La flor herida

Querido lector.

Yo, a veces, también tengo mis momentos de bajona. Esos en que parece que estamos peleados con el resto del mundo sin que en realidad haya una causa concreta o justificada. Me suele pasar cuando la vida da un revés a mi alrededor, aunque no tenga nada que ver conmigo. También me ocurre cuando tropiezo con gente egoísta, egocéntrica, déspota o abusadora en cualquier sentido, y me pregunto si merece la pena seguir adelante intentando cambiar un poco este mundo de locos desde mi humilde zona de “poder”.

Luego ocurre que me encuentro con alguien que lucha en mi lado de la trinchera, personas que ponen la ayuda a los demás por encima incluso de sus propios intereses y me reconcilio con el mundo.
Image

Hace un tiempo, no demasiado, apareció en mi vida una de esas luchadoras, se llama Albertine Orleans; de alguna forma intuí desde el principio que éramos guerreras de las mismas batallas y el tiempo se encargó de demostrarme que no me había equivocado. Comprobé de cerca los pormenores de su “lucha”, la sentí en carne propia, me pidió ayuda con algunas cosas y yo no dudé en pedir la suya cuando la necesité (y quienes me conocen saben que no soy mucho de pedir ayuda a nadie).

Hace unas cuantas semanas me habló de su nuevo proyecto de libro, el cual quería hacer extensivo a otras mujeres y me propuso participar en él. No lo dudé un instante, y no solo eso sino que la ayudé a expandir las colaboraciones para el mismo. En primer lugar porque tengo en ella y en su trabajo una fe ciega, pero además porque el tema que trata ese libro de cerca o de lejos nos ha afectado a casi todas, el cáncer.

Su libro se llama “La flor herida”. Es un poemario suyo al que nos hemos ido uniendo escritoras de Tenerife y de Gran Canaria con pequeños relatos que apoyan cada tema recogido en los maravillosos poemas salidos de su pluma.

El próximo lunes, 29 de octubre este libro verá la luz en el Museo poeta Domingo Rivero de Las Palmas de Gran Canaria y allá iremos, las participantes de Tenerife, para apoyar el trabajo de Albertine y las compañeras de Gran Canaria implicadas en el proyecto.

Será una tarde mágica y especial donde la amistad, las letras y la solidaridad irán de la mano en beneficio de la Asociación de Cáncer de Mama y Ginecológico de Gran Canaria.

¡Chapó por este nuevo logro, querida amiga! Tu varita mágica ha vuelto a hacer el milagro de reconciliarme con el mundo y poder ver más allá de las miserias humanas que, por desgracia, siguen existiendo en nuestra sociedad.

Y a ti, querido hipotético lector que has llegado hasta este renglón de mi artículo, si estás por Gran Canaria ese día no olvides que esperamos tu apoyo. Allí nos veremos para darnos un abrazo solidario.