En un acto al que asisten referentes políticos y de colectivos feministas, el presidente de Argentina, Alberto Fernández | EFE

Argentina promulga la ley del aborto para ampliar la "capacidad de decidir"

Tubigú

Después de casi un siglo de prohibiciones, Argentina inauguró este jueves un nuevo capítulo de su historia con la promulgación de la ley para la interrupción legal del embarazo (IVE), culminando de este modo un proceso que arrancó hace años en las calles y que hoy llega al desenlace tan deseado por la "marea verde".

En un acto breve pero cargado de emociones, el presidente argentino, Alberto Fernández, rubricó su firma en el decreto de la ley de IVE, la número 27.610, entre los aplausos y los vítores de las feministas que asistieron a la Casa Rosada para presenciar la promulgación definitiva de esta norma.

Con el lema "Es ley" proyectado a sus espaldas, Fernández subrayó que el de hoy es "un día de felicidad para todos", puesto que esta ley permite crear una sociedad "un poco más igualitaria y un poco más justa".

"Créanme que estoy muy feliz de estar poniéndole fin al patriarcado, una gran injusticia que se vivía durante siglos en la humanidad. Es un gran paso el que estamos dando, igualando en sus derechos a las mujeres con los hombres, y dándoles a las mujeres la posibilidad de decidir", afirmó el jefe de Estado argentino.

Concretamente, la promulgación de la ley por el Ejecutivo es el último paso para su entrada en vigor, después de que el pasado 30 de diciembre el Senado argentino validase la IVE por 38 votos a favor, 29 negativos y una abstención, en una votación que fue menos reñida de lo esperado.

LOS DETALLES DE LA LEY

Este mismo viernes, la ley se publicará en el Boletín Oficial y desde entonces restarán ocho días para que su cumplimiento sea obligatorio en todo el territorio nacional.

Esta normativa, impulsada por el propio Ejecutivo, permitirá interrumpir voluntariamente el embarazo hasta la semana 14 de gestación de forma segura, legal y gratuita, siempre en un máximo de 10 días desde su requerimiento.

Más allá de esas 14 semanas de plazo, el aborto sólo se permitirá bajo las dos causales existentes hasta ahora y que rigen desde la aprobación del Código Penal en 1921: cuando corra peligro la vida de la madre o si el embarazo fue por una violación.

"Estamos ampliando la capacidad de decidir, que no es poco. Es llamativo que en el siglo XXI estemos discutiendo estas cosas (...). Nadie puede sentirse en paz consigo mismo viviendo en una sociedad sin igualdad, y la primera igualdad es que todos somos seres humanos y nadie pesa por su sexo más que otro", argumentó el presidente argentino.

Poner fin a la clandestinidad, que cada año acababa con la vida de decenas de mujeres en Argentina, fue uno de los objetivos principales de esta ley, tal y como recordó en su intervención la secretaria Legal y Técnica del país austral, la abogada Vilma Ibarra.

"(Había) un gravísimo problema de salud pública en Argentina, que es el aborto clandestino. Allí las mujeres han visto afectadas su salud, allí, en esa clandestinidad, se han visto humilladas, y hoy venimos a reparar esto", dijo Ibarra, visiblemente emocionada.

Para los colectivos feministas que durante años clamaron por el aborto voluntario, este día supone el principio de "una nueva etapa", en la que supervisarán de forma estrecha el cumplimiento de la ley.

"Estamos muy contentas y satisfechas por el trabajo realizado. En este día comienza una nueva etapa para la campaña tras 15 años de habernos organizado para lograr la ley. Seguiremos militando para que se implementen todos los derechos en todos los territorios", aseguró a Efe en una conversación telefónica Jenny Rueda, portavoz de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...