¿Sabías que una de las catedrales más conocidas apuesta por la eficiencia energética?

Está en el corazón de la isla de Manhattan y es uno de sus edificios icónicos, hablamos de la Catedral de San Patricio.

Tiene activado un sistema geotérmico para regular su temperatura y la de los edificios adyacentes "con mayor eficiencia y una reducción considerable de las emisiones de CO2". 
Según informa el sitio web oficial de la arquidiócesis local, "es el primero de una serie de actualizaciones programadas para el año 2017 destinadas a adaptar uno de los primeros y más impresionantes monumentos de Nueva York a los estándares estructurales y ambientales de la vida urbana del siglo XXI".
Se trata de "una planta geotérmica de última generación" compuesta de diez pozos perforados, cuatro en la calle 51 y seis en la calle 50, "a lo largo de los lados norte y sur de la catedral y a una profundidad de hasta 670 metros". El trabajo comenzó con la perforación de los pozos en junio de 2015.
Añaden que "en el corazón del sistema se encuentra un enfriador de recuperación de calor dedicado (llamado Dedicated Heat Recovery Chiller) que extrae la energía térmica del sistema subterráneo de pozos y lo distribuye por todo el terreno para fines de calefacción y refrigeración. Esto se logra a través de un sistema híbrido de bucle abierto".
Explican mientras que la mayoría de las plantas geotérmicas alternan entre sus funciones de calentamiento y refrigeración, esta planta está diseñada para dividir automáticamente sus funciones de enfriamiento y calentamiento con el fin de calentar o enfriar simultáneamente las diversas áreas que sirve. 
"Cuando se active completamente, la planta central será capaz de generar 2,9 millones de BTU (unidades térmicas británicas, equivalente cada una a 257 calorías) por hora de aire acondicionado y 3,2 millones de BTU por hora de calefacción", concluyen.