“Es pronto para afirmar que suceda algo extraordinario con el clima en Canarias"

Que la temperatura en el planeta está aumentando no es ninguna novedad, pero sí lo son sus posibles consecuencias. Recientes fenómenos meteorológicos poco comunes como la espesa niebla de marzo en la capital grancanaria o el aparente aumento de las lluvias torrenciales han hecho saltar las alarmas entre la población del Archipiélago, que mira al cielo con preocupación ante cualquier aviso de lluvia. Sin embargo, los expertos insisten en que "no existe motivo de alarma".

El geógrafo de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), doctorado en Biodiversidad y miembro de la Asociación Canaria de Meteorología, Jesús Parada, asegura que “todo lo que se sale actualmente un poco de lo habitual se achaca al cambio climático”, cuando en realidad se trata de fenómenos que se dan cada ciertos años. Por ello, insiste en que “es pronto para afirmar que sucede algo extraordinario con el clima en Canarias”. 

Image

Inusual niebla en la capital grancanaria JONÁS OLIVA BOLAÑOS

“La mayoría de las veces se trata de fenómenos cuya frecuencia es baja, pero eso no implica que sean anormales”, recalca el experto, quien subraya que para poder confirmar que se deben al cambio climático “es necesario esperar y obtener más datos que respalden tal afirmación”.

Con respecto a las lluvias torrenciales, Parada recuerda que algunos años apenas llueve en las Islas, mientras que otros “lo hace todo de golpe”. "Sí es cierto que el régimen de lluvias en Canarias tiene un mayor componente torrencial, pero por el momento no hay un estudio que lo certifique", insiste.

“La mayoría de las veces se trata de fenómenos cuya frecuencia es baja, pero eso no implica que sean anormales”

Sin embargo, según los datos recabados en algunas estaciones de la zona metropolitana de Santa Cruz de Tenerife, los fenómenos de riadas que se han producido en los últimos años suelen tener lugar con más margen de diferencia. "Normalmente deben darse unas condiciones concretas como el viento del sur o suroeste,  además de inestabilidad con un poco de aire frío en la atmósfera, y aire frío del oeste en capas medias".
Tópicos
Con respecto a las bondades de la temperatura en Canarias en general, Parada reconoce que es "bastante buena" puesto que no hay muchos días de calor muy intensos y los inviernos son suaves, pero que "existen muchos matices al respecto". 

Como muestra, en la zona norte de Tenerife, la mitad del año está nublado mientras que, en el sur, la mayor parte se mantiene despejado. El clima es muy diverso y cambia completamente entre zonas. "Más allá del eslogan publicitario, hay mucha variabilidad", asevera. "En ocasiones, en una misma Isla, en un lugar concreto no llueve mientras que a 10 kilómetros hay una tormenta".


"No está sucediendo nada extraordinario, ni fuera de lo normal, y no podremos afirmar eso hasta que tengamos más datos"


Cambio climático
Los expertos coinciden en que sí que existe, aparentemente, un aumento de las temperaturas en las últimas décadas, aunque no lo hayan hecho de forma homogénea. Por ejemplo, en las cumbres han aumentado más, mientras que en las costas el incremento parece ser más ligero, lo que se relaciona también con el mar de nubes.

En medianías, zona baja y costas las temperaturas máximas no se disparan tanto, según Parada, a causa de la nubosidad, que no deja pasar tanto al sol. Sin embargo, por la noche sucede justo lo contrario.

Jesús Parada, como miembro de la Asociación de Antiguos Estudiantes y Amigos de la Facultad de Geografía e Historia de la ULPGC, Alumni FGH,  participó recientemente en un coloquio sobre el clima en Las Palmas de Gran Canaria organizado por dicha asociación, donde analizaron este tipo de casos. El coloquio contó también con la participación de los profesores de Geografía Física de la ULPGC, Pablo Mayer y Lidia Esther Romero.