Las universidades públicas canarias, a examen

Image
Estudiantes en la PAU | IMAGEN DE LA RED

La Universidad de La Laguna (ULL) acaba de cumplir 225 años de vida académica con una salud que, aunque no se puede afirmar que sea de hierro, sí ha demostrado resistir ante las circunstancias económicas restrictivas de los últimos años. Las mismas han limitado su apuesta por potenciar las nuevas tecnologías de la información o la educación telemática en sus centros, materias que la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) lleva más avanzadas pese a su juventud (se fundó en 1989). 

La alta dependencia de la financiación pública en ambas instituciones y los paulatinos recortes, unos 40 millones menos en cinco años, han repercutido en una menor productividad, investigación o dotación en nuevas tecnologías. Al respecto, el pasado mes de diciembre, el Gobierno canario reconocía que las dos universidades públicas de las Islas no han recibido "la suficiente financiación".

Aunque el presidente regional, Fernando Clavijo, ya se ha mostrado dispuesto a incrementar progresivamente las asignaciones dentro de las disponibilidades presupuestarias del Archipiélago, la Audiencia de Cuentas de Canarias  ha recomendado en varios informes a ambas instituciones que traten de incrementar sus fuentes alternativas de financiación para no depender solo de los que recibe del sector público. 

Diferencias económicas
Por el momento, las cifras no dejan lugar a dudas y la ULL aventaja a la ULPGC en inversión económica. La financiación por estudiantes de la institución lagunera es mayor, por lo que la ULPGC ha solicitado al Ejecutivo canario "un esfuerzo" en este sentido, siempre ligado a objetivos.

En la actualidad, el presupuesto 2017 de la institución académica tinerfeña asciende a 141,1 millones de euros, cuatro más que el ejercicio pasado, lo que casi un tres por ciento más. Estos datos evidencian una inversión de unos tres millones de euros superior, frente a los 138,2 millones de euros con los que cuenta la institución grancanaria. 

Gracias a este incremento, la ULL ha podido aumentar las partidas para investigación, el sector que ha resultado más beneficiado, con un mayor porcentaje de incremento, un 57,10% en relación al año 2016, fruto de la apuesta del equipo de gobierno universitario por desarrollar políticas que favorezcan la calidad investigadora, la mejora de la competitividad científica, la transferencia de resultados y la innovación. 

Image

Oferta formativa
Hoy en día, ambas universidades canarias ofrecen un amplio catálogo de grados, algo superior en la institución lagunera en general (45 frente a 38), circunstancia que se repite en el caso de los másteres (21 másteres oficiales en extinción y 30 en vigor frente a los 33 de la ULPGC)  y doctorados (52 programas en la ULL frente a los 13 de la ULPGC), según los datos más recientes difundidos por ambas instituciones en sus web oficiales.

La ULL ofrece un amplio conjunto de titulaciones oficiales de grado y máster, que, junto con su oferta de programas de doctorado, abarcan todas las ramas de conocimiento: Ciencias Experimentales, Ciencias de la Salud, Ciencias Sociales, Humanidades e Ingenierías. 
La misma línea sigue la universidad de la provincia oriental, aunque destaca más en titulaciones en línea, con un campus virtual que ofrece seis titulaciones de grado en modalidad on line y un máster, más de 1.800 profesores que trabajan con la plataforma de apoyo a la enseñanza, 19.700 alumnos registrados y 461 grupos de trabajo en entornos virtuales.  

En este sentido, la ULL se halla en un proceso de renovación interna en el que se pretende potenciar las nuevas tecnologías de la información y la educación telemática, centralizada en su Unidad de Docencia Virtual, aspectos que la ULPGC lleva más avanzados.



Renovación
Una de las novedades que trajo consigo la implantación del Espacio Europeo de Educación Superior fue la evaluación de todas las titulaciones de grado, máster y doctorado de las universidades españolas, de forma periódica, para garantizar su adecuación a la necesidad e interés profesional. 

