Caleta de Sebo, el lugar más tranquilo de Canarias

Si no te ubicas bien en el mapa isleño de las Islas Canarias, déjame descubrirte de una vez por todas la octava isla en densidad de nuestro querido archipiélago y la mejor alternativa para pasar unos días de pura desconexión, y te preguntarás, ¿por qué?

La isla perfecta donde la tranquilidad, la naturaleza y los atardeceres son de película.

Aquí tienes las respuestas!
1. Tienes que pasar por Lanzarote

Lo bueno de visitar el paraíso es que pasas por él dos veces, desde donde quiera que llegues tienes que pasar por la ínsula de fuego, la maravillosa Lanzarote, en el aeropuerto tendrás diferentes alternativas para llegar hasta  Órzola, pueblo pesquero donde se coge el ferry que te llevará hasta La Graciosa.
Mientras te dispone a llegar a puerto, sus múltiples y variados paisajes te dejarán más que sorprendidos, no sabrás si realmente estás en Canarias o en Estados Unidos o Islandia.
Así que podrás entretenerte si te gusta mucho viajar y tomar algunas instantáneas como éstas.

*Para llegar hasta Órzola tendrás que alquilar o un taxi, o pagar una guagua pública desde Arrecife o comprar el pack con Binter, así de fácil!
Image

Aeropuerto de Lanzarote y pueblo de Órzola | MARTA PURRIÑOS


2. Las mejores fotos desde el mar.
Y es que llegar hasta la isla tiene su mérito, pues los vientos alisios rompen con fuerza en el bravo mar, haciendo que la travesía sea toda una auténtica aventura, como si estuvieses en una película, así  tal cual, pasamos de un paisaje montañoso y oscuro al azul turquesa y casa blancas en Caleta de Sebo.
Image

Risco y pueblo de Caleta de Sebo | MARTA PURRIÑOS

3. El Pueblo al que todos quieren ir.
Caleta de Sebo es sin lugar a dudas ese pueblo del que todos hablan y todos quieren tomar una foto. Sus calles sin asfaltar son las únicas en todo el mundo que aún mantienen la arena bajo nuestros pies.
Sus casitas terreras blancas junto con sus palmeras, son el icono más característicos de los gracioseros que miman con mucho recelo la autenticidad del lugar.
Para hospedarte existen muchas alternativas, desde la pensión de Enriqueta, hasta los apartamentos La Pardela o inclusive los apartamentos Evita Suites.
De verdad creo que es una oferta sin lugar a dudas más que tentadora cuando las temperaturas aún permiten disfrutar de estas fechas al aire libre.
Además, está situada cerca de uno de los bancos de pesca más ricos del mundo, y ésta es la principal fuente de ingresos de sus habitantes. De hecho ese fue el motivo por el que se fundó Caleta de Sebo a mediados del siglo XIX
Image
Pueblo de Caleta de Sebo | MARTA PURRIÑOS

4. Atardeceres únicos.
Desde luego que esta isla es para viajeros especiales, sensibles, que saben disfrutar de la naturaleza, del silencio, de la belleza, y cómo no del sol y de playas solitarias.
Los fascinantes colores de sus playas y montañas volcánicas y a como cambian desde que amanece hasta que desaparece la luz, pintando un paisaje diferente, que evoluciona desde distintos matices de rojo, amarillo a toda la gama de marrones y ocres. Para quien busca un lugar diferente esta encantadora Isla está hecha a pedir de boca. 
Image

Pueblo de Caleta de Sebo | MARTA PURRIÑOS

5. Paisajes inigualables.
Si eres amante de la naturaleza, estar en La Graciosa será como estar en el mismo cielo. Imagínate un 31 de diciembre caminando descalza por la isla a 20 grados y encontrarte con un volcán, o un desierto, o darte un bañito bien rico en el océano atlántico con vistas a isla de Montaña Clara. ¿Tiene precio?
Image

Pueblo de Caleta de Sebo | MARTA PURRIÑOS