejemplares.

drago canario

Amplia aquí la imagen

No es ninguna noticia señalar que el ejemplar más conocido que existe actualmente en Canarias es el de Icod que atrae cada año a miles de turistas, y aunque solemos referirnos a él como Drago Milenario, se estima que a lo sumo su edad no llega a los 600 años, algo nada desdeñable, pero que se queda muy lejos de lo que estamos acostumbrados a escuchar.

Le sigue en edad el Drago del Convento de Santo Domingo, en San Cristóbal de La Laguna, que presenta ya claros síntomas de vejez, con un aspecto muy alejado del que reflejan antiguas fotos. 

También hay que reseñar otros muchos ejemplares como el de Pino Santo, de un aspecto espectacular y situado justo en el borde de un risco en Santa Brígida o el Drago de Las Meleguinas en el mismo municipio, con una muy peculiar forma, que pereció en 2014 y que hubiera pasado desapercibido por la historia si hasta él no hubiese llegado una zona ajardinada y al que se le supone (siempre con un ligero aroma a rivalidad insular) haber sido hasta la fecha de su muerte el más antiguo de Canarias. 

También tenemos el bellísimo y de perfecta silueta Drago de Sietefuentes, situado en un bonito paraje de Los Realejos, y entre otros muchos de gran tamaño, podemos destacar como curiosos los legendarios Dragos Gemelos de Breña Alta, tan juntos que sus raíces se entrelazan, o el peculiar Drago de Tacoronte, situado al margen de la carretera general, aunque es en La Palma, concretamente en la zona de Garafia, donde se concentra la mayor población del archipiélago.

Pero sin lugar a dudas, el que más lejos extendió su fama por espectacularidad siendo considerado en libros, ilustraciones y crónicas como un prodigio de la naturaleza, fue el situado en La Orotava, en los Jardines de Franchy, del que se dice que cuando Lugo conquistó la isla, usó el gran hueco de su tronco como capilla para la celebración de misas, y que según ciertas crónicas, llegó a superar los 20 metros de altura, pero lamentablemente fue castigado por dos tormentas durante el S. XIX, siendo la de 1867 la que acabara con su vida.

Consigue tu lámina firmada y numerada

Si te interesa tener una copia firmada de las ilustraciones que publicaré en este blog cada semana, contacta conmigo en: [email protected]

O sígueme en Instagram @cabrerasuarezjosemaria