En la ULL, en la actualidad se ofertan unos 38 títulos de grado y másteres acreditados, con la previsión de incrementar en más de 20 próximamente. Entre los más recientes destaca la creación de un nuevo máster en Gestión Náutica y Transporte Marítimo que responde a la demanda del alumnado para obtener la preparación necesaria para lograr la habilitación como capitán de Marina Mercante. Por otro lado, también baraja la creación de nuevos títulos como un grado en Nutrición Humana y Dietética y otro en Motricidad Humana, además de un nuevo máster en Edificación que ya ha pasado por el Consejo Social y un nuevo programa de doctorado de Ciencias de la Salud.  

En el caso de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, según datos de Universia, se ofrecen unos 60 postgrados, 40 grados y 15 doctorados cada curso académico, con una gran variedad de títulos propios de posgrado de alto interés social, profesional o científico. Una de las recientes novedades en la universidad grancanaria ha sido la creación del primer título de ingeniero geomático de España durante pasado curso. Se trata de una disciplina estratégica con gran futuro en la ingeniería, con la que se formará a los próximos ingenieros de la especialidad en la aplicación de la tecnología de última generación al estudio de la superficie terrestre.  

Otras carreras y másteres se encuentran, en cambio, en extinción tal y como las conocemos. como las ingenierías técnicas o los maestros especialistas en la ULL. En la provincia oriental los títulos que van a dejar de ofrecerse son algunos de Ciencias Sociales y Jurídicas y los másteres universitarios en Desarrollo Integral de Destinos Turísticos y Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, entre otros.

"Alguien dijo una vez: nada verdaderamente importante se ha conseguido nunca sin entusiasmo. Les aseguro que nos sobra entusiasmo para llevar adelante la tarea de educar y transformar"

Calidad docente
"Alguien dijo una vez: nada verdaderamente importante se ha conseguido nunca sin entusiasmo. Les aseguro que nos sobra entusiasmo para llevar adelante la tarea de educar y transformar". Con estas palabras culminó el Rector Rafael Robaina su discurso de toma de posesión el pasado mes de enero en el Paraninfo de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. 
El rector de la ULL, Antonio Martinón, también ha destacado en numerosas ocasiones la labor del personal docente de la ULL, a quien recientemente  el programa institucional de evaluación Docentia calificó como excelente en un 26% de los casos, un 46% como muy favorables, un 24% como favorables y solamente el cuatro por ciento desfavorable. 
Lo mismo acreditaba otro informe efectuado en 2016, realizado por la Unidad Técnica de Calidad, en el que se recogen los datos de la valoración al Personal Docente e Investigación (PDI) de la institución académica durante los últimos cinco cursos. De él se desprende que la mayor parte de los profesores de la ULL son "excelentes" y  solo el dos por ciento resultaron "desfavorables". 

En el caso de la universidad grancanaria, las cifras también resultaron positivas para los 433 profesores participantes y de los cuatro profesores que imparten clase exclusivamente en la estructura de Teleformación, que en este caso se presentaron voluntariamente. El 100% de los profesores que han participado han obtenido valoración positiva.

Image

Cada universidad cuenta con más de 18.000 alumnos | IMAGEN DE LA RED

Matriculaciones

Con respecto al precio de matrícula, el Consejo de Gobierno de Canarias aprobó el pasado verano un decreto por el que se ampliaba de cuatro a seis los plazos en que se divide el pago de las tasas de matrículas fraccionado. Igualmente, los precios de los créditos se han mantenido invariables este curso, convirtiendo a las matrículas canarias en las más baratas de España.

Alumnado
En la ULL constaron 18.278 alumnos matriculados en el pasado curso escolar. De ellos, 3623 se matricularon en las diversas facultades de Ciencias de La Salud; 1.088 en los diferentes grados de Ciencias Políticas, Sociales y de la Comunicación; 1.888. En Derecho y Relaciones Laborales; un total de 2.416 en Economía, Empresa y Turismo; 2320 en Educación; 2234 en toda su oferta de estudios de Humanidades; 244 en enfermería; 236 entre ambas escuelas superiores de Turismo (de Tenerife y Tomás de Iriarte) 

Con respecto a la ULPGC, la institución grancanaria registró en el mismo periodo de 18.738 matrículas universitarias en grados, lo que la convierte en la que mayor número recibió en Canarias. También en posgrados es la Universidad con mayor número de matrículas ya que contabilizó 1.010 matrículas, mientras que la ULL, 964.

Descenso
Las matriculaciones universitarias bajaron un 1,9% en el curso 2015/16, periodo en el que se matricularon en Canarias un total de 37.761 alumnos en estudios presenciales de grado y de primer y segundo ciclo. Se trata del dato más bajo de toda la serie histórica, según datos del Instituto Canario de Estadística.  

El total de matriculaciones, 21.641 (57,3%) correspondieron a mujeres mientras que 16.120 (42,7%) a hombres, un descenso del 1,8% y del 2,0% respectivamente.

Image

Matriculaciones por titulación | FUENTES: ULL Y ULPGC

El número de matriculaciones en los estudios de Ciencias Sociales disminuyó un 3,6%, mientras que el de Ingeniería y Arquitectura lo hizo con un 6,1% y el de Ciencias con un 1,9%. Por otro lado, las matriculaciones en Ciencias de la Salud y Artes y Humanidades aumentaron un 5,4% y 2,3%, respectivamente. 

Los datos revelan además que las mujeres prefirieron matricularse en estudios relacionados con las Ciencias Sociales y Jurídicas, ya que 62,5% de los matriculados fueron mujeres frente a un 37,5% de hombres. Caso similar en las áreas de Ciencias de la Salud y Artes y Humanidades, ya que allí la mayoría de las matriculaciones correspondieron también a mujeres. Por otro lado, un 72,3% de los matriculados en Ingeniería y Arquitectura fueron hombres frente a un 27,7% que fueron mujeres. 

  


Valoración global

La posición en los diversos ránquines de las dos universidades canarias varía sustancialmente en función de la institución que lo realice y el aspecto concreto analizado. En general, a la Universidad de La Laguna la clasifican como una de mediano tamaño, normalmente incluida en el primer tercio de las universidades españolas. Sin embargo, según el U-ranking, la ULPGC ocupa el lugar 22 de las nacionales y La Laguna, el 20.

Una nueva clasificación internacional del Center for World University Rankings (CWUR) ha situado a la ULL como la 17 de España de entre 40 evaluadas (casi olvidando a LPGC). En el cómputo general, la ULL es la número 603 del mundo. La universidad española mejor situada es la de Barcelona, considerada la 116 del mundo, seguida por la Complutense de Madrid, en la posición 228.

En 2014, las dos universidades canarias ingresaban por primera vez en el ranking de universidades sostenibles, destacando la ULPGC, que era una de las 13 universidades españolas incluida en un índice internacional de sostenibilidad ambiental GreenMetric, elaborado por Universitas Indonesia. En contraste, las categorías en las que más destaca la ULL son el área de Astrofísica, al más alto nivel internacional, o en materia de colaboración, en las que esta institución sí que se sitúa entre las primeras de España. 

Todos estos bailes de cifras llevaron a la ULPGC, en 2015 a "blindarse" contra los datos poco fiables o falsos de algunas estadísticas de investigación, dada la proliferación de rankings nacionales e internacionales carentes de rigor. 

Por su parte, el anterior rector de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), José Regidor, consideraba que la puntuación que dan a las universidades públicas canarias comparadas con las del resto de España "es reflejo de una sociedad que no apuesta por la I+D".
 

Lo mismo opinaba el rector de la ULL, Antonio Martinón  cuando, durante su discurso de apertura del pasado curso universitario, afirmaba que “la sociedad española tiene el sistema universitario que ha decidido a lo largo de muchos años, con sus normas y presupuestos. Habrá que valorar si el esfuerzo social que se hace se corresponde con el resultado que se obtiene en las universidades. Mi respuesta es un rotundo sí".