Asegura tu patrimonio artístico, es una garantía

Preservar nuestro patrimonio y bienes muebles, conlleva una serie de protecciones, que no son ajenas a la responsabilidad del coleccionista, como es el aseguramiento de obras de arte.
En la actualidad,  el perfil de la mayoría de los clientes de las corredurías y compañías de seguro, son las instituciones publicas y privadas, galerías de arte, y entidades bancarias, ¿ que papel desentraña aquí el cliente particular, el coleccionista que compra a lo largo de su vida con esfuerzo y criterio artístico? Es este el que debe estar mejor protegido, ante cualquier posible imprevisto.
Como perito tasadora de obras de arte, me encuentro cada día con casos de coleccionistas a los que asesoro y están desprovistos de un seguro que proteja con garantía su legado. Debemos recordar, que en caso de siniestro, los tasadores valoramos la obra, en donde tenemos en consideración su depreciación. De este modo, se debe recurrir a un servicio de restauración siempre y cuando la pieza sea objeto de intervención y cuyo trabajo sea satisfactorio. En caso contrario, si perdemos la obra de arte, y estamos desprovistos de seguro, perdemos la pieza,  ademas la inversión y esfuerzo realizada con esfuerzo e ilusión.
En los últimos años, el mercado ha tendido a cambiar y existe una suerte de compañías de seguros que aseguran arte. Aunque algunas no son compañías especializadas, son generalistas. Esto es debido, a que el seguro de la obra de arte tiene un perfil como producto sencillo, escaso de riesgos. En mi opinión, debemos apostar por empresas especializadas dotadas de mayores coberturas y de un mayor porcentaje de gestión de riesgo. 
Así, tomando conciencia de nuestro patrimonio artístico, preservaremos nuestro legado a generaciones futuras, en donde se tiene en consideración dos factores, la conservación física e intelectual de la obra.