La lucha de los afectados por el fármaco Talidomida

El Spa & Sport Hotel Mar y Sol, situado en el municipio sureño de Arona y miembro de la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro, Ashotel, acogerá los próximos 20 a 27 de mayo el III Congreso Mundial de Afectados por la Talidomida, un componente de un fármaco recetado oficialmente entre 1958 y 1963, que provocó malformaciones a más de 20.000 personas en todo el mundo. La Asociación Española de Víctimas de la Talidomida (Avite) cifra en unas 3.000 las personas que en España nacieron con carencia de extremidades o con malformaciones, fruto de la talidomida, y que con el paso de los años comenzaron a padecer una serie de problemas físicos que requieren determinados cuidados y terapias.

Este tercer encuentro internacional, organizado por la Asociación de Personas Afectadas por la Talidomida de la región de Renania Septentrional (Alemania), la más numerosa en todo el mundo, elige nuevamente Tenerife, y precisamente el hotel Mar y Sol, único establecimiento hotelero de Europa accesible en su totalidad, por la buena experiencia cosechada en julio de 2015, cuando más de 200 afectados por esta enfermedad de más de diez países de todo el mundo se reunieron por segunda vez después de un primer encuentro celebrado en Suecia 20 años antes, en 1995.


El cóctel de bienvenida tiene lugar hoy domingo, 21 de mayo, a las 10.30 horas en el Spa & Sport Hotel Mar y Sol, un encuentro al que asisten representantes institucionales como los concejales de Turismo, Consumo y Comunicación y de Servicios Sociales, Promoción de la Salud y Fiestas de Arona, David Pérez y Elena Cabello, respectivamente, entre otros.

La organización ha previsto un completo programa de charlas asociadas a los avances de la enfermedad y actividades de manualidades tales como talleres de confección de pulseras y collares, pilates, yoga, gimnasia acuática, defensa personal, bailes, cante y pintura, entre otros. Todas estas actividades están enfocadas y adaptadas a las necesidades especiales de los asistentes. También se han organizado diversas actividades de turismo activo, con clases de buceo y excursiones de parapente.

Graves malformaciones
La talidomida, comercializada oficialmente entre 1958 y 1963 por la compañía alemana Grünenthal, que se recetaba para calmar los nervios y evitar las náuseas de las mujeres embarazadas, fue la causante de malformaciones congénitas en los fetos. A pesar de que esos cinco años figuran oficialmente como el periodo de comercialización de producto en varios países europeos, entre ellos España, varias investigaciones de la Asociación Española de Víctimas de la Talidomida (Avite) sitúan el comienzo de la distribución de este medicamento una década antes y al menos 20 años después para la promulgación de la primera ley española que prohibió el uso de la talidomida.



Proceso judicial y ayudas
A pesar de que el Gobierno español reconoció como víctimas a este colectivo en 2010, la Audiencia de Madrid revocó en octubre de 2014 una primera condena de 2013 al laboratorio Grünenthal, dictada por un juzgado de Primera Instancia, por las malformaciones causadas por distribución y venta de talidomida y anuló el pago de la indemnización a los afectados, −cifrado en 204 millones de euros−, debido a el delito había prescrito. Avite recurrió la sentencia, al considerar que la prescripción del caso se basa en una fecha errónea. El procedimiento llegó al Tribunal Constitucional, que finalmente no admitió el recurso de amparo interpuesto por Avite por el mismo motivo: el delito se considera prescrito.

Por su parte, la farmacéutica Grünenthal reconoció hace años su culpabilidad, mientras que de forma paralela el Gobierno alemán, a través de su Fundación Contergan (nombre comercial con que se distribuyó la talidomida en Alemania), ha establecido líneas de ayuda a los afectados en 38 países, entre ellos España. Actualmente apoya a unas 2.700 personas con pensiones vitalicias de entre 600 a 7.500 euros al mes, dependiente de la gravedad de la malformación, 10 de las cuales viven en España. Grünenthal contribuye económicamente con la Fundación Contergan en las ayudas específicas a los afectados.

Además, en casos de especial necesidad, la Fundación Grünenthal en Alemania ofrece apoyo no económico a personas de España que hayan sido reconocidas antes por la Fundación Contergan como afectadas por un producto con talidomida de la farmacéutica Grünenthal.