La Audiencia de Cuentas cifra en 625 millones el déficit de Canarias en 2015

La Audiencia de Cuentas de Canarias (ACC) ha cifrado en 625 millones de euros el déficit provisional de la Comunidad en el año 2015, lo que se atribuye a una financiación insuficiente del Estado en materia de Sanidad, Educación y Acción Social. 

La auditoria realizada por este órgano auditor a las cuentas generales de la Administración pública canaria en 2015 muestra cómo los organismos autónomos y otras entidades públicas contaron con un presupuesto agregado de casi 2.900 millones. 

Se trata de un dos por ciento más de presupuesto que en 2014 y se ha debido al incremento del presupuesto inicial del Servicio Canario de Salud (SCS), a quien el órgano auditor ha recomendado que establezca las medidas necesarias para subsanar las incidencias detectadas.

En el informe, emitido en diciembre de 2016, se determina también que en relación a 2014 ha mejorado la estimación presupuestaria de los ingresos y gastos no financieros, con un desvío del 7,6% de lo estimado.

Con respecto al saldo presupuestario, éste ascendió a 213 millones de euros debido al exceso de financiación por la vía del endeudamiento, mientras el remanente de tesorería se situó en 795 millones.

Los ingresos fueron de casi 6.900 millones, procedentes en su mayor parte de aportaciones estatales (65%) y de recursos habilitados por el Gobierno central a través de las líneas de crédito (16%). 
Respecto al importe de gastos que se destinó a transferencias a otros entes, se recoge que las empresas y fundaciones de la comunidad autónoma recibieron 160 millones, las universidades 218 millones y, por último, las corporaciones locales 619 millones.

El grado de ejecución en los presupuestos de ingresos alcanza el 100% en nueve de diez organismos autónomos y, en cuanto a los gastos, en todos los casos es superior al 67%. 

En lo que respecta al análisis separado de los diversos sectores, el presupuesto inicial de 2015  de la Administración Pública ascendió a 6.418 millones de euros, se ejecutó en un  97%  y el 99% de los ingresos.  Por este motivo, el resultado del ejercicio tuvo un balance positivo de 56 millones.

Los ingresos ascendieron a 6.561 millones, un 8% menos que los del año 2014, mientras que los gastos supusieron un total de 5.828 millones, lo que supone una cuantía muy similar a los dos ejercicios anteriores.

La ACC afirma en un comunicado que se han tenido en cuenta algunas recomendaciones que propuso en el ejercicio anterior. Entre ellas, la incorporación en la página web de la Consejería de Hacienda de las instrucciones de la operatoria que rige el nuevo sistema de información económico financiera de la Administración autonómica, denominado Seflogic.