Ardiel Agoney: "En 'Ni Pico Ni Corto' solo puedo asegurar trabajo, trabajo y trabajo"

Ardiel Agoney empezó en esto de las murgas allá por el año 1987 en Los Rebeldes donde permaneció hasta los 17 años. Luego en su periplo de murguero adulto fue fundador de Los Melosos, de ahí pasó a Los Trabas. De ahí a otras como Triqui Traques, Chinchosos y, por último, perteneció a la familia Trabas/Trabachones. Y en este próximo canaval, el de 2021, le toca dirigir una de las murgas históricas como es 'Ni Pico Ni Corto'. En esta nueva etapa asegura que está configurando un buen equipo y con ganas. Ardiel se dedica profesionalmente a los más pequeños, como dinamizador infantil. 

¿Cómo ve se panorama murguero o carnavalero en general para el 2021, tras esta crisis del COVID-19?
Es un poco desconcertante, porque hoy en día no sabemos quien dice la verdad y quien no. No sabemos lo que va a pasar la verdad, me parecía a mí no tener carnaval, no creo que esto se alargue tanto tiempo como para no tenerlo. Empezamos con tono de risa, que esto era solo una simple gripe pero lo cierto es que a día de hoy ya llevamos un mes encerrados en casa. Espero que vayamos, poco a poco, recuperando la normalidad del día a día, que tengamos próximamente un carnaval, unas navidades,...

Has sido componente, director, letrista, ¿en qué papel te encuentras más cómodo? 
Es difícil esto, porque las facetas son distintas y en diferentes épocas. Como componente han sido muy buenas temporadas, como letrista estoy empezando y este va a ser mi cuarto año escribiendo en solitario. Estoy empezando ahora con la suerte de haber tenido buenos "mentores" como David Padilla de Zeta Zetas en la época de "El Monigote" o "La Pecera". Ahí comencé a conocer como era el método de trabajo en letras y de meterme de lleno a escribir con Ione Expósito, con el que estoy apegado y aprendiendo de él. Comenzamos en Cascarrabias en donde conseguimos un segundo y tercero de interpretación, hasta que me comentó que yo ya estaba para escribir solo. Y empecé a coger proyectos como los dos primeros años de Diabólicas. Como director la experiencia de Cascarrabias en el norte fue muy bueno y siempre me quedé con esa cosita de dirigir en Santa Cruz. Nunca pensé que la primera que dirigiría fuese un murga con nombre como Ni Pico. Como director exploto todas mis facetas y puedo trabajar todo lo que quiero.

"Me gusta la crítica y el humor, aunque reconozco que es muy difícil ganar con el humor"

El año pasado estuvo ligado al proyecto de Trabachones, ¿Cómo se lograr que una murga nueva en su primer año se meta en la final? 
El año pasado con Trabachones se formó un gran grupo y entre Ione, Judo y Domingo, había libertad para poder trabajar las ideas. Había una base de Trabas detrás, una base de trabajo. Después de los últimos años, con la falta de componentes y asistencia, decidimos dar una vuelta de tuerca con el cambio de nombre, de proyecto, un director musical que cuadró a la perfección. Se alinearon todos los polos y salió a las mil maravillas.
Ardiel Agoney | CEDIDA

Ardiel Agoney | CEDIDA

¿Qué le va a aportar Ardiel a Ni Pico Ni Corto? 
Aportaré lo que siempre he aprendido en murgas desde niño, que nadie te va a regalar nada. Si quieres hace algo, o destacar en algo, hay que trabajar muy duro. Esto ya no es un hobbie, es más bien algo semi-profesional. Hablamos de una preparación y unos espectáculos que son dignos de admirar. Hay que trabajar mucho como le he comentado al presidente David Díaz, ya que no he tenido la posibilidad de poderme reunir con los componentes. Aportaré trabajo, trabajo y trabajo; con mi idea de competir y no sólo de concursar.


¿Te pensaste mucho aceptar la dirección de la murga? 
Si, me llevó una semanas bastantes largas. Porque dejo detrás unos amigo, un proyecto, un equipo, algo tan bonito que formamos el pasado carnaval. Nosotros quedamos quintos en una final así que pellizcamos algo de accésit de interpretación. Fue algo muy bonito lo vivido en el pasado carnaval 2020. Todavía queda pendiente una chuletada para despedirme de mis compañeros, pero ellos comprenden que me voy a dirigir, liderar un proyecto, que era una ilusión que tenía. 

"El trabajo de Carlos Estévanez y Óscar Gómez ha sido buenísimo en Ni Pico Ni Corto"


¿Cómo valoraría el trabajo de su antecesor Carlos Estévanez? 
Muy buena, buenísimo, junto con Óscar Gómez, mira el trayecto de los chicos. En los años que estuvieron en la murga lograron u tercero de interpretación, se metieron en varias finales. Es verdad que en los últimos años, la murga no ha pegado lo que ellos han querido, pero eso es cuestión de las letras, estar acertados en la actuación, cantidad de componentes. Son muchos factores los que interceden. Para mi gusto han hecho un trabajo magnífico, de respetar, por eso, va a ser difícil estar a la altura.

¿Crítica o humor? 
Las dos cosas, porque me he bajado de un tema crítico y ver una respuesta de aplausos del público. Por ejemplo, escuchar las risas del público en un tema de humor con Triqui Traques. Me quedo con las dos cosas, pero es muy difícil hacer un humor que gane, como los antiguos Triqui Traques o el de Triquikonas. 

¿Es necesario el espectáculo en la murga de hoy en día? 
Si, a mí me gusta que me transmita con un tema, pero me gusta que lo muestre o lo apoyo con algo visual. Antes la murga te levantaba con una letra , con lo que decía. Y hoy en día lo cantamos y lo mostramos. Ahí está el ejemplo de Zeta Zetas que fueron a un concurso nacional de talentos y lo ganaron. Agradezco que haya diversidad en las murgas como que Mamelucos y Bambones, que sigan con su estilo con un gran contenido en letras (aunque este año Bambones cambió, con las luces de la final). Y también quiero mencionar las murgas nuevas como Trabachones que dan un aire fresco al concurso. Hemos llegado a un nivel estrastosférico.