Alquiler Vacacional Hoy ¿Jugamos?

Parece que el tema de moda en los debates turísticos de un tiempo a esta parte es hablar sobre el Alquiler de viviendas para uso Vacacional, o resumido en dos palabras “Alquiler Vacacional”, como ya se conoce popularmente en el sector.

La verdad es que genera opiniones enfrentadas entre los que defienden que es un modelo de negocio nuevo, como otro cualquiera dentro del libre mercado, y los que defienden que se trata de un negocio fraudulento, que genera economía sumergida, que no cumple los derechos y obligaciones dentro de un sector turístico regulado, etc. Creo que en este tema no hay verdades ni razones absolutas y trataremos de aportar nuestro granito de arena.

Para empezar, tenemos que recordar que el Alquiler Vacacional no es algo tan actual, y que se lleva practicando en nuestras islas desde los inicios del turismo, como ya comentamos en nuestro primer artículo “El Lanzamiento” sobre el Puerto de la Cruz. De hecho podríamos decir que fue la primera forma de alojamiento que existió. Inicialmente, los primeros turistas se alojaban en casas particulares, que posteriormente se convirtieron en los primeros hoteles y alojamientos turísticos conocidos. Y por otro lado, volviendo a nuestro siglo, y sin que se hubiera convertido en un tema de moda, todos conocemos el caso de La Graciosa y de algunos pueblos y municipios de nuestras islas, donde este tipo de alojamientos es lo habitual si queremos pasar unos días de descanso. Y no solo municipios no turísticos, tenemos el caso del Puerto de la Cruz, donde todas las temporadas de invierno los turistas, sobretodo alemanes, lo convierten en segunda residencia mediante alquiler. Y si… me podrán decir que de larga estancia, pero al fin y al cabo Alquiler Vacacional.

Hasta ahora esto era una convivencia aceptada por todos, pero básicamente por el orden que maneja cualquier economía, la oferta y la demanda. El que buscaba un alojamiento en Alquiler Vacacional, lo hacía porque no encontraba otro sitio donde alojarse en la zona en la que quería estar, o porque para larga estancias le era más económico que alojarse en Hoteles o Apartamentos Turísticos. Mientras, el resto de la demanda turística, seguía alojándose en los complejos hoteleros y extrahoteleros existentes. ¿Alguien se preocupaba de si estos alojamientos de Alquiler Vacacional cumplían algún tipo de normativa como la que cumplen todos los establecimientos turísticos que están dados de alta, o si tienen un seguro por lo que pueda suceder? ¿Alguien se preocupaba de si facturaban correctamente, o si pagaban sus correspondientes impuestos?

Image

Imagen: idealista.com

El Alquiler Vacacional Hoy es una realidad, distinta a las situaciones del pasado. Lo que tenemos que pensar es cuál es la causa de esta nueva realidad para poder llegar a un punto de equilibrio entre todos.

Para empezar, la demanda del Alquiler Vacacional se mueve en la mayoría de los casos por varios aspectos, que por su complementariedad suelen ser fundamentales a la hora de decantarse a este tipo de alojamiento con respecto al turístico:

  • Ubicación; mayor cercanía a lo que si quiere hacer o visitar
  • Capacidad Alojativa; poder alojar a más personas en un solo espacio, teniendo en muchos de los casos habitaciones independientes y pudiendo compartir precio.
  • Precio; generalmente más económico en comparativa a alojamientos turísticos en igualdad de condiciones a lo que buscamos. Por ejemplo una casa con piscina para 5 personas en relación a un Hotel o Apartamento Turístico para las mismas personas, o precio de una estancia de más de 15 días para cualquier número de personas.
  • Flexibilidad de servicios e independencia; si, aunque parezca una tontería…, libertad de horarios de entrada y salida, posibilidad de alojar animales, cocina grande con todo lo necesario si la necesitamos, sala de estar. No pagar por servicios que no usamos y que los alojamientos turísticos dan por incluidos
  • Trato personalizado; mucha más personalizado de lo que puede ofrecer un alojamiento turístico hoy por hoy. Estás hablando en la mayoría de los casos con el propietario, que además va a ejercer de guía en tu estancia, recomendándote lo autóctono del destino.

Los estudios realizados hasta ahora, indican que el Alquiler Vacacional no está afectando directamente a los alojamientos hoteleros, pero si a los alojamientos extrahoteleros. Por tanto, no se trata de atacar al Alquiler Vacacional para que no se pueda establecer en las zonas turísticas, ya que lo único que está haciendo, es cubrir una nueva demanda que tiene estas necesidades, y que no son la demanda objetiva de los hoteles en la mayoría de los casos.

El planteamiento que deben hacerse aquellos alojamientos turísticos que vean este tipo de oferta como competencia, es que pueden hacer para contrarrestar a esta nueva realidad, como ya están haciendo algunas empresas turísticas, reposicionando su producto.

Sin embargo esto no quiere decir que todo vale para el Alquiler Vacacional. Igual que la mayoría de los alojamientos turísticos hacen frente a un largo proceso para legalizar sus complejos, cumplen una exhaustiva normativa en cuanto a seguridad para los turistas, (por parte de la Administración y por parte de los agentes intermediarios que los inspeccionan para poderse poner a la venta), protocolos e inspecciones de higiene y salud, etc. etc. el Alquiler Vacacional debería cumplir con los mismos requisitos en proporción a la medida de los servicios que ofrece. ¿O es que no puede haber un incendio, una intoxicación o un accidente en este tipo de alojamientos?. Por otro lado, debe tener un sistema de facturación e impositivo transparente, que no permita la economía sumergida.

Parece lógico que si defendemos el libre mercado y la competencia, todos jueguen con las mismas reglas de juego. Por tanto, se trata de marcar estas reglas desde el principio para que todos puedan jugar en igualdad de condiciones, y esto es lo que parece que no han sabido hacer los responsables del juego.