Mil frases más tarde…

Desde que colocara la primera letra en la ladera situada en el km 32 de la Autopista del Norte de Santa Cruz de Tenerife, hace ya nueve años años, se han sucedido casi mil cambios. “Las frases surgen muchas veces de conversaciones cotidianas”, afirma Anoniman, el carismático artista que sin embargo aún hoy prefiere mantenerse en la distancia, fuera de focos y menciones, anónimo.

Este sencillo gesto e ingenioso proyecto se convirtieron casi desde sus inicios en un fenómeno social quizás silencioso desde esa propuesta de secretismo por parte de su autor, pero muy sonado para las más de 50.000 personas que cada día circulan con sus coches por ese tramo de la autopista y que ríen y reflexionan al verlo; una propuesta artística que se ha establecido como una de las genialidades incuestionables de la realidad tinerfeña. Sin pretender hacer mucho ruido, pero con un eco y una proyección considerables, consiguiendo sus espacios incluso en informativos televisivos a nivel nacional.

Anoniman acumula ya nueve años hablándonos en silencio. Y su mensaje, tan abierto y cifrado a veces como imaginación quepa en las cabezas de quienes lo leen. En ese punto de la Autopista del Norte se ha generado una comunión cómplice entre emisor y receptor en la que, como muy pocas veces ocurre, nadie gana y nadie pierde.

“No gastes más pasta, usa tu magia”, así fue el punto de partida, en diciembre de 2007. Desde entonces, el simple gesto, “algo sencillo”, como afirma su propio autor, ha tomado por sí solo.

Una ladera y sus frases: un cartelón enorme, situado en el kilómetro 32, a la altura de una de las conexiones con el municipio del Puerto de la Cruz; un cartelón que se aproxima con la constancia de las grandes obras a su primera década de vida, letra a letra, comunicando, compartiendo… irradiando siempre una fuerza inmutable hacia el optimismo, muchas veces del optimismo más sencillo y cotidiano, del hoy mejor que nunca, del ahora y para siempre… un guiño a la vida. Frases cortas para construir un mundo, ingenio libre de cargas y ambiciones para compartir una actitud vital que cala, un sentido que llega, un ejemplo quizás…

Anoniman  sí responde a entrevistas, aunque siempre fuera de cámaras y foco. ¿Cómo fue el génesis de esta idea? “Un día, paseando por esa ladera en la que ahora está el panel, pensé que ése sería un  buen sitio para poner un cartel con mensajes que lo pudieran leer todas esas personas que del lunes a domingo circulan por aquí, mañana y tarde, en colas que muchas veces parecen interminables. Entonces decidí hablar con los dueños del terreno y les comenté la idea. Les pareció muy divertido y así poco a poco fue tomando forma. Desde entonces, de vez en cuando me subo a esa ladera y coloco las frases”.  

Y así, casi 1.000 frases ya. Sus frases suelen regirse por un aura de optimismo y humor en la que muchas veces subyacen sentimientos universales: “De alguna manera, tomo como referencia lo que un buen amigo suele decir: Si lo que me vas a contar, no es divertido ni me va a hacer pensar, no me interesa. Esto es un intento de hacer algo que pueda inspirar, divertir y hacer pensar a quien lo lea. Ése era el intento y así se ha desarrollado. Anoniman es un enamorado de vivir. En los mensajes hay mucho amor, y también hay dolor, aunque normalmente procuro no llevar a la gente hacia ese dolor. Y si sale en los carteles, normalmente es combinado con humor; de lo que se trata en parte es de no hacer dramas. ¿Por qué hacer drama? Hacerlo quizás sería lo más fácil. La idea era alcanzar un punto en el que se jugara con el optimismo y la ilusión. Una vez que se abre esa breca, pues por ahí se cuela todo”.

Y las inserciones en ese gran cartel calan, llegan; mueven emociones dentro de los lectores: “Una vez, de manera involuntaria, escuché a una persona comentar en una conversación que su camino hacia el trabajo en Santa Cruz desde el norte de la Isla era uno hasta que llegaba al cartel y otro bien distinto después del cartel una vez lo había leído. Que le alegraba el día”. 

Del artífice se conoce que se trata de un importante creador de Canarias; lo demás, aproximaciones periodísticas, suposiciones y un secreto para muchos colectivo y cómplice

“No gastes más pasta, usa tu magia”, así fue el punto de partida, en diciembre de 2007. Desde entonces, el simple gesto, “algo sencillo”, como afirma su propio autor, ha tomado por sí solo, con el impulso de su suave y original naturaleza, el camino del fenómeno social. Buena parte de la población de Tenerife, conoce, admira y siente casi como propio el mensaje que va de boca en boca como “El cartel de la autopista”. Y más, porque estas frases metálicas que parecen surgidas sin más de las grietas de la ladera han encontrado también su reflejo mediático en los medios de comunicación nacional: “Me sorprendí realmente cuando un día escuché a Matías Prats hablando en su informativo nacional del cartel y de las frases”. Y así, siete años ya: “Se puede decir que es un trocito pequeño de una vida. Y si lo miramos así, se puede decir que es poco tiempo”.

Del artífice se conoce que se trata de un importante creador de Canarias; lo demás, aproximaciones periodísticas, suposiciones y un secreto para muchos colectivo y cómplice. “Las frases surgen en cualquier momento. Quizás de esta misma conversación pueda aprovechar alguna frase. ‘¿De dónde surgen?’, por ejemplo, esto mismo que me has preguntado”. Y las opciones se acumulan en las libretas de apuntes de su creador: “Podríamos estar así toda la vida. Por el momento sí puedo decir que no sé muy bien qué camino va a coger todo esto; por ahora funciona, me gusta, disfruto, mañana no lo sé”.

Anónimo y para todos. Del gesto más sencillo, quizás, a la profundidad de las emociones. Es el regalo del arte, del ingenio… y del bueno gusto.