"El párkinson está pasando de ser una enfermedad de la tercera edad a afectar a personas cada vez más jóvenes"

Unas 7.000 personas en Canarias padecen la enfermedad de Parkinson y, de ellas, más de mil viven en Tenerife. Se trata de la segunda patología neurodegenerativa más frecuente tras el Alzheimer y un trastorno del movimiento "cada vez más común", explica la coordinadora de la Asociación de Familiares y Enfermos de Parkinson
de Tenerife
, Nayra González, quien afirma que “ya no es una
enfermedad de la tercera edad”, sino que cada vez “la padece gente más
joven”.

Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), entre 120.000 y 150.000 personas padecen esta enfermedad en España. Cada año se diagnostican unos 10.000 nuevos casos. Ante estas cifras, lo más recomendable es estar atento a los primeros indicios de la enfermedad, los conocidos como síntomas premotores. para poder paliar sus efectos y ganar calidad de vida en caso de que se manifiesten.

Aunque los médicos desconocen las causas reales del incremento de esta enfermedad, sospechan que el destacado aumento de los últimos años se debe a factores ambientales como la polución, el estrés, etc., “lo que todavía no está nada claro", señala González. La mejora en el diagnóstico precoz también ha incidido en el aumento del diagnóstico, pues permite reconocer la enfermedad en sus estados más iniciales. 

Con cuatro centros abiertos en la isla, desde la asociación centran su apoyo en tres ejes fundamentales:

  • La logopedia: utilizada para evitar la disfasia en los estados más avanzados
  • La fisioterapia: empleada para paliar la rigidez y prevenir las caídas
  • El terreno psicológico: apoyo para que el afectado y los familiares sobrelleven la situación de la mejor manera posible.
En este momento, en su centro de rehabilitación atienden a cerca de un centenar de beneficiarios directos y a otros tantos familiares y allegados, quienes también necesitan mucho apoyo. "Estamos abiertos a cualquier persona que nos necesite", remarcan.

"Es una enfermedad que afecta mucho anímicamente, pues tienes tu vida planificada y de pronto comienzas a darte cuenta de que algo anda mal. Hay mucha desinformación sobre los síntomas y es una enfermedad que merma mucho la calidad de vida tanto del afectado como de sus familiares", recuerda Nayra González.

Image

A finales de 2017 abrirá un centro de día |IMAGEN DE LA RED

Primer centro en Canarias

Una buena noticia para los afectados de esta enfermedad en la Isla. Los enfermos de párkinson dispondrán del tan demandado primer centro de día dedicado específicamente a esta patología en toda Canarias antes del final del presente año.

El centro de La Laguna ofertará cerca de 40 plazas, a lo que sumarán todos aquellos afectados que sean atendidos en las distintas terapias y otras actividades que lleva a cabo la Asociación de Párkinson de Tenerife.

La futura instalación, que será de gestión pública, cuenta con la colaboración del Gobierno de Canarias, el Cabildo de Tenerife y el Ayuntamiento de La Laguna. Precisamente, esta última administración es la encargada de ceder el espacio.

Enfermedad de Parkinson

El párkinson es una enfermedad crónica, no mortal por sí misma, que afecta de diferente manera a cada persona que la padece.

Se trata de una enfermedad degenerativa producida por la muerte de las neuronas que producen dopamina. La dopamina es un neurotransmisor importante cuya función primordial es el correcto control de los movimientos.

Sus síntomas premotores, los que aparecen años antes de los motorres, son: depresión, reducción del olfato, estreñimiento y trastorno de conducta del sueño REM (pesadillas), mientras que los que aparecen cuando la enfermedad ya está más desarrollada son: temblor, rigidez, lentitud de movimientos e inestabilidad postural.

En el año 1997, la Organización Mundial de la Salud estableció que el 11 de abril se celebraría el Día Mundial de la enfermedad de Parkinson, con el objetivo de acrecentar la concienciación de las necesidades de las personas aquejadas de esta dolencia. Fue esta la fecha escogida al coincidir con el nacimiento de James Parkinson, el médico británico que describió por primera vez la «parálisis agitante», término que él mismo acuñó.