Noticias de Brandan

Comienza la cuenta atrás.

A pocas semanas de que Brandan vea la luz, quería contarte como llevo la recta final del trabajo previo a la publicación de mi nueva novela.
Dicen que el primer hijo es el que con mayor ilusión se espera, los que hemos sido padres sabemos que eso no es cierto, cada hijo se gesta, pare y protege de la misma forma y con la misma ilusión. Con los libros pasa igual, cada uno tiene identidad propia y nos aporta cientos de satisfacciones a lo largo del tiempo que dedicamos a hacerlo realidad. Cada uno es único e irrepetible, cada uno posee mil motivos para desesperarnos y a la vez hacernos felices, cada uno aporta a nuestras vidas una ilusión nueva, un estremecimiento nuevo, un nuevo motivo para seguir adelante en el transitar por un mundo que muchos sabemos no es nada fácil.
Brandan se concibió hace muchos años, sus páginas se quedaron en barbecho gran parte de ellos, a principios de este año lo retomé de nuevo y desde entonces le he dedicado cada minuto que he tenido libre de mis obligaciones para darle forma y terminarlo. Ahora ya está casi listo, una última revisión y en breve partirá rumbo a la Editorial. Solo con pensarlo me late el corazón en el pecho. Esta novela es sin duda en la que mayor esfuerzo he puesto, ojalá aporte a los lectores que la puedan tener en sus manos tantos buenos momentos como los que me ha dado a mí el transitar por los senderos que llevan a Etime, Whisper, Haran, Faira, Tahinaste, Himar o Crony.
Sansofé a mi nuevo proyecto. Más de 500 páginas de vivencias y emociones nos esperan en Brandan. ¿Inicias el camino conmigo?
« Aquel atardecer de enero, Adal, desesperado, subió a lo alto del Time buscando la quietud de la montaña para poder descargar sus frustraciones en soledad.
La pesadumbre y las dudas no lo dejaban vivir en paz. Los últimos hechos acaecidos en su vida lo tenían perturbado. El fallecimiento de sus padres, víctimas de un accidente automovilístico, los problemas en el trabajo que lo desbordan con las obras del nuevo observatorio astrofísico y, para colmo, su relación con Laura que iba de mal en peor. En los últimos días no hacían más que discutir por circunstancias que a ella llamaba tonterías y que para él eran problemas importantes, el último altercado había tenido lugar aquella misma tarde.
Aún se preguntaba por qué se le ocurrió ir a buscarla al trabajo sin avisar, si lo hubiera hecho nada habría pasado, pero el destino quiso que un cambio de planes lo llevase hasta allí viéndola salir riendo y bromeando con aquel nuevo profesor que se había incorporado recientemente al claustro. Nada más verlos sintió el aguijonazo de los celos en su interior, aquellos celos que tantos problemas le habían causado a pesar de sus intentos por superarlos. Ella no entendía los complejos que le provocaba su escasa estatura, medía 1’60 , por lo que era ligeramente más bajo que ella y el hecho de verla junto a alguien más alto era suficiente motivo para destapar el baúl de sus frustraciones. ¿Cómo no iba a sentir celos de aquel tipo alto y atlético que salía del colegio tomándola del brazo con tanta familiaridad? Ella, al reparar en su presencia, se despidió de su compañero subiéndose presta al coche».
nueva novela