Acostumbrado a jugar con uno menos

El Tenerife 17-18 ya ha jugado más minutos en inferioridad numérica que en todo el curso pasado. Así, en los doce partidos oficiales celebrados hasta ahora, las dos expulsiones sufridas por los blanquiazules han obligado al grupo que dirige José Luis Martí a sobrevivir 68 minutos con uno menos. Por contra, en el último ejercicio, en el que llegó a disputar un total de 48 partidos oficiales, el Tenerife 16-17 sólo estuvo 45 minutos en inferioridad.

El Tenerife 17-18 ya ha disputado más minutos en inferioridad que en todo el curso pasado

Al analizar las expulsiones de esta temporada hay detalles comunes: ambas llegaron en el Heliodoro, por doble amonestación y la tarjeta roja fue para el jugador que en ese momento portaba el brazalete de capitán, Suso y Aitor Sanz. Y ambas fueron expulsiones evitables: golpear a un rival tras un ‘pique’ y una entrada por detrás tras la frustración de padecer un error arbitral. Eso sí, hay que recalcar que al Tenerife 17-18 no le ha ido mal en inferioridad numérica.

Ante el Granada se quedó sin Suso en el minuto 65 cuando perdía 0-1 y remontó con uno menos con goles de Longo y Malbasic; ya en la prolongación, un tanto de Jorge en propia puerta selló el empate final (2-2). Por tanto, ganó un punto en los 25 minutos (más prolongación) que disputó con diez. Y el sábado contra el Numancia perdió a Aitor Sanz a la media hora de juego con el 1-1 que sería definitivo y jugó en inferioridad hasta la autoexpulsión de Dani Nieto (73').

El curso pasado, el Tenerife apenas vivió situaciones de inferioridad numérica. Así, en la octava jornada, ante el Getafe (0-0) en el Heliodoro, sufrió la expulsión de Jouini (50'), equilibrada por la posterior tarjeta roja a Jorge Molina (79'). Seis fechas más tarde, una nueva expulsión de Jouini (82') lastró a los blanquiazules ante el Numancia, hasta que tras una roja a Carlos (89') se recuperó el equilibró sin que en ese período se moviera el marcador (1-1).

Finalmente, ya en la jornada 40, tampoco varió el 1-3 logrado por el Tenerife en su visita a Alcorcón tras la expulsión de Camille (81'). Aquel Tenerife 16-17 también sufrió una expulsión ante el Valladolid en Copa del Rey, pero Iñaki estaba en el banquillo y los blanquiazules no llegaron a jugar en inferioridad. O lo que es lo mismo: las cuatro tarjetas rojas vistas durante todo el curso pasado sólo le hicieron jugar 45 minutos con uno menos, período en el que no hubo goles.

  Superioridad numérica
El capítulo de minutos en superioridad numérica también ofrece fuertes contrastes respecto al curso anterior. Así, el Tenerife 17-18 sólo ha jugado cuatro minutos con uno más. Fue tras la expulsión de Suzuki (86'), cuando ya ganaba por 2-0 al Nástic de Tarragona. La temporada pasada, por contra, los rivales de los blanquiazules sufrieron hasta doce expulsiones a lo largo del curso y el grupo de Martí disfrutó de un total de 192 minutos de superioridad numérica